Meritorio séptimo puesto para Christian López en el Hotel Bali

J. Mario Loeches
-

El atleta de Cabañas de la Sagra cumplió su objetivo de mejorar la marca del año pasado y cubrió las 52 plantas del edificio de Benidorm en un tiempo de 5 minutos y 14 segundos

Meritorio séptimo puesto para Christian López en el Hotel Bali

Christian López no tiene techo. El atleta toledano cumplió ayer las expectativas en Benidorm (Alicante) con un meritorio séptimo puesto en la Subida al Gran Hotel Bali. Además, cumplió su objetivo de rebajar la marca del año pasado (5:26) con un tiempo de 5 minutos y 14 segundos. El resultado adquiere una mayor dimensión si se tiene en cuenta que a esta prueba se presentaron los mejores especialistas nacionales e internacionales y expertos en carreras de montaña.
En cualquier caso, todo salió como se esperaba desde el comienzo. López relata que salió «muy rápido en los primeros metros antes de encarar el primer tramo de escaleras». Apartir de ahí, «tomé un ritmo constante hasta la planta 22, donde miré la marca que llevaba para tenerla de referencia». Era el momento de «apretar un poco más con las fuerzas que tenía» para coronar el edificio. Reconoce que «las sensaciones han sido muy buenas y sigo progresando en cada edición, que era a lo que venía; quiero mejorar todo lo que pueda».
Los 5:26 que hizo el 2014 han quedado pulverizados con los 5 minutos y 14 segundos de ayer. Un registro que está incluso por debajo de lo que creía porque en sus planes entraba llegar a la última planta en 5:15. El triunfo correspondió al eslovaco Tomas Celko, todo un especialista, mientras que segundo terminó Ignacio Cardona. La tercera plaza del podio se la quedó Omar Bekkali. Pedro Merlos, Ángel López y Fabrizio Triulzi, terminaron por delante del cabañil, un Christian López que consideraba «un éxito» estar entre los diez primeros y que acogió con inmensa alegría la séptima posición final.

Fráncfort. Después de unas semanas duras y llenas de competiciones, es momento de parar, pero sólo un poco. Christian López se va a tomar una semana de respiro para regresar a los entrenamientos antes de encarar otras dos carreras verticales el próximo mes de junio. Para empezar, el día 14 tendrá enfrente otro reto importante, la subida al edificio más alto de Europa, en Fráncfort(Alemania).
Se trata de una construcción compuesta de 61 plantas, 1.200 peldaños y 250 metros de desnivel. «Son palabras mayores», reconoce el corredor, aunque con las sensaciones que ha tenido en el Gran Hotel Bali de Benidorm, todo es posible para él. Desde su punto de vista, cree que la estrategia a seguir puede ser parecida a la empleada en tierras alicantinas, mantener un ritmo constante, pues se dio cuenta que podía aguantar más plantas de las 52 del Gran Hotel Bali.
Sin embargo, todavía le va a quedar otra por delante, el 20 de junio en El Ejido (Almería), en el edificio Torrelaguna. Es una de sus pruebas fetiche, pues el año pasado logró la victoria estableciendo un récord de 3:02. Desde su punto de vista, «viendo los tiempos que estoy marcando esta temporada, tengo muchas posibilidades de estar por debajo de nuevo». La carrera incluye 200 metros en llano y el ascenso a 30 plantas con 600 peldaños en total.