scorecardresearch

"Es un milagro haber logrado esta medalla"

Agencias
-

El flamante campeón olímpico en una de las noveles disciplinas de Tokio apunta alto en sus próximos objetivos, además de reivindicar la visibilidad de este deporte en su Cáceres natal y a nivel mundial

El cacereño muestra orgulloso su metal dorado conquistado en los Juegos. - Foto: J.J. Guillén

Tiene la cabeza bien amueblada, a pesar de contar con tan solo 18 años. Alberto Ginés ha llevado la escalada española a la cima tras su medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Tokio, donde se estrenaba él y también su disciplina. De esta forma, se convirtió en el primer campeón olímpico de la Historia en la especialidad de Escalada Deportiva y el primer extremeño en lograr una presea dorada de manera individual. 

Este cacereño logró imponerse a grandes figuras como el checo Adam Ondra, el estadounidense Nathaniel Coleman o el austríaco Jakob Schubert, del que confesó ser amigo. Sus ideas están muy claras y no duda ni un segundo en su objetivo: «En París 2024 iré a por el oro».

Tras varios días, ¿es ya consciente de lo que ha conseguido o sigue en una nube?

Sí, ya lo he ido asimilando. Pero aún así siguen pasando cosas que me sorprenden mucho, como que el azafato del avión me reconozca. 

¿Cómo ha sido la experiencia de los Juegos?

Ha sido increíble. Encontrarme con los mejores del mundo y las grandes leyendas es una cosa que de pequeño no me habría imaginado.

¿Qué sintió cuando vio que el escalador austríaco Jakob Schubert lograba llegar hasta el final en el bloque de dificultad y era oro olímpico?

No sabía muy bien si era campeón. Más o menos lo podía saber, con los cálculos que había hecho sabía lo que tenía que pasar, pero no quería celebrarlo ni asumirlo porque no fuera a ser que luego me llevase una decepción. Ya cuando vi que sí que era campeón me puse muy contento. De hecho, somos muy amigos. Cuando bajó le dije que había quedado tercero y él me preguntó por mí, y yo le dije que creía que había ganado. Vino corriendo a darme un abrazo. Fue todo muy bonito.

El escalador checo Adam Ondra es uno de los ‘grandes’. ¿Qué supuso ganarle?

Al final es una competición y a veces unos están arriba y otros abajo. No tuvo su mejor competición pero es un honor competir con alguien como Adam.

¿Cómo maneja el aspecto psicológico?

El tema de la presión es algo que me ha afectado bastante este año, sobre todo al principio de la temporada. En general, en las competiciones me fue en todas muy mal, tanto en absolutas como en juveniles. A raíz de eso, empecé a trabajar con un especialista que me ayudó un montón y este verano he ido mejorando. Pero por ejemplo, en las finales de la Copa del Mundo del pasado verano, sabía que podía hacerlo, pero luego en la final no me iba demasiado bien o no lo hacía todo lo bien que podía. Para los Juegos me lo tomé de manera diferente. No pensaba tanto en el resultado, o en lo que tenía que hacer para poder ganar, y me centré solo en escalar y hacerlo lo mejor posible. Creo que me ha venido muy bien.

Ahora llega París 2024, ¿qué objetivo se marca?

Para París el objetivo será el oro, aunque de momento tenemos que pensar en clasificarnos. Seguiremos compitiendo en los Campeonatos y Copas del Mundo.

¿Cómo valora el esfuerzo de sus padres?

Bueno, sin duda, el esfuerzo de mis padres de hacer 1.200 kilómetros en un fin de semana me ha ayudado para que yo pudiese estar aquí. Al final, si no se hubiesen implicado tanto, no podría haber conseguido lo que he conseguido.

Recientemente reivindicó la importancia de que la escalada tuviera más medios, ¿qué supondría tener unas instalaciones mejores?

El hecho de que nos hagan un rocódromo para entrenar, tanto a mí como a la selección, nos ayuda un montón a crecer porque ahora dependemos de instalaciones públicas y estamos entrenando con clientes que no compiten y disponemos de los mismos bloques y vías que ellos. Es muy complicado preparar competiciones así y, de hecho, los dos últimos meses antes de los Juegos nos tuvimos que ir a Austria a entrenar. Es un milagro haber logrado el oro.

La Junta de Extremadura anunció que el rocódromo que lleva en construcción desde 2019 en Cáceres se llamará Alberto Ginés. ¿Qué significaría para usted?

Se me haría bastante raro, pero sería gracioso.

¿Cree que este triunfo abrirá las puertas al crecimiento de la escalada?

Sí, yo creo que sí. La escalada viene creciendo mucho estos años y esto ayuda. 

Al salir de la Villa Olímpica se ha convertido en un fenómeno en redes sociales, especialmente en Twitter... ¿cómo trata con ello?

Al final, yo creo que soy una moda que en algún tiempo pasará, pero de momento me hace mucha gracia que mi cuenta privada de Twitter hace cuatro días tuviese 40 seguidores a tener ahora 150.000. No me lo esperaba pero lo estoy disfrutando mucho.