scorecardresearch

Sabrido: «Somos la ciudad con más renta y menos impuestos»

J. Monroy
-

Como estaba previsto, el equipo de Gobierno saca adelante la modificación de las Ordenanzas Fiscales para el próximo año, en el que estarán congeladas las tasas municipales

Sabrido: «Somos la ciudad con más renta y menos impuestos»

Como estaba previsto, el Pleno Municipal ha dado el visto bueno a la modificación de las Ordenanzas Fiscales y de precios públicos para el próximo año. Para el próximo 2022 Toledo no subirá ninguna tasa municipal e incluirá bonificaciones como las de las actuaciones de mejora en eficiencia energética en inmuebles, en el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica o en el IBI para familias numerosas.

El equipo de Gobierno municipal conseguía la aprobación de sus propuestas con el apoyo del concejal no adscrito, Luis Miguel Núñez, en un Pleno que ha servido para la repetición de argumentos manidos y estereotipos en el debate, y que ha mostrado tres visiones muy distintas de la ciudad: la catastrofista de PP y VOX; la crítica con reconocimiento de labor positiva del Gobierno de IU-Podemos y Cs; y la autocomplaciente del PSOE y el mencionado no adscrito.

El concejal de Hacienda, José Pablo Sabrido, respondió con números y estadísticas a las críticas («falsedades, datos erróneos y mentiras disimuladas») de la derecha por una subida de impuestos que a su juicio mantiene a Toledo entre las ciudades con más presión fiscal, y la falta de incentivos para empresas y familias numerosas.

Según el vicealcalde socialista, «da la sensación de que Toledo es la peor ciudad del mundo», y no es así. En realidad, según los datos de Hacienda es la ciudad de más de 12.000 habitantes con más renta de toda Castilla-La Mancha «no es la última ciudad, sino la primera, y por encima media nacional, gracias al esfuerzo de los toledanos». Y en lo que a fiscalidad respecta, es la séptima con el IBI más barato de España. Teniendo en cuenta que cuatro de las que tiene por delante corresponden a comunidades forales, en realidad sería la tercera. «¿De dónde sacan ustedes que tenemos el IBI más caro?» preguntó al PP, al que recordó que subió IBI el 34,97 por ciento en el Ayuntamiento, cuando Tolón lo ha bajado en seis años. Respecto a la apertura establecimientos, por hablar de otras tasas, el PP lo subió un 34,44 y Tolón lo ha bajado hasta un 40 por ciento. También, apuntó Sabrido, las familias numerosas tienen más bonificaciones que en el resto de capitales de la región. De hecho, sus asociaciones le han comentado que la ciudad tiene que seguir así para que las demás la sigan.

Garantizar los servicios públicos que los ciudadanos precisan y demandan es el fundamento de las administraciones públicas, apuntó el edil socialista. Servicios públicos cuya necesidad han puesto más en evidencia pandemia y meteorología últimos veinte meses. Dada la situación, apuntó Sabrido, el PSOE ha incumplido una de sus promesas electorales, como es subir las tasas municipales de acuerdo al IPC (que este año se quedaría en el 3,3). Las ha congelado, para no hacer daño a la economía de familias y empresas y a cambio ha tenido que gestionar mejor. Pero si las hubiera bajado un 3,3, como proponía el PP, tendría que haber hecho recortes en Policía y Bomberos, entre otros servicios.

Núñez, que ha facilitado las cuentas al Gobierno, se mostró ofendido con que se cuente que ha pactado con el PSOE. «Depende quién haga el pacto, parece que es más beneficioso o no», apuntó, y se enzarzó con la portavoz 'popular' Claudia Alonso en torno los pactos de PP y PSOE con Bildu. Sobre los presupuestos en sí, afirmó que «a todos nos gustaría bajar los impuestos y si es posible, suprimirlos. Pero que alguien le explique cómo se pueden prestar los servicios del ayuntamiento mermando o suprimiendo los ingresos». Su esperanza es que el próximo año sí haya margen de bajada.

Oposición. Las mayores críticas sin duda a los presupuestos de Gobierno municipal «sanchista» han venido del PP. Claudia Alonso repitió por tres veces que «bajar impuestos estimula el crecimiento económico», en cambio, con el pago excesivo de impuestos, los contribuyentes ven reducidas sus ganancias y distorsionan sus decisiones de ahorro, consumo e inversión. Toledo está saneada y tiene 30 millones en el banco, por lo que podrían haberse llevado a cabo políticas de bajadas de impuestos. Su propuesta era bajar a familias y empresas las tasas el 3,3 por ciento de inflación, para poder crear empleo. «Pero el PSOE no ha querido», se lamentó. La consecuencia es que tras 14 años de Gobierno socialista, Toledo es la sexta ciudad con el IBImás caro de España, la 25 en Impuesto de circulación y la quinta en IAE, por encima de Madrid o Barcelona. Tampoco hay otras bonificaciones en Toledo al nivel de ciudades de su entorno, como el IBI a familias numerosas. Alonso pidió a Sabrido que compare su recibo del IBIcon el de algunas compañeras de bancada.

Cs en cambio ya ve luces y sombras en estos presupuestos. Araceli de la Calle (su compañero Esteban Paños, ausente tras una operación, ha sido el protagonista por los ánimos de todos los grupos) reconoció la necesidad de los ingresos para dar servicios, y más tras un año y medio como el último. También habló de la necesidad de mejorar la gestión. El que no se subiera este año el IPC en las tasas estaba entre sus propuestas, pero también lo estaban otras bonificaciones a las empresas para la creación de empleo, o por una mejor gestión ambiental, que no se han tenido en cuenta.

Desde IU-Podemos, Txema Fernández se felicitó de que este año se haya modificado la tramitación de las Ordenanzas Fiscales, lo que ha permitido a los grupos hacer sus aportaciones y debatirlas antes, y por las bonificaciones aprobadas. Insistió en la idea de que ningún estudio demuestra que la bajada de impuestos a las empresas atraiga más inversión y más empleo (su apuesta es por la formación, como está ocurriendo en Illescas); y que tampoco hay empleos que digan que bonificar los garajes a las familias numerosas haga que tengan más hijos. IU no está a favor de congelar los impuestos, porque solo beneficia a quienes los pueden pagar, no a quienes van a seguir teniendo dificultades. De ahí que apueste por bajar los impuestos a los trabajadores y subírselos a quienes pueden pagar, como dice la Constitución. Su propuesta era, por ejemplo, subírselo a las compañías eléctricas.

Finalmente, desde VOX, María de los Ángeles Ramos criticó que el Gobierno municipal haya optado por la vía de no fomentar el empleo, ni a las empresas, ni ayudar a las micropymes, pero tampoco ahorrar, «porque hay despilfarro». Toledo en cambio no invierte en infraestructuras, ni atrae empresas. Su propuesta pasa por buscar ahorro, invirtiendo tan solo en empleo, y «no en chiringuitos».