scorecardresearch

«Gutiérrez no es el líder que solicitábamos los alcaldes»

J.M.
-

El alcade de Gálvez y presidente del grupo popular en la Diputación de Toledo asegura que echa en falta que el «presidente de la Diputación se haya puesto al al frente en muchos de los problemas de la provincia»

«Ha venido mucha gente. Es fundamental que se empadronen» - Foto: David Pérez

Manuel Fernández lleva media vida de alcalde. Y es real. Asumió el cargo con 28 años, y sigue. Ha cumplido 26 años como máximo representante Gálvez, municipio de los Montes de 3.000 empadronados.  Ejerce también como presidente del Grupo Popular en la Diputación.

¿Cómo se encuentra Gálvez tras la Covid-19 y ‘Filomena’?

No solo en Gálvez sino en todos, porque hablo todos los días con alcalde, la situación ha sido en el último año y medio dura, durísima. Sobre todo para los responsables municipales. Empezamos por la Covid, luchando contra algo que no sabíamos cómo había que combatirlo. Echando mucha imaginación. Haciendo cosas que muchas veces no sabíamos si eran efectivas o no. Desinfectar calles, colegios, edificios públicos. Los concejales y el alcalde hemos hecho la compra a muchas familias, hemos repartido mascarillas, sacándolas como en tiempo de guerra. Y rezando todos los días por que viniera la vacuna. Tuvimos la suerte de que no entró el Covid en la residencia de la tercera edad por lo férreos que estuvimos y por la suerte. Y por la Virgen de los Dolores, que nos ayudó. Tras estar vacunados, es muy difícil controlarlo y hemos tenido casos en la residencia. Porque los abuelos quieren salir al cumpleaños de los nietos y comer y cenar con sus hijos. La cosa más normal. Si tuviera a mi padre en una residencia vacunado, iría a por él. Los mayores necesitan mucho cariño. Son los que peor lo han pasado, junto con los niños.

Y también Filomena.

Sufrimos una nevada que nadie había conocido, donde los medios eran los que teníamos. Nos gastamos un montón de dinero para hacerla frente. Echamos más de 60.000 kilos de sal. Porque había que dar una respuesta. Hemos tenido un año complicado, y para colmo, en la comarca, la DANA. Muchas familias se han quedado sin hogar. Hemos tenido la suerte de que, en el casco, no nos ha tocado mucho. Tuvimos unas pequeñas incidencias el 31 de agosto por la noche, el último día de las fiestas. Doy gracias a Dios por no haber tenido el gran problema de Guadamur, Polán, Argés o Cobisa. Los que lo han sufrido han sido familias. Como alcalde, me afecta mucho.

¿Cómo ha afectado económicamente esta coyuntura?

Todo se paró. Muchas de las inversiones se han parado. Poco a poco se va activando. Vamos a tener que seguir viviendo con el Covid con todas las medidas que tengamos. En Gálvez, tenemos vacunados hasta los chicos de 12 años. Va a ser el pan nuestro de cada día el que salga algún brote mientras las vacunas no se perfeccionen. O mientras no haya la tercera dosis. No soy epidemiólogo, pero acabar con el Covid va a ser a base de vacunas. Económicamente, poco a poco la gente se va animando. Los autónomos y los trabajadores lo han pasado mal. Hemos hecho esas medio fiestas con pequeñas actuaciones culturales para que la gente fuera a las peluquerías o a las carnicerías. Era un orgullo que la hostelería sirviera 200 o 300 menús de cena con todas las mesas llenas. Tenemos que hacer todo lo que podamos desde el Ayuntamiento de apoyo a autónomos y trabajadores. En Gálvez, llevamos 10 años congelando los impuestos, un pueblo que no tiene plusvalías, que tiene el 0,4 de IBI. Intentando hacer políticas de no subir impuestos y de ayudar al ciudadano. Hemos presentado unos presupuestos de ayuda al ciudadano y de inversiones porque hace falta renovar instalaciones, sobre todo dar servicios. El futuro de los pueblos está en los servicios. Mientras no se apliquen políticas fiscales y de empleo, no por parte de los alcaldes, sino por otras administraciones, el futuro de los pueblos será complicado.

