scorecardresearch

Sánchez garantiza que no liberará etarras a cambio de los PGE

EFE
-

Casado acusa al Gobierno de "blanquear" a EH Bildu y emplaza al presidente del Ejecutivo a responder por qué ha dejado atrás a las víctimas del terrorismo al acercar a cárceles del País Vasco a un centenar de presos con delitos de sangre

El presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, interviene en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados - Foto: Eduardo Parra Europa Press

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha garantizado este miércoles al líder del PP, Pablo Casado, que no liberará a presos etarras a cambio de que EH Bildu permita que se apruebe el proyecto de ley de presupuestos del próximo año.

En la sesión de control del Congreso, Casado se ha hecho eco de las palabras del dirigente de EH Bildu Arnaldo Otegi en las que, según publica El Correo, en un acto con militantes en Eibar y tras leer la declaración de la izquierda abertzale en las que lamentaba el dolor de las víctimas del terrorismo, dijo que "si para que salgan los 200 presos (de ETA) hay que votar los presupuestos, los votaremos".

Ante la pregunta del líder del PP si eso va a ocurrir y sus acusaciones al Gobierno de "blanquear" a EH Bildu, el jefe del Ejecutivo ha respondido con "un no rotundo" a que vaya a liberar etarras para garantizarse los presupuestos y ha reprochado a Casado que en el día del décimo aniversario del fin de ETA haga esas acusaciones y no celebre la victoria de la democracia.

El dirigente popular ha recordado palabras de Sánchez en campaña en las que dijo que con Bildu "no se pacta nada" y le ha emplazado a responder por qué engañó a los ciudadanos.

Cree que el presidente del Gobierno ha dejado atrás a las víctimas del terrorismo al acercar a cárceles del País Vasco a un centenar de presos con delitos de sangre.

"No se puede pactar y blanquear para seguir en el poder a los que justifican el asesinato de 850 inocentes (...) A ETA la derrotaron las fuerzas policiales y el Poder Judicial, no las cesiones de Zapatero a Otegi", ha afirmado.

En esa línea, ha proseguido: "Otegi no es un hombre de paz, sino un terrorista que secuestró a nuestro compañero Javier Rupérez y que intentó asesinar a Gabriel Cisneros".

Tras esos comentarios es cuando ha preguntado a Sánchez si va a sacar de la cárcel a 200 terroristas para que EH Bildu le apoye los presupuestos.

De la misma forma, ha pedido que diga si defiende las palabras de Otegi sobre Felipe González en las que le instó a reconocer que él organizó los GAL.

Para Casado, lo que debe hacer EH Bildu es condenar a ETA, acabar con los homenajes a criminales y colaborar con la Justicia para esclarecer 300 asesinatos.

"Debe romper con Bildu hoy mismo. A ellos no les debemos nada. A las víctimas, todo, memoria, dignidad, verdad y justicia", ha apostillado.

Sánchez ha afirmado que el PSOE nunca ha utilizado el terrorismo cuando existía ETA y no lo va a hacer tampoco ahora.

"Celebramos el décimo aniversario del fin de la violencia, que es un éxito de la democracia", ha recalcado antes de recordar, no obstante, la labor de Zapatero, del que fuera ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba y del exlehendakari Patxi López.

Ha dicho no entender por qué la derecha no siente lo conseguido como una victoria y siempre traslada "una visión amarga de uno de los grandes logros de la democracia española".

"Simplemente el hecho de que usted lo plantee -ha agregado-, me llena de dolor porque sabe perfectamente cómo funciona el estado de derecho en España, y lo que impera es el imperio de la ley"

Antes de referirse a las declaraciones de Otegi, Casado ha lamentado que frente a la afirmación de Sánchez de que no va a dejar a nadie atrás, "no está dejando a nadie en pie" porque sube la cotización de autónomos, los combustibles, la luz y va a poner peajes en las carreteras.

