scorecardresearch

«Page le hace una oposición feroz al Gobierno de España»

C.S.Rubio
-

El líder de IU-CLM lo tiene claro: «Page no ha querido coger la ayuda que le prestábamos para no dejar a la vista las contradicciones de un Gobierno de izquierdas que hace políticas de derechas»

"Page le hace una oposición feroz al Gobierno de España" - Foto: JUAN LAZARO

El coordinador regional de Izquierda Unida, Juan Ramón Crespo, acaba de entrar a formar parte del equipo de la Secretaria de Estado para la Agencia 2030, dependiente del Ministerio de Consumo y dirigida por el secretario general del PCE, Enrique Santiago. Un cambio profesional que no afecta a su decisión de mantenerse al frente de la formación en Castilla-La Mancha, que este mes de junio celebra su asamblea autonómica. 

Una región donde la sintonía entre IU y el PSOE siempre ha sido nula, y se nota en las declaraciones de Crespo a La Tribuna. A su  juicio, el Ejecutivo de García-Page «es un gobierno de izquierdas que hace políticas de derechas». Tanto es así, que «el presidente de Castilla-La Mancha le ha hecho una oposición más feroz al Gobierno de España que el propio PP regional», según asegura.

La pasada semana se anunciaba su entrada en la Secretaria de Estado para la Agencia 2030 como asesor. ¿Esta nueva responsabilidad va a afectar a intención de optar a la reelección en la próximas asamblea de IU-CLM, prevista para junio?

Mi candidatura sigue en pie. Cuando hace cuatro años asumimos la responsabilidad de dirigir la formación a nivel regional, comenzamos hacer un trabajo más colectivo, que no se centrara en una única persona. Es cierto que mediaticamente suelo aparecer yo en la mayoría de los casos, pero el trabajo se hace de forma colegida entre los compañeras y compañeras que formamos la dirección regional. Con esta nueva responsabilidad, tal vez tengamos que hacer un trabajo aún más colectivo y que parte de la responsabilidad del coordinador regional se tenga que delegar en otros compañeros. 

Hace cuatro años hubo dos candidaturas para liderar IU. No sé si tiene ya constancia de una posible reedición de esta candidatura alternativa.

Sobre las dos candidaturas que hubo hace cuatro años le puedo adelantar que he estado hablando con el compañero Jacobo Medianero, que era quien la encabezaba, y le he pedido que se integre en la nuestra. 

Queremos presentar una candidatura unitaria, con compañeras y compañeros de diferentes sensibilidades, y por eso creo que no va a haber ninguna candidatura alternativa. Pero si la hubiera no pasaría nada, las asambleas se hacen para confrontar ideas y para elegir a las personas más cualificadas. 

¿Qué proyecto va a presentar Juan Ramón Crespo y su equipo a la asamblea regional?

La candidatura que encabezaré representa la continuidad del trabajo que hemos venido haciendo en estos últimos cuatro años en el ámbito regional y federal, con el compañero Alberto Garzón al frente. Es un proyecto que nos ha llevado de oír decir que estábamos desaparecidos y ya no pintábamos nada, a estar nada más y nada menos que en el Gobierno la nación, como yo puedo acreditar. 

A parte de esto, en Castilla-La Mancha estamos representados en multitud de ayuntamientos, tenemos Alcaldías, estamos gobernando en municipios como Puertollano, Seseña o Malpica, y estamos presentes en tres de las cinco Diputaciones. 

Queremos dar continuidad a este proyecto, y no solo en las instituciones. Queremos estar sobre todo en la calle, con los movimientos sociales, con los sindicatos y con las asociaciones. 

¿Y en esta hoja de ruta está la integración total en Unidas Podemos?

No. En nuestro proyecto está continuar trabajando en Unidas Podemos como coalición electoral, ya que nos ha dado un buen resultado, pero  yo sigo apostando, como se ha dicho también en la última asamblea federal, en que lo importante es que cada uno mantenga su identidad y su organización y que trabajemos de forma conjunta de cara al exterior, apostando por la unidad popular. Con Podemos y con otras formaciones y asociaciones de la sociedad civil. 

