scorecardresearch

Parapléjicos usa robots para la rehabilitación de niños

E.Press
-

Para aligerar las sesiones de rehabilitación «largas y tediosas» buscan elementos que favorezcan la adherencia del paciente al tratamiento y «convertirlo en algo lúdico y divertido»

El robot, diseñado por la empresa ‘Inrobics’, es como un tutor que va marcando los ejercicios que tiene que hacer el paciente.

Facilitar y mejorar la motivación de los pacientes pediátricos con lesión medular en las sesiones de rehabilitación para conseguir los mismos resultados que con un tratamiento tradicional, pero en un menor periodo de tiempo es uno de beneficios que la aplicación de la robótica social está teniendo en algunos usuarios del Hospital Nacional de Parapléjicos, centro que por vez primera está llevando a cabo un ensayo clínico con estas herramientas de inteligencia artificial.

El jefe del Servicio de Rehabilitación de este hospital de referencia, Ángel Gil, explica que los pacientes pediátricos con lesión medular se enfrentan a sesiones de rehabilitación «largas y tediosas». De ahí la necesidad de encontrar elementos que favorezcan la adherencia del paciente al tratamiento y «que mejor forma de hacerlo que convertirlo en algo lúdico y divertido, como si fuera un juego».

El robot, diseñado por la empresa ‘Inrobics’, es como un tutor que va marcando los ejercicios que tiene que hacer el paciente, permitiéndole, desde el punto de vista clínico, objetivar la ejecución del tratamiento y obtener el mejor resultado.

Además de generar una mayor motivación en el paciente, permite hacer tratamientos en grupo y este hecho, el de poder tratar a varias personas a la vez, plantea un nuevo escenario a la hora de organizar las terapias en rehabilitación,  destaca.

Aunque los niveles de aplicación de estos robots son variados, se está usando en pacientes que tengan capacidad de mejorar las miembros superiores, sobre todo en el caso de lesiones cervicales y torácicas. «El dispositivo lo estamos usando en pacientes que están sentados o con niños que presentan mielomeningocele, una lesión congénita de medula espinal».

Dicho esto, resalta la respuesta tan favorable que estos robots están generando tanto en los niños como en los padres, entre los que esta nueva terapia está despertado gran expectación. «Están muy ilusionados por poder ver la sonrisa en sus hijos. A veces no es fácil sacar una sonrisa a un niño cuando está en una sala de tratamiento. Pero con este tipo de tratamiento, además de hacer terapia, pasan un buen rato y lo manifiestan en su rostro».

De igual modo precisa que muchas de las lesiones medulares obligan a realizar terapias muy prolongadas, «de meses o años». «Ahora tratamos de ver si podemos alcanzar el mismo resultado que con el tratamiento tradicional pero en un menor tiempo posible».