¿Se han visto muy alterados los planes de inversiones para Gálvez?

Las circunstancias mandan. Echamos 60.000 kilos de sal. Yo estaba echando la sal y pensaba: esa calle la tenemos que repavimentar. Para los ayuntamientos ha sido un hándicap importante para otras inversiones. Me hubiera gustado seguir este año con la canalización de arroyos. Será para el próximo año. Hemos puesto en marcha ayudas a pymes, autónomos y reactivación de económica.

¿Cómo ha vivido Gálvez el trasiego de población tras la Covid?

La población de Gálvez ha sido siempre más o menos constante. Ha venido mucha gente a vivir de la ciudad, que poco a poco lo iremos viendo en el padrón. Y haremos campaña de empadronamiento porque la gente que viene de Madrid cree, no sé si será cierto, que tienen mejor sanidad en Madrid. Y les cuesta cambiarse a CLM. Es fundamental que se empadronen.

¿Qué valoración hace del mandato de la Diputación y en qué le gustaría que se apoyara en los pueblos?

Soy un hombre de llegar a acuerdos, de consenso. No soy un hombre de chanchullos. Creo que el ciudadano quiere que los grandes partidos lleguen a acuerdos. Todo lo que sea beneficio del ciudadano y de la provincia, lógicamente, lo voy a apoyar. Hemos votado a favor de los presupuestos de la Diputación. Pusimos sobre la mesa unos criterios fundamentales para que la Diputación tuviera sentido. En primer lugar, que el reparto fuera justo. Estábamos en una Diputación del siglo XIX, donde el presidente daba dinero a criterio de la ideología política. Llegamos a un acuerdo con el PSOE que espero y deseo que se siga cumpliendo. El reparto se hace linealmente. Es el gran éxito del grupo de la Diputación poder consensuar que las subvenciones vengan regladas hasta el día de hoy.

¿Qué echa en falta en la Diputación?

En el equipo de gobierno hay dos o tres diputados que manejan la Diputación, los demás se dedican única y exclusivamente a levantar la mano. O a decir qué hay de lo mío. Sí echo en falta que el presidente de la Diputación se haya puesto al frente en muchos de los problemas de la provincia. Tendría que haber sido el líder que solicitábamos los alcaldes. En la pandemia, tuve una conversación con él, avisándole y le dije que previniera ciertas cuestiones. Tenía que haber habido más personal para haber ayudado a esa desinfección. Le propuse hacer una oficina central de compras para distribuir todo el material que hubieran necesitado los pueblos y los vecinos para tener esas mascarillas o geles. Con ‘Filomena’ se volvió a actuar tarde. Repartieron 200 kilos de sal, que era para hacer ensalada. No nos dio para más. Tendrían que haber traído 200 ó 300 camiones, que no es dinero. Tendría que haber contratado maquinaria. Le ha faltado liderazgo para haber afrontado muchos problemas que él, como alcalde al igual yo, teníamos. Es muy fácil ser presidente de la Diputación. Tienes que aplicar tus necesidades a la provincia.

¿Qué acciones concretas hacen falta?

Hace falta un plan director de turismo rural en la provincia. Por ahí puede venir la creación de muchos puestos de trabajo y la creación de muchas empresas de turismo. La Diputación debe ponerlo en marcha con agentes sociales, empresarios, hosteleros... Que, independientemente de quien gobierne, se lleve a cabo. Que se recuperen albergues como Piedraescrita o una inversión que es absurdo que hayan tapado y denostado tras más de 1,5 millones como ‘Ciudad de Vascos’. Para revitalizar una zona de la comarca de Talavera. Si no le gusta el proyecto que puso en marcha Arturo García-Tizón, cámbielo, pero aprovéchelo. Me parece estupendo que no quiera el barco. Transforme el proyecto, pero aprovéchelo para la comarca. Se hizo demagogia con ‘El Borril’. Se pueden hacer muchas cosas, ahora está prácticamente abandonado.