Unidas Podemos es una buena apuesta para la clase trabajadora y para la ciudadanía en general. Se ve en las diferencias que hay ya entre la crisis que sufrimos hace diez años y la que tenemos ahora con la pandemia. La anterior crisis la pagó de forma directa -aún la estamos pagando- la mayoría social del país. En esta ocasión, gracias al escudo social generado por nuestra presencia en el Gobierno de España a través de la coalición electoral de Unidas Podemos, creo que la clase trabajadora no está pagando los efectos de la crisis con la misma virulencia. 

Por tanto, vamos a seguir apostando por esta fórmula electoral y vamos a seguir avanzando para que esta cada vez tenga más arraigo en la sociedad y sea más eficaz como herramienta política.

A nivel nacional comparten Gobierno con el PSOE, pero en Castilla-La Mancha, donde también gobierna el PSOE, están siendo muy críticos con la gestión de la pandemia. ¿Qué creen que le falta al PSOE regional con respecto al nacional?

En primer lugar mucha más credibilidad en el liderazgo de la lucha contra la pandemia, y para tener credibilidad se tiene que ser coherente. 

Voy a circunscribirme al caso vivido en la ciudad de Toledo la pasada semana, donde en menos de tres días se cambió tres veces de fase. Y se hizo, hay que decirlo claro, por la presión del sector hostelero, que convocó una manifestación contra el Gobierno y que llevó al presidente de Castilla-La Mancha a decir que ahora el ‘nivel 3’ ya no conlleva limitaciones en bares y restaurantes. Para luchar contra la pandemia lo primero que hay que hacer es defender es la salud, la economía es secundaria. 

Todo esto ha venido trufado de una serie de circunstancias que nos preocupan mucho, como por ejemplo las culpas que ha ido echando el presidente a diferentes sectores y colectivos para quitarse las propias, la poca transparencia que ha habido y que sigue sin haber en la gestión de las residencias de mayores (y Castilla-La Mancha encabeza la ratio de defunciones en residencias de mayores), la desaparición de la Junta en los primeros días de la pandemia… Ahora mismo, las decisiones que se están tomando son políticas, y eso es lo que hay que cambiar.

Hay muchas cuestiones que diferencian al Gobierno de Castilla-La Mancha del PSOE de Madrid, al que no quiero hacer bueno. Tales son las diferencias, que estamos con ellos en el Gobierno de España. El presidente de Castilla-La Mancha le ha hecho una oposición más feroz al Gobierno de España que el propio PP regional. 

En unos días, el 9 de mayo, se acaba el Estado de Alarma. ¿Es partidario de mantenerlo? La Junta de Comunidades ya dicho que sí...

Sí. Estamos por preservar la salud y creemos que el Estado de Alarma es una buena herramienta para tomar medidas en este sentido. Pero aquí no se puede ser hipócrita, no se puede decir que se tiene que mantener el Estado de Alarma y, al mismo tiempo, cuando se tienen que tomar medidas, dejarlas pasar. Me vuelvo a referir a la modificación de las restricciones en ‘nivel 3’, sin limitaciones a la hostelería. Las herramientas que el Estado de Alarma ha dado a las comunidades son para usarlas. La Junta tenía herramientas ahora para luchar contra el Covid y no ha sido capaz de ponerlas en marcha por defender intereses económicos. Por tanto, seamos coherentes y no nos hagamos trampas al solitario, que en una pandemia se convierten en fallecimientos de personas. 

Lo que no se puede hacer es posicionarse en contra siempre de lo dice el Gobierno central. La sensación, y yo creo también que la realidad, es que el Gobierno regional está aprovechando cualquier situación para confrontar con el Gobierno de España. 