Le ha reprochado también que incumpla la Constitución y pretenda reformarla "para contentar a los separatistas", comentario tras el que ha preguntado a Sánchez "si con la que está cayendo en España estamos para referendos".

A su juicio, la Constitución es la solución, no el problema, y no hay que reformarla, sino que basta con cumplirla.

"Si usted se pone del lado de los que la atacan en vez de quienes la acatamos, se le cae la careta de socialdemócrata moderado que ya no se cree nadie", ha añadido antes de lamentar que en el 40 Congreso socialista y tras tres años de Gobierno, solo pueda ofrecer para el futuro de España derogar la reforma laboral y la ley mordaza y acabar con la prostitución.

Casado ha preguntado al presidente del Gobierno "si cree que estamos aquí para hablar de la prostitución tras las subvenciones del PSOE andaluz gastadas en burdeles".

Sánchez ha reiterado su objetivo de lograr una recuperación económica justa, algo que cree que están avalando los datos de empleo y a lo que contribuye el ingreso mínimo vital.

 

Los ministros evitan responder a Otegi

Cuestionados por los periodistas, los ministros de Sánchez han evitado responder a lo dicho por Otegi, con la salvedad de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que sostenido que en la negociación presupuestaria solo habla de números, como con el resto de partidos.

Además, en el hemiciclo y ante una pregunta de Jon Iñarritu (EH Bildu), la ministra de Justicia, Pilar Llop, ha cargado contra los homenajes a etarras, que ha calificado de "humillación" para las víctimas y para los demócratas, en la línea de lo dicho ayer por la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, que exigió el fin de estos actos y que la izquierda abertzale pidiera perdón.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha recalcado además que la Policía y la Guardia Civil siguen trabajando en esclarecer los crímenes de ETA pendientes de resolver.

Fuera de los focos, fuentes del Gobierno reiteran que la política penitenciaria no ha sido ni será parte de la negociación de los presupuestos y agregan que la izquierda abertzale nunca ha llevado esta reivindicación a este diálogo.

En el seno del Ejecutivo enmarcan las palabras de Otegi en un mensaje a los suyos, al igual que el PNV, acostumbrado a que el líder abertzale module su mensaje. Para Joan Baldoví (Compromís) lo dicho por Otegi es desafortunado.

En cambio, el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha apoyado el acercamiento de presos, que a su juicio supone cumplir con la ley y acabar con un "doble castigo" y ha apuntado que las charlas con la militancia deben mantenerse en la privacidad.

Entre tanto, la bancada de EH Bildu se ha mantenido en silencio. No ha querido hablar el diputado Oskar Matute al ser preguntado por los medios y tampoco Iñarritu.

El aniversario de fin de la violencia etarra ha evidenciado además la lejanía entre los grupos respecto a un hito que, coinciden en este aspecto, es una victoria de la democracia y el estado de derecho.

Sánchez ha alabado la labor del entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de quien fuese ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba y del exlehendakari Patxi López y ha acusado la derecha de dar una "visión amarga de uno de los grandes logros de la democracia española".

Casado en cambio ha sostenido que a "a ETA la derrotaron las fuerzas policiales y el Poder Judicial, no las cesiones de José Luis Rodríguez Zapatero a Otegi" y el líder de Vox ha reprochado al expresidente del Gobierno Mariano Rajoy que como líder de la oposición "también estuviera en el ajo" en favor de las conversaciones para el cese del terrorismo de ETA.

Las diferencias entre los partidos y respecto a la condena de la banda terrorista ha impedido que el Senado apruebe una declaración institucional por el aniversario del fin de ETA, como propuso el PSOE, y el mismo camino seguirá, salvo sorpresas, el texto propuesto por los populares en el Congreso.

En medio de esta tensión, la inminente renovación de los órganos constitucionales pactados entre PSOE y PP -el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas, el Defensor del Pueblo y la Agencia de Protección de Datos- ha pasado a un segundo plano, aunque ambos partidos mantienen una interlocución fluida.