scorecardresearch

«Vamos a utilizar la Tubería Manchega hasta la última gota»

Manuela Lillo / Ciudad Real
-

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural aborda en esta entrevista los grandes retos del sector

«Vamos a utilizar la Tubería Manchega hasta la última gota» - Foto: Tomás Fernández de Moya

¿Cómo prevé que se desarrolle esta campaña de vendimia?

Estamos esperanzados con esta vendimia, pero no solo desde el Gobierno regional, sino desde el conjunto del sector. Tenemos una previsión de cosecha relativamente baja, estimamos un 20% menos que el pasado, en torno a los 23 millones de hectolitros en Castilla-La Mancha. La producción en España también va a ser baja, en principio por debajo de lo 40 millones de hectolitros, y también nuestros competidores tienen previsión de cosecha muy baja. En el caso de Francia es la cosecha más baja de los último 50 años previsiblemente y esto hace que las perspectivas sean buenas. El vino en este momento se está vendiendo bien. Se ha retirado mucho vino en el mes de junio, el último del que tenemos datos, y hemos conseguido el segundo mejor dato histórico en exportación de vino de Castilla-La Mancha en ese mes. 

¿Cómo ve la situación en cuanto a los precios?

Los precios responden al acuerdo entre viticultores y bodegas, tienen que figurar en los contratos y tienen que pagarse a 30 días. Nosotros vamos a estar vigilantes, como siempre, de la mano del sector, y defendiendo los intereses de los viticultores, de los trabajadores del campo y vamos a volver a ser no sólo la superficie de viñedo más grande del mundo, sino la bodega más grande del mundo. Nadie va a poder poner en el mercado más vino y tan distinto como el que va a aportar Castilla-La Mancha un año más. 

Se está haciendo una apuesta por la calidad en los últimos años, ¿qué más haría falta en esa senda?

Se está siguiendo esa senda y a mí me preocupa especialmente que no abandonemos el camino que hemos trazado y desde luego tengo que agradecer el esfuerzo que se está haciendo por parte de las organizaciones agrarias, las asociaciones empresariales y de las bodegas y cooperativas para ir todos por el mismo camino. Al final, el planteamiento que hicimos en el plan estratégico del vino de Castilla-La Mancha está teniendo reflejo en las decisiones que se están tomando, que van todas orientadas a la calidad. Hay tres decisiones que han sido muy contundentes y que avalan ese planteamiento: la limitación de rendimiento productivo por hectárea, la limitación del grado de la uva en la entrada en bodega y la apuesta desde 2015 por nuestras figuras de calidad. Hemos hecho un esfuerzo conjunto y esto se empieza a traducir en resultados muy positivos en el precio. 

¿Se está notando en la DO Valdepeñas la situación de excepcionalidad por la desaparición de la Interprofesional?

En Valdepeñas es verdad que vivimos un momento distinto, resultado del trabajo de todo este tiempo. Lamentablemente, el sector no fue capaz de ponerse de acuerdo para mantener la Interprofesional, creo que se podría haber hecho un esfuerzo mayor, por ambas partes, por la productora y por la elaboradora, y desde luego nosotros hemos estado siempre a disposición de las dos partes. Desde 2016 alcanzamos el acuerdo sobre un decálogo que hoy también tiene efecto en la DO porque ha habido más inversiones por parte de las bodegas y vamos a tener un parque de barricas extraordinario dentro de muy poco en Castilla-La Mancha gracias al esfuerzo de las bodegas y al compromiso que se adquirió poniendo en marcha ese decálogo para aumentar la transparencia y la trazabilidad del vino de esa DO tan importante para nosotros. Estamos en un momento de transición en el cual la Consejería gestiona de manera extraordinaria la DO, que sigue existiendo, y quiero reiterar ese mensaje de tranquilidad para todos y, de hecho, la vendimia se está desarrollando sin problemas ni para los viticultores, ni para las bodegas y quiero dirigirme también a los consumidores porque tampoco lo tiene para ellos. Valdepeñas va a ser, y estamos a punto de que se aplique el decálogo de forma completa, la DO de España que más garantía de trazabilidad da del vino que se elabora. 

¿Se impulsará de nuevo la Interprofesional?

Espero que cuando pase la vendimia podamos sentarnos de nuevo todos en la mesa y el sector vuelva a coger las riendas de la DO. Contará siempre con el apoyo cercano del Gobierno de Castilla-La Mancha, pero creo que es el sector el que debe de trazar los objetivos futuros de la DO después de estos años de tutela directa o indirecta que hemos puesto en práctica desde 2016 y que están dando resultados. Valdepeñas tiene que, de alguna manera, recuperar la normalidad en su funcionamiento, aunque mientras se recupera esa normalidad nosotros estamos garantizando la gestión, con lo cual no hay efecto negativo, sino todo lo contrario porque es la administración la que está pendiente de que se respeten los intereses de todos, particularmente de los viticultores, y también la necesidad de que estén  bien informados los consumidores

¿Se va a avanzar en la información de las etiquetas de estos vinos?

Para mí es una obsesión que los consumidores conozcan bien nuestros productos, que las etiquetas respondan a la realidad y queremos ser los mejores en nuestro país en esto. Valdepeñas va a ser el referente prácticamente antes de que acabe este año dando absoluta garantía de trazabilidad en todos los vinos elaborados en la DO. Ya la tenemos, pero vamos a ir todavía más allá, incorporando una referencia en la contraetiqueta al envejecimiento de los vinos, reserva, gran reserva o incluso crianza, en este caso ya está en vigor en la DO, de tal manera que haya coherencia entre la etiqueta y la contraetiqueta y que seamos los que más información aportamos de nuestro país. 

