scorecardresearch

«Inés Arrimadas nos mintió»

C.S.Rubio
-

Alejandro Ruiz, diputado regional por Guadalajara y hasta hace poco secretario de organización de Ciudadanos en Castilla-La Mancha, lo deja. En esta entrevista explica el porqué de esta decisión sin pelos en la lengua, el clásico «motivos personales»

"Inés Arrimadas nos mintió" - Foto: CARMEN TOLDOS

Alejandro Ruiz, diputado regional por Guadalajara y hasta hace poco secretario de organización del Ciudadanos en Castilla-La Mancha, lo deja. En esta entrevista explica el porqué de esta decisión sin pelos en la lengua, el clásico ‘motivos personales’ no va con él. Apunta directamente a la dirección nacional del partido: vetos, falta de democracia interna y, sobre todo, «falta de materia gris». «Lo ocurrido en Cataluña y Murcia o la falta de previsión en Madrid, nos da ejemplo de que no hay ninguna cabeza pensante al timón».

Ha decidido dejar las Cortes de Castilla-La Mancha y Ciudadanos. ¿Por qué? ¿Y por qué ahora?

El ahora es porque en algún momento tienes que poner la fecha. El porqué son las instrucciones que nos llegan desde el partido a nivel nacional. En concreto, del ínclito Pablo Sarrión -secretario de Comunicación de Ciudadanos en Castilla-La Mancha y muy vinculado con la dirección estatal-, una persona que debería de haber dimitido hace tiempo y que va metiendo la pata allá donde va. El Grupo Parlamentario de Ciudadanos en Castilla-La Mancha es uno de los sitios donde se ha cargado el trabajo hecho.

Todo esto hace que me planteé qué pinto allí y si me estoy realmente ganando el sueldo que me están pagando los ciudadanos con sus impuestos. Llego a la conclusión de que no puedo trabajar como yo desearía y observo, además, como mi presencia genera ciertas disfunciones que afectan a mis compañeros. Toda esta amalgama de situaciones hacen que decida retirarme, para evitar problemas y que surjan bandos dentro del Grupo Parlamentario. Ante todo, mi prioridad es y ha sido Ciudadanos. Lo que he querido con mi decisión es que evitar problemas. 

¿Y deja también la política? Toni Cantó también dijo que volvía al teatro y mire...

El tiempo lo dirá. Yo dejo la política.

Habla de que se le ha vetado. ¿Cuál es la razón? ¿Qué explicación le da el citado Pablo Sarrión para decirle que no puede salir en los medios de comunicación?

Pablo Sarrión a mí ni siquiera me ha dirigido la palabra. En los meses que ha sido secretario de comunicación en Castilla-La Mancha ha tomado decisiones y ha utilizado a los demás para ejecutarlas. 

Todo viene de una conversación con bronca incluida que tuve con Carlos Cuadrado -vicesecretario primero de Ciudadanos hasta hace un par de semanas- donde yo le planteo que no quiero repetir como cargo electo y esto le genera un problema, porque elimina toda capacidad de presión sobre mí. Me convierto en una persona a vigilar. 

Además, en el articulado de los nuevos estatutos de Ciudadanos (aprobados a principios de 2020) se destrozaba completamente a las agrupaciones pequeñas, que son las que tenemos en Castilla-La Mancha, Extremadura, Castilla y León, Aragón… por lo que desde Castilla-La Mancha presentamos una enmienda. Esto se considera un ataque brutal, una deslealtad, y es ahí cuando empiezan las presiones, las llamadas, las amenazas, los malos modos… en definitiva, cuando se me pone en el punto de mira por discrepar. Pero ¡cómo no voy a defender las agrupaciones pequeñas viniendo de Guadalajara y de Castilla-La Mancha!

Este es el origen de la discordia con Carlos Cuadrado, que tiene unos modos ciertamente ásperos, por denominarlos de alguna manera, y que maneja la máxima de ‘o conmigo o contra mí’. Es por ello que cuando se establece el nuevo Comité Regional aquí en Castilla-La Mancha, una de las instrucciones que se da es la de silenciar completamente a Alejandro Ruiz y, también, a mi compañera Úrsula López.

