scorecardresearch

El PP enmienda el presupuesto municipal

LT
-

Para dotar de dinero problemas que llevan años sin solucionarse, eEntre ellos canalizar el arroyo de Valdecubas, reactivar Palomarejos, el centro de mayores de Buenavista, participación, conectar de La Legua con la TO21, el amianto o la Vega Baja

El PP enmienda el presupuesto municipal

El PP municipal ha presentado 41 enmiendas al presupuesto del Ayuntamiento de Toledo en 2022 por valor de 10 millones de euros. Juan José Alcalde explica que 15 van dirigidas a modificar el gasto corriente (quitan partidas del gabinete de Alcaldía que consideran superfluas para regalos, publicidad y propaganda) y las otras 26 a inversiones (centradas en 9 millones procedentes del préstamo que se va a solicitar).

El portavoz del PP indica que sus enmiendas, entre otras cosas, destinan el dinero a canalizar el arroyo de Valdecubas en Azuicaica, a un plan de reactivación de Palomarejos, a incrementar la partida para abrir el centro de mayores de Buenavista, a duplicar el dinero de participación hasta el millón, a una conexión de La Legua con la TO21, a medio ambiente, al amianto, a la Vega Baja, a que no se baje el presupuesto de Juventud un 22% (cree que el concejal responsable no lo pelea porque valora más repetir en las listas electorales y tampoco se ocupa de hacer viviendas, acabar la casa de la juventud o dar servicios de formación) o a potenciar los servicios sociales.

Alcalde dice que sus propuestas tratan de mejorar un presupuesto que tacha de electoralista, que endeuda a la ciudad para gloria del equipo de Gobierno y «que lo paguen los toledanos», que no da solución a problemas enquistados 15 años, que no son lo que necesita Toledo en este momento de crisis, que no dan una visión del Toledo de futuro porque «para el PSOE Toledo no tiene futuro», que están «parcheados» y son propios de un «mal estudiante para aprobar de cualquier manera» y que refleja que sus autores están «cansados, desmotivados, sin ideas, sin ganas de trabajar» y que espera que sea el último de los socialistas porque pierdan las elecciones.

Por su parte, el viceportavoz municipal, José López Gamarra, añade que los presupuestos no son reales, subraya que no crecen y opina que son «una fantasmada, un panfleto electoralista que no se va a cumplir».

También puntualiza que los 17 millones que se van a pedir a los bancos no son un préstamo sino una línea de crédito y que el Gobierno no sabe con quien lo va a firmar porque va a salir a concurso y se tardará meses. Observa que además se guardan el detalle de sus destino porque después definirán las inversiones y se dan dos años de carencia para tener las manos libres.

Gestión dudosa. Según sus cálculos la disposición de ese dinero se va a mediados de año y no da tiempo a gastarlo, como el concejal denuncia que no han ejecutado el dinero del Edusi (el PP anuncia que irán a Europa a preguntar qué pasa).

Gamarra vaticina que será otro presupuesto de incumplimientos y enumera una serie de promesas que levan años sin hacerse realidad, entre ellas el recinto ferial de Safont, el parque fluvial, el pabellón de San Lázaro, el carril bici Santa Bárbara-Polígono, el cuartel de la Policía Local, la ambulancia Protección Civil o el centro de mayores de Buenavista.

La cuestión, dice, es que de los 19 millones que se anuncian para invertir «lo real» son 370.000 de recursos propios y otros 295.000 procedentes de Unespa (la patronal de las aseguradoras que se destina para Bomberos), el resto queda condicionado a recaudar por medio de aprovechamientos urbanísticos, venta de terreno o el préstamo.

Lamenta que el presupuesto se olvida de grandes infraestructuras como los accesos al hospital, el Hospitalito del Rey o el Centro de Día de Santa Bárbara, también que el equipo de Gobierno no baja impuestos, no aumenta la ayuda a empresas o al comercio y muchos «cerrarán», que no aumenta el gasto para emergencia social ni siquiera para las familias en problemas económicos para afrontar gastos de viviendas.

Además el PP municipal presenta otra enmienda a la totalidad del presupuesto «por la incongruencia» de las cuentas con la realidad.