scorecardresearch

Un emotivo Corpus para miles de toledanos

J.S.
-

Miles de toledanos hacen cola en Arco de Palacio para reencontrarse con la Custodia y el Santísimo situados en la Puerta de Reyes. 2021 nos deja un Corpus sin tanto ornato pero lleno de rostros emocionados

Miles de toledanos esperaban en Arco Palacio para acercarse hasta la Custodia. - Foto: Yolanda Lancha

La pandemia ha trastocado por completo nuestras vidas. Y también a las tradiciones. Y el Corpus de Toledo no iba a ser menos. La tradición, -eso que todos conocemos con ‘antigua normalidad’, la buena, la de siempre la de verdad-, marca que la Custodia con el Santísimo procesione por las calles del Casco acompañada por un cortejo de capítulos, cofradías, clero, Cabildo y arzobispo, políticos y autoridades judiciales, militares, policiales y académicas. Sin embargo, este año han sido los toledanos, los fieles, los turistas e incluso los curiosos los que han precesionado delante de una Custodia hierática delante de la Puerta de Reyes de la Primada.

En el año IIde pandemia, las sillas no han sido dispuestas y atadas por la calle Sillería o por cardenal Cisneros. No ha hecho falta. Donde sí se necesitaban era la lonja de la puerta principal de la Catedral donde  Santísimo y la joya de Arfe han estado ‘custodiados’ por el arzobispo, los miembros del Cabildo y un reducido grupo de representantes de los capítulos y cofradías que componen la tradición. La escena, sin duda, tenía algo de ‘portal de Belén’.

El Corpus de 2021 no ha sido, tal vez, el más espectacular de cuantos la ciudad ha celebrado. Pero tal vez sí el que con mayor emotividad han vivido los miles de toledanos que han hecho cola para reencontrarse de cerca con la joya de Arfe y venerar a Cristo sacramentado. Y eso se reflejaba en sus rostros. «Este es un Corpus muy emocional. Se echan en falta bastantes cosas, pero lo importante está aquí: la celebración eucarística, la Custodia, el Santísimo y la Catedral adornada con los tapices de Portocarrero», explica José María, un toledano nacido en el Casco que considera, no obstante, que, «aunque la organización ha sido perfecta, la gente no ha sido muy estricta a la hora de  guardar las normas sanitarias porque se han producido aglomeraciones».

La custodia con el Santísimo quedó instalada hasta las dos de la tarde en Puerta de Reyes.La custodia con el Santísimo quedó instalada hasta las dos de la tarde en Puerta de Reyes. - Foto: Yolanda LanchaEl momento más emocionante, sin duda, se ha producido cuando el arzobispo ha procedido a impartir la bendición. Sin dudarlo, Francisco Cerro, ha querido acercarse a los fieles, tanto a los situados en la zona baja de Arco de Palacio como a los que han visto procesionar la custodia pegados a la fachada de la Audiencia provincial. Un recorrido que el prelado ha realizado entre aplausos como agradecimiento a su cercanía y, por qué no, a su decisión de sacar la Custodia fuera de la catedral para recorrer las pocas decenas de metros que separan la Puerta Llana de la Catedral de la Puerta de Reyes. De hecho, Toledo ha sido la única ciudad de España que ha vivido un Corpus en la calle.

Muchos de los presentes lamentaban que Francisco Cerro, que ya ha celebrado dos Corpus en Toledo, todavía no haya podido procesionar «ni celebrarlo con toda solemnidad». «Le hemos pedido que el año que viene el Señor tenga lo que se merece: salir por todo Toledo», explican unas emocionadas María y Teresa.