"Nuestra comedia engancha a los jóvenes"

Juana Samanes
-

Considera que los errores de la vida o de la profesión ayudan a mejorar y caminar hacia delante siempre desde un punto de vista optimista

"Nuestra comedia engancha a los jóvenes" - Foto: Luca Piergiovanni

La friolera de 51 años lleva en la profesión la actriz Kiti Manver y sigue disfrutando con su trabajo, día a día, y considerándose una privilegiada por haberse podido dedicar a lo que ama. Su talento interpretativo está siendo premiado, repetidamente, por su actuación en la vitalista comedia El inconveniente.

¿Por qué aconsejaría al público que debe ir a las salas de cine a ver El inconveniente?

Es una película optimista a pesar de que habla de la soledad, un tema que nos ha acompañado durante la pandemia. Es la historia de dos mujeres, de personalidades diferentes, que llegan a tener ciertos acuerdos de convivencia. Y es importante porque recalca la importancia de escuchar al otro y de vivir el ahora, sin hacer planes de futuro. 

¿Qué le gustó más de su personaje?

Me agradan muchas cosas, una de ellas es que, gracias a la influencia de Sara, el personaje de Juana Acosta, brinda por las decisiones mal tomadas y me resulta muy emotivo que sea capaz de reconocer los errores. 

La película se sostiene y se disfruta gracias a la actuación tanto de usted como de Juana Acosta. ¿Cómo ha sido trabajar con ella?

Yo creo que ha sido agradable trabajar con ella porque ambas ponemos mucha dedicación. Después de una semana de ensayos con el director, Bernabé Rico, yo le propuse a Juana que estudiásemos juntas puesto que el grueso de la película recae en nuestra actuación. Se apuntó rápidamente y, si yo soy organizada, ella me supera con creces y ese mes de preparación fue maravilloso. 

El inconveniente tiene su origen en una obra de teatro, 100 metros cuadrados, pero se han hecho una serie de cambios para su versión cinematográfica.

En los escenarios mi personaje era la protagonista, pero en la película han equilibrado a las dos mujeres, a los dos personajes, y eso la ha favorecido porque mientras el mundo de Lola es solo su piso, el de Sara es el mundo exterior. Es una hora y media de disfrutar, de contar cosas de la vida, de ponerte al día de ciertos problemas de la gente mayor que se ve obligada a vender su casa para complementar su pensión, su única propiedad. Como la vida misma te hace reír y emocionarte y creo que cuando una historia emociona y te hace disfrutar es un logro. 

El filme encierra muchos mensajes, pero el que más cala es la soledad en la que vive mucha gente mayor en nuestro país que les obliga a vender su única propiedad. ¿Qué opina de esta fórmula?

Realmente es una pena que hayas estado trabajando y que, en vida, tengas que poner a la venta tu única propiedad, que es tu casa, porque la pensión no te da para vivir. Es una fórmula que se llama de nuda propiedad, en la que el anciano puede permanecer en su casa hasta su fallecimiento y el comprador la obtiene a un precio entre un 30 y un 40 por ciento por debajo de su valor.