IU estuvo en las Cortes de Castilla-La Mancha en los años 90 y Podemos en la pasada legislatura, ¿cómo lo ve de cara a las próximas elecciones? Las encuestas no son muy halagüeñas, se vuelven a quedar fuera y entra con fuerza Vox...

Las encuestas son tendencias, queda mucho partido por jugar. Lo que tenemos que hacer todos es un esfuerzo para que los discursos no se banalicen, si se popularizan los discursos, fuerzas como Vox aumentan. Hay que hablar de forma seria, dejar de hablar en titulares, que es la tendencia actual. 

Nuestra preocupación hoy por hoy es asumir las responsabilidades que nos toquen. Donde haya compañeras y compañeros gobernando será gobernando, donde estamos en la oposición será haciendo oposición y la militancia en la calle concienciando, para evitar o paliar las consecuencias de la crisis sanitaria y de la crisis económica que se nos viene encima. Cuando llegue el momento nos pondremos en clave electoral. No podemos, como sí hacen otros, estar cuatro años en clave electoral, hay que dar respuesta a los problemas de los ciudadanos, que van a ser muchos. 

Desde IU han criticado que el Gobierno regional no haya contado con IU en el plan de reconstrucción regional, firmado con Ciudadanos. 

Desde el primer día ofrecimos nuestra ayuda al Gobierno regional en todo lo que estuviera en nuestra mano para frenar la crisis sanitaria y económica, pero no ha querido contar con nosotros. Esto tiene una lectura de fondo: el Gobierno de Castilla-La Mancha está incómodo con la presencia de IU, con nuestras propuestas de izquierdas y en beneficios de la clase trabajadora. Están más cómodos con el PP y Ciudadanos, lanzando propuestas de derechas. Vuelvo a usar el mismo ejemplo de antes, beneficiando a la hostelería en lugar de la salud. 

Diferente ha sido la actitud de la Delegación del Gobierno, que desde que comenzó la crisis ha contado con nosotros y nos ha escuchado. Y hay que destacar esta diferencia. 

Page no ha querido coger la ayuda que le prestábamos para no dejar a la vista las contradicciones de un Gobierno de izquierdas que hace políticas de derechas. Porque hablar de políticas de izquierdas o de derechas no son etiquetas, son realidades que afectan al a vida de miles de familias de la región. No hay inversión en sanidad ni en educación pública, la mayoría de las residencias de mayores están privatizadas, se ha quitado el ingreso mínimo de solidaridad, que beneficiaba a las familias más desprotegidas… todo esto son políticas de derechas. 

Castilla-La Mancha espera como agua de mayo los fondos europeos para la recuperación. ¿Dónde debería ir este dinero?

Lo primero que habría que hacer es presentar un proyecto de qué es lo que se quiere hacer. Castilla-La Mancha lleva decenas de años sin saber qué quiere ser de mayor. No ha habido nunca un proyecto para la región, no hemos sabido nunca hacía donde nos dirigían nuestros gobernantes. Ha sido un continuo de improvisaciones y bandazos coyunturales, sin tener nunca en cuenta el objetivo a alcanzar. Ahora se abre una buena oportunidad para marca ese horizonte que se quiere alcanzar, y lo primero sería abrir un gran debate con la sociedad para elaborar este proyecto de futuro. 

IU va a apostar de una forma decidida por la lucha contra la despoblación. Y no con titulares y conferencias, sino apostando por la industrialización. Le pongo un ejemplo, no es posible que siendo Talavera la comarca que más leche de vaca produzce de España no haya ninguna industria manufacturera que procese esta leche. Sería inimaginable en cualquier otro lugar. Y si no viene el dinero por iniciativa privada, por el motivo que fuere, los fondos europeos abren ahora una oportunidad para poder hacerlo con iniciativa pública. No nos tiene que dar miedo que los dineros que vienen de Europa sirvan para crear empresas públicas que den respuesta a las necesidades y al desarrollo que necesita Castilla-La Mancha.