scorecardresearch

Aprender a comer y a equilibrar cuerpo y mente

Lola Morán Fdez.
-

Teresa Redondo Illán, vecina de Los Navalucillos y coach nutricional además de terapeuta, ha publicado su primer libro, una completa guía centrada en la alimentación saludable

Teresa Redondo Illán ha publicado su primer libro, ‘Coaching nutricional’. - Foto: L.T.

Aprender a alimentarse de manera correcta y saludable puede ser más fácil y exitoso si se cuenta con el apoyo necesario. Ahí entra en juego el papel de profesionales, como Teresa Redondo Illán, coach nutricional y terapeuta formada en Naturopatía por la Universidad Europea Miguel de Cervantes, que ha decidido plasmar sobre el papel parte de sus conocimientos para acercar estos hábitos saludables a la población.

'Coaching nutricional' es el título de la primera obra de Redondo, originaria y vecina de Los Navalucillos, donde gestiona además la Quesería Artesana Cerrucos de Kanama, recién reabierta al públicoi tras la pandemia. Su primera publicación es una completa guía sobre esta actividad de asesoramiento enfocada tanto a profesionales como a todas aquellas personas interesadas en la salud. Se trata de una obra en la que Redondo pone luz sobre esta disciplina que ejerce y en la que aborda aspectos de la alimentación en general.

En el libro se explica a los lectores los tipos de alimentos que hay, los superalimentos, la pirámide nutricional, nutrientes, macronutrientes y micronutrientes, cómo hacer una dieta a través de una serie de menús equilibrados para hacer en casa y adaptados a diferentes tipos de perfiles. Entre ellos destacan los protagonizados por la dieta mediterránea, «la más completa», se suman otras como la vegetariana, cada vez con más seguidores, y otras dietas especiales en función de los estados fisiológicos y patológicos, como para quienes presentan anemia o problemas de tiroides, entre otros.

La actividad física cuenta con un apartado en este libro, en el que también hay espacio para las terapias complementarias, como las flores de Bach, y cómo pueden ayudar para complementar la alimentación. Con ellas «se trabaja sobre todo el tema de estrés y de ansiedad», explicó Redondo, quien en su publicación aborda también cuestiones de homeopatía además de actividades como la acupuntura, el reiki y el yoga, «muy recomendado sobre todo para bajar el estrés y la ansiedad» para estar también «más relajado a la hora de comer».

Se ofrecen además consejos de dieta en caso de enfermedades de transmisión alimentaria como salmonelosis o gastroenteritis, como también cuenta con información sobre los alimentos más adecuados ante la existencia de problemas en alguna parte del cuerpo como hígado, intestino o estómago.

Esta guía proporciona también una serie de casos prácticos que la propio Redondo se ha encontrado en su consulta, disponible tanto en Los Navalucillos como en Madrid.

Es, por tanto, un libro «muy completo» y adaptado a «todo tipo de personas y todo tipo de casos» que se presentó el pasado viernes en la librería Contrapunto, en Talavera, lugar de la ciudad donde se puede encontrar ya a la venta. Asimismo, se puede adquirir a través de las diferentes plataformas online de venta de libros.

Dieta saludable. Su presentación ha coincidido además con un mes en el que, después de las fiestas navideñas, son muchos los que se proponen cambiar de hábitos y adoptar unos más saludables modificando su alimentación y practicando ejercicio. Sobre esta cuestión, Redondo indicó que si bien el coaching ofrece un asesoramiento personalizado, lo recomendable en cualquier caso es, principalmente, seguir una dieta mediterránea, «la más completa» y elegir alimentos frescos de temporada para cocinarlos con AOVE a la plancha, asados o al horno, evitando frituras y rebozados. Además, «habría que intentar bajar un poquito la dosis de carne, equilibrar su consumo con el de pescado, que sea mitad y mitad».

Como ejemplo de dieta diaria, Redondo expuso que se puede coger un plato y la mitad de él debe estar formada por verdura y fruta, incluida la del postre, y de la otra mitad, un cuarto sería para proteína -carne, pescado o huevo- y el cuarto restante para hidratos de carbono, donde se puede incorporar la ración de pan que se vaya a comer, «y siempre complementar el plato con arroz, pasta o un poquito de legumbre como guarnición» y cereales.

Esta pauta sirve como «esquema mental» para, a la hora de prepararse un plato de comida, saber las cantidades que hay que aportar de cada grupo de alimentos, «porque al final siempre nos quedamos cortos de vegetales». Estas son «las raciones ideales para hacer un plato en tu casa», dijo Redondo, quien no obstante reconoció que la constancia es un factor clave para conseguir los cambios deseados.

De hecho, como indicó, «ponerse a dieta ya de por sí crea un estrés» y son muchos los que han probado en diferentes ocasiones sin éxito. Por ello, esta coach subrayó que no se trata de hacer dieta sino de «aprender a comer bien y hacer un menú que sea equilibrado y completo». Además, insistió en la importancia de «no hacer cosas que te supongan un esfuerzo» para esa pérdida de peso que se busca, como pesar los alimentos o practicar un deporte que no gusta. «Es simplemente hacer algo sencillo y básico y en la rutina diaria dormir bien, que es muy importante aunque no lo parezca, hacer un poco de deporte, simplemente con caminar entre 30 y 45 minutos diarios estaría bien».

Algo que ayuda mucho a conseguir buenos resultados durante una dieta es «hacer meditación» o yoga, «para poder equilibrar el cuerpo y la mente». «Al final van dos de la mano y nos ponemos con el cuerpo y tenemos un montón de basura mental que no te deja llevar tu día a día con tranquilidad y con paz», explicó esta terapeuta, abogando por «bajar un poco la intensidad y relajarse».

Cada día, como confirmó Redondo, hay más interés por cuidarse física y emocionalmente y deciden para ello recurrir a profesionales. Algo que cobra importancia porque hacerlo sin contar con la ayuda de profesionales preparados puede ocasionar a largo plazo «cualquier tipo de problema» de salud.

Ante todo, es importante que no se quede en una dieta, sino que o que hay que perseguir es «adquirir unos objetivos de vida» y «una pauta para tu día a día» para cambiar rutinas «poco a poco y al final lo hagas tu forma de vida y con eso no tengas que volver a necesitar ayuda en un futuro».