En ese sentido, ¿cómo cree que afectan las denuncias que están en la Audiencia Nacional a industriales de la DO?

Aquí lo que hay es la confrontación de intereses comerciales. Hay que tener en cuenta que en Valdepeñas operan las dos empresas más grandes del sector vitivinícola en nuestro país, son dos gigantes, no solamente en España, también a nivel mundial. Cuando están presentes empresas tan grandes siempre hay intereses comerciales que chocan y pueden acabar estas cuestiones en los tribunales, pero la garantía para el vino es total y yo espero que Valdepeñas no se vea afectada por estas cuestiones judiciales. De hecho, los datos del año pasado son los mejores de la historia en cuanto a comercialización, en un año muy difícil porque todos recordamos, incluso seguimos viviendo en esa incertidumbre de la pandemia, lo difícil que fueron los meses de la cuarentena y cómo Valdepeñas fue la DO de España que más aumentó sus ventas.  

En materia de agua, ¿cree que la situación del Mar Menor será un toque de atención para cambiar en mayor medida las reglas del trasvase?

Bueno, venimos trabajando en esto mucho tiempo y hemos hecho un trabajo silencioso con el Ministerio para la Transición Ecológica para mejorar algunas cuestiones. Ahora mismo tenemos 40 millones de euros a nuestra disposición en la agencia del Agua para hacer inversiones relativas al agua, pero también al desarrollo rural de los municipios ribereños en el Alto Tajo. Esto es muy importante, una inversión histórica. La inversión más grande por habitante que se va a hacer en la región en esta legislatura será en los municipios ribereños, lo que nos ha permitido ya este año eliminar las cisternas que abastecían a algunos municipios ribereños. También hemos conseguido que cambien las normas del trasvase en un momento difícil, de tal manera que cuando los embalses de Entrepeñas y Buendía estén en nivel 2, el agua a trasvasar pase de 37 a 28 hectómetros cúbicos. 

¿En qué situación está la obra de la tubería a la llanura manchega?

Vamos a poner en marcha el primer tramo de la tubería a la llanura manchega de manera inminente. Previsiblemente en marzo del año que viene estará en marcha la tubería en 15 municipios de la región. Ese agua vendrá para consumo humano al Alto Guadiana y hemos incluido en la planificación hidrológica 36 millones de euros para hacer la siguiente obra importante, que será la que va a garantizar el suministro de agua en el campo de Calatrava.

Mientras tanto, ¿cuál será la solución para Vega del Jabalón?

Vamos a buscar una solución alternativa para que nunca más en el Campo de Calatrava se sufran los problemas de este año en cuanto al acceso al agua mientras no esté hecha la inversión de la tubería. Dicha solución provisional se apoyará en una potabilizadora. Estamos en este momento buscando la solución exacta y la vamos a tener dentro de muy poco tiempo para que el año que viene no haya problemas mientras se está haciendo la obra de la tubería a la llanura manchega. 

¿Cuánta agua se podrá trasvasar con la tubería manchega?

Los 50 hectómetros cúbicos que tenemos garantizados por la tubería a la llanura manchega, por ley, se van a utilizar en el Alto Guadiana. Este es un compromiso que no solo adquiero en este momento como consejero del Gobierno de Castilla-La Mancha, es que realmente es la solución de futuro para los municipios del Alto Guadiana y me atrevo a decir que para los municipios de toda la provincia. Vamos a utilizar la tubería a la llanura manchega hasta la última gota que tenemos asignada por ley.

¿Cuál será el planteamiento para el regadío del Alto Guadiana?

Yo creo que tenemos que cambiar la mentalidad de alguna manera para los agricultores del Alto Guadiana. Es muy importante que llegue el agua a través de la tubería a la llanura manchega porque esa agua superficial que llega es agua que dejamos de extraer de los acuíferos, lo que es bueno para todos. También nos interesa desde la perspectiva del sector agrario que Las Tablas de Daimiel tengan toda su superficie encharcada y vamos a trabajar en ese sentido, ya que se van a comprar derechos en el entorno del parque, lo que está incluido en la próxima planificación hidrológica, vinculada a fondos europeos de reconstrucción. También tenemos que incluir una reserva para la regularización de los pozos de las explotaciones prioritarias en esta zona y en este momento estamos trabajando con el Ministerio para la Transición Ecológica precisamente en esto y medidas como la reducción del rendimiento productivo en la viña o la limitación del grado de la uva en la entrada el bodega ayudan a ahorrar agua. 

¿Habrá un mayor control de las extracciones?

Nosotros estamos en el compromiso de que una vez que se regularicen los pozos tenemos que controlar muy bien la extracción de agua en el Alto Guadiana. La Confederación debe tener los medios adecuados, debe hacer un control ordenado del uso del agua porque es absolutamente imprescindible aportar transparencia y determinación para que se riegue de manera legal y eficiente en toda la cuenca y creo que estamos ante la oportunidad me atrevería a decir que casi histórica y nosotros vamos a trabajar porque en esta planificación hidrológica por fin se resuelva también esta cuestión. 

En relación a la PAC, ¿qué es irrenunciable para la región?

Queremos agricultores y ganaderos que sean sus propios jefes. Somos anejos a un modelo de uberización de la agricultura, nos interesa que haya muchos empresarios autónomos en nuestra tierra que generen actividad, empleo e innoven. Para eso necesitamos un avance para que en Castilla-La Mancha ningún agricultor, por pequeño que sea, se quede atrás y para que se aumente la ayuda media por hectárea. Y yo soy optimista, el primer documento de posición del Ministerio ya refleja una realidad muy positiva para la región. Nosotros vamos a salir bien parados de esta reforma, pero estamos todavía ajustando los detalles para salir todavía mejor parados.