Daniel Arias: «Toledo es una posición clave para Vox»

F. J. R.
-

El nuevo presidente provincial de Vox apuesta por fortalecer la estructura del partido, tener presencia en todos los pueblos y trabajar para mejorar los resultados de las últimas elecciones

Daniel Arias: «Toledo es una posición clave para Vox» - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

«Toledo es una posición clave para Vox y nosotros solo queremos trabajar». Así de claro lo tiene el nuevo presidente provincial del partido de Santiago Abascal en Toledo, Daniel Arias, tras acceder al cargo sin necesidad de proceso de primarias al ser el único candidato que presentó los avales necesarios.
Arias se sitúa al frente de Vox Toledo tras ser candidato a la Junta de Comunidades en las últimas elecciones autonómicas y cosechar 75.636 votos que no valieron a la formación verde para entrar en las cortes regionales, pero sí la situaron como la cuarta fuerza política en Castilla-La Mancha por delante de IU-Unidas Podemos.
Aunque él mismo afirma que no cree en los gobiernos autonómicos, decidió encabezar Vox en la región con la intención de derribar ese tipo de estructuras, pero tiene muy claro que la labor de su partido se debe realizar desde las provincias, desde cada municipio. Por eso, accede al cargo con ilusión y la experiencia que le da el haber estado al cargo de la junta gestora que ha llevado las riendas de Vox en Toledo desde hace más de un año.
Y es que, la situación del partido antes y después de las últimas elecciones fue caótica en Toledo. La marcha del entonces presidente provincial, la retirada del cargo al responsable de Vox en la capital, el número dos en las listas al Ayuntamiento de Toledo se pasó con su acta de concejal al grupo no adscrito y saltaron a la palestra informaciones que situaban a un antiguo cabeza rapada con antecedentes por agresión en Vox Toledo. Arias no quiere ni oír hablar de estos casos, pero tiene claro que se trata de «gente que se ha equivocado de partido» y que ellos han logrado «enderezar el rumbo». En su opinión, esos casos son reacción al rápido crecimiento de Vox desde las últimas elecciones andaluzas. Ese desarrollo inmediato impidió aplicar buenos filtros que con el tiempo han ido aplicando, comenta, y tiene claro que su evolución ha sido «como la de un club que un día milita en Tercera División y de repente sube a Primera. Nos faltaba estructura, pero ya hemos ido creciendo».
De esta forma, con la intención de mantener esa evolución, Daniel Arias quiere incidir en la creación de grupos de trabajo, en facilitar la formación de sus concejales y en activar grupos de jóvenes para integrarlos en la dinámica del partido. Y todo con la ilusión de un voluntario, porque como él mismo recalca, «aquí nadie cobra un duro».
«Toledo es una provincia muy extensa, muy heterogénea y necesitamos una buena infraestructura, con coordinadores de zona que nos permitan aterrizar en todos los pueblos», señala como una de sus principales misiones a corto plazo en la provincia, consciente de que Toledo es un importante caladero de votos para Vox. «Contamos con la mayor media de afiliados por habitante de toda España», afirma para confirmar que en Toledo hay actualmente más de 1.500 afiliados al partido de Abascal.
La sanidad, la educación, la dependencia o el omnipresente coronavirus son los principales problemas que hoy en día detecta en la provincia, aunque destaca especialmente la problemática de la okupación en zonas como La Sagra, Méntrida o Torrijos.
El campo es otro de los pilares de Vox en la provincia. «Todos los partidos se han olvidado del sector primario, y es básico. No puedes prescindir de comer y eso es muy sencillo, por eso no podemos dejar de defender a la gente del campo», señala Arias sobre uno de los elementos que les ha dado mayor respaldo (86.049 votos) en Toledo en las últimas elecciones nacionales y que esperan ahora mejorar en los próximos años.