El problema no es que te silencien, a mí no me preocupa que lo hagan si puedo seguir trabajando. El problema es que esto afectó también al trabajo. El señor Pablo Sarrión, además de quitar a las personas que llevaban la comunicación en las Cortes y que lo hacían excepcionalmente bien, también quiso asumir las labores de agenda, y eso determinaba con quién me podía reunir y con quién no. Cuando no puedes hablar, cuando no puedes reunirte y escuchar a los colectivos, cuando no puedes evaluar determinadas proposiciones porque vienen de nacional y las tienes que presentar sí o sí, cuando no puedes modificar algunos textos porque vienen de nacional o del comité regional… ¿Qué pinta un presidente de Grupo Parlamentario que no puede hacer la labor de un presidente de Grupo Parlamentario? Podría haberme quedado, cobrar un sueldo sin trabajar, pero no va con mi forma de ser. Y más viendo como esto creaba situaciones incomodas a mis compañeros, bien por tener que saltarme, bien por ponerse ellos también en el disparadero por reclamar mi presencia. Llegue a la conclusión de que yo era el problema y lo mejor era irme.

La semana pasada cuando anunció su marcha apuntaba que el veto también llegaba a su compañera Úrsula López, por hablar de temas sociales. ¿Estos temas están ya fuera de la línea del partido?

No creo que sea tanto la línea del partido como la línea de Pablo Sarrión, que ya le digo que ha hundido todo lo que ha tocado. Sarrión, en una reunión donde a mí no se me convoca, le dice al departamento de comunicación que aquí estamos para ganar votos, no para luchar por los castellano-manchegos. Una auténtica barbaridad que cae como un jarro de agua fría para los que estaban allí. La gente de Ciudadanos-CLM somos idealistas, estamos ahí para luchar por el bien de los castellano-manchegos, no pensando en los votos. 

Afortunadamente creo que Pablo ya no está, no sé si volverá, y me consta que mis compañeros siguen en la línea de luchar por los castellano-manchegos. Estamos para mejorar la vida a nuestros vecinos y el voto es la consecuencia.

Insisto en el caso de su compañera Úrsula López, ¿por qué se le ha vetado a ella?

Eso habría que preguntárselo a Pablo Sarrión. Considero que es un error. Úrsula es médico de Atención Primaria, coordina un centro de salud y está batallando contra el Covid como la que más, lo que le hace tener información de primera mano sobre todo lo que está pasando. 

Además, es quien está llevado a las Cortes las propuestas más sociales, más coherentes y que más van a ayudar a los castellano-manchegos. Si tiene curiosidad, tire de hemeroteca y vea sus propuestas, que van desde la salud mental a lactancia materna, pasando por el estado de los hospitales o la situación de la profesión médica. La presencia de Úrsula ha sido un soplo de aire fresco. Ha sido un lujo compartir escaño con ella. 

Apunta a Carlos Cuadrado, hasta hace poco número tres del partido, pero este acaba de dar un paso atrás dentro de la dirección tras lo ocurrido en Murcia.

Es mentira, no salido. Ha sido todo un maquillaje, sigue manteniendo su responsabilidad en el partido. Carlos Cuadrado tendría que haber dimitido con Albert, porque fue su director de campaña y Pablo Sarrión llevó la comunicación. Cometieron gravísimos errores en la gestión de aquella campaña. El que dimitió por lealtad fue Fran Hervías, que no participó en la campaña.

Han metido la pata en Cataluña, empezando por el cambio ilegal de la portavoz y candidata, que era Lorena Roldán, y no han asumido sus errores. Y tampoco han dimitido por la cagada máxima de Murcia, que evidencia que son unos novatos políticos y unos pardillos de primer orden.

 ¿Cómo ve lo que está pasando en el partido a nivel nacional? 

Voy a diferenciar lo que es la dirección del partido de lo que son las bases. Las bases son gente comprometida, ilusionada, que está aguantando los desplantes de la dirección. 

Inés nos mintió. Nos vendió un partido más participativo, más transparente, donde se protegería más al afiliado y a las agrupaciones. Cual es la sorpresa cuando la reforma estatutaria del partido se la guisan y se la comen entre Carlos Cuadrado y Betancor, que yo que era el portavoz de estatutos ni siquiera la veo, y vemos que es un ataque directo a las pequeñas agrupaciones. 

