scorecardresearch

Los sanitarios piden derivar ingresos a otros hospitales

M.G
-

La Junta de Personal del Área Sanitaria denuncia "el colapso y la saturación" del servicio de Urgencias, donde permanecen más de 50 personas pendientes de ingreso, y exigen a la Gerencia una solución y desviar pacientes al Provincial y a Parapléjicos

Los sanitarios piden derivar ingresos a otros hospitales - Foto: David Pérez

No pueden más, pero no se van a cansar de denunciarlo. Los sanitarios continúan haciendo un gran esfuerzo para atender el servicio de Urgencias del Hospital Virgen de la Salud, «colapsado y saturado» desde hace mucho tiempo, y esta mañana han vuelto a salir a las puertas del centro hospitalario para denunciar que hay alrededor de 50 pacientes en Urgencias pendientes de una cama y exigir a la Gerencia una solución para descongestionar un servicio que no puede sobrellevar la situación ni atender a tantos pacientes que precisan una cama de hospitalización y se encuentran ingresados a la espera.

En este caso, la Junta de Personal del Área Sanitaria de Toledo vuelve a sacar a la luz la problemática y pide que se deriven parte de los ingresos al Provincial y Parapléjicos, hospitales que pueden asumir más pacientes, para descongestionar un servicio que atiende  el mismo personal, al que se sobrecarga con otros 50 pacientes que permanecen en el servicio de 24 a 48 horas como si Urgencias «se tratara de una planta de hospitalización más».

No es la primera vez que la Junta de Personal se hace eco de la grave situación, pero sigue insistiendo en la problemática por su gravedad, tanto por las dificultades de atención que genera el colapso del servicio como por la salud de los profesionales que se resiente desde hace tiempo, al igual que está ocurriendo «con la paciencia» debido a la falta de actuación de la Gerencia y de administración.

En estos momentos, la pandemia de coronavirus no está motivando el aluvión de pacientes en Urgencias pendiente de ingreso, como apunta el presidente de la Junta de Personal del Área Sanitaria, Pedro Jesús López, puesto que «la situación está tranquila», pero aún así el Virgen de la Salud no puede asumir el volumen de ingresos que se están produciendo y necesita contar las camas de hospitalización de otros centros hospitalarios de la ciudad.

Por otro lado, la Junta de Personal del Área Sanitaria de Toledo teme que el nuevo hospital mantenga «el colapso» y tampoco resuelva esta problemática a pesar de que se estrenen instalaciones, «ya que la superficie dedicada a Urgencias es mucho más amplia que la del Virgen de la Salud, con lo que habría incluso más capacidad de ingresar pacientes en esta nueva unidad» a la espera de cama, dado que tampoco habrá «un aumento de camas de hospitalización» en el nuevo centro hospitalario.

La Junta de Personal ya protestó a principios de julio por la saturación de Urgencias sin éxito y exigieron a la Gerencia que tomara medidas porque el colapso es continuo y los profesionales están agotados de soportar esta situación todos los meses y sobrellevan la sobrecarga como pueden, pero se sienten «al límite» y muy incómodos atendiendo a pacientes en camillas en los pasillos durante tantas horas fruto «de la mala gestión»y la falta de recursos.

Traslado. La Junta de Personal del Área Sanitaria de Toledo únicamente sabe que el 30 de noviembre tiene que estar a pleno rendimiento el nuevo hospital. Si bien, considera que la Gerencia sigue incumpliendo «su obligación de consulta y participación a los trabajadores y a los representantes de todo aquello que atañe a la planificación y organización del trabajo en el nuevo Hospital Universitario de Toledo, un motivo más para volver a protestar por la situación.

Nos enteramos por la prensa de los pasos que quieren ir dando», explica el presidente de la Junta de Personal, Pedro Jesús López, con gesto incrédulo, ya que entiende que hay muchas preguntas en el aire y desde la Gerencia aún no se ha comunicado «cuál será la distribución de las unidades dehospitalización, el número de camas, el número de profesionales con los que contará el nuevo centro sanitario ni los turnos», entre otros aspectos organizativos.

En este sentido, desde la Junta de Personal resaltan que el traslado al nuevo hospital no es una mudanza, es una operación «muy compleja que tiene importantes repercusiones para todo el personal».

López lamenta la situación y la actitud de la Gerencia, y la Junta de Personal considera que se está despreciando a los trabajadores y a sus representantes desde hace meses. Además, sostiene que tanto el director de Recursos Humanos del Sescam, la directora gerente del Sescam, y el consejero de Sanidad «son conocedores de una situación que afecta a miles de trabajadores que no pueden tener la callada como respuesta».

En este caso, los representantes del personal sanitario van más allá e insisten en que este tipo de situaciones pone de manifiesto una vez más «el oscurantismo y la falta de transparencia» de la Gerencia del Complejo Hospitalario de Toledo, con lo que solicita a la administración«que tome las medidas pertinentes».