No se ha convocado el Consejo General, ni la Asamblea, no se ha creado el órgano de opinión que se iba a crear con las agrupaciones y los organismos territoriales, la ejecutiva se ha visto reducida a a tres personas… Todo esto es muy grave, nos muestra un partido con una dirección tiránica. No se permite la discrepancia. 

Ciudadanos es hoy un partido más opaco y está gobernado por una más que evidente falta de materia gris. Lo ocurrido en Cataluña y Murcia, o la falta de previsión en Madrid, nos da ejemplo de que no hay ninguna cabeza pensante al timón o, como mucho, que la persona que dirige ahora mismo los designios de Ciudadanos es Iván Redondo.

Frente a la deslealtad que se ha comprobado en Murcia, rompo una lanza en favor de mis compañeros de Castilla-La Mancha, que van a ejercer lealtad institucional que se espera de ellos.

Ciudadanos-CLM apostó por el proyecto de Arrimadas, se la apoyó masivamente en las primarias, ¿fue un error?

Apoyamos a Inés, e Inés nos engañó. 

¿Ciudadanos está abocado a integrase en el PP?

Yo espero que no, creo que sería un error integrase en el PP. Tampoco me integraría en el PSOE. 

En España se comete el error de plantear la política en negativo. No vendemos nuestros valores, sino que lo que hacemos es evitar que salga el otro, generar miedos. Cuando los señores de Podemos decían que había que unirse para echar a Rajoy, desde Ciudadanos decíamos que era un error. Pues lo mismo con Pedro Sánchez, no te puedes integrar en el PP para echar a Pedro Sánchez. Echar a Pedro Sánchez será consecuencia de sus políticas.

El bipartidismo es uno de los grandes males que tiene España y la polarización ideológica es nefasta. Ya nos llevó a una guerra civil y ahora nos lleva a una guerra encubierta. No es una guerra civil, pero sí es una guerra mediática, económica... A los partidos les interesa la polarización porque viven de ella. Al PSOE y a Podemos les interesa Vox y al PP y a Vox les interesa Podemos. El mayor aliado de Ayuso es la candidatura de Iglesias, es quien más votos le va a dar. 

En España es muy necesario un partido de centro, social, democrático y liberal, pero evidentemente no puede estar dirigido por las personas que dirigen ahora Ciudadanos. No sé si son de centro, ni si son liberales, a nivel interno lo que han demostrado es que no son demócratas.

¿Como está la relación con el Grupo Parlamentario?

Ellos han aceptado mi salida. Entiendo que los tiene que afectar. Sigo considerando tanto a Carmen como a David mis amigos. Carmen es la mejor líder que el partido puede tener en la región y cuando haya elecciones, si Carmen se presenta, tendrá mi voto. Creo que es la persona apropiada para llevar el partido a buen término. Es cierto que le queda mucho camino por hacer y que tiene que tirar de autoridad, se lo he dicho muchas veces, pegar un puñetazo en la mesa y echarse el partido a las espalda. 

¿Su decisión ha sido consensuada dentro del Grupo?

Carmen lo entiende, lo hable con ella hace tiempo. Sabe, como el resto de mis compañeros, que me tienen a su disposición. 

Las últimas encuestas apuntan que en Castilla-La Mancha Vox entraría en las Cortes y Ciudadanos se quedaría fuera. ¿Cómo lo ve?

Es una mala noticia que partidos como Podemos o Vox tengan tanto enganche, al final tendremos que asumir que tenemos una sociedad polarizada, donde la gente está a gusto viviendo en el conmigo o contra mí. Es un error que nos lleva a planteamientos destructivos.

El nivel de la clase política ha bajado mucho. El señor Iglesias es un esperpento de sí mismo, que ha venido a la política para mejorar su vida y la de su mujer y se ha olvidado del resto. Y el señor Abascal es una contradicción en sí mismo también, un militarista que no ha echo la mili, que abraza las normas del catolicismo estando divorciado y viviendo con pareja y que ataca la estructura de los partidos y lleva viviendo de ellas desde que era pequeño. Son unos sinvergüenzas que dan imagen de la calaña que abunda en la clase política. Si esto lo complementas con un mentiroso patológico de presidente del Gobierno, con los nacionalistas campando a sus anchas y con un señor como Otegui influenciando en la política de Interior, te das cuenta de la situación que hay en España.