scorecardresearch

"España tiene muy mala relación con su pasado"

Magdalena Tsanis (EFE)
-

El realizador presenta 'Madres Paralelas', su película «más política» con la que reivindica la «deuda moral» de la sociedad con las familias de los desaparecidos durante la dictadura, con la mujer, nuevamente, como principal protagonista

"España tiene muy mala relación con su pasado" - Foto: José Oliva

Si hay una idea que vertebra la filmografía de Pedro Almodóvar es la de libertad, pero en Madres paralelas, un drama sobre la «maternidad imperfecta», el cineasta redobla su compromiso político aportando su grano de arena a saldar la «deuda moral» de España con los desaparecidos de la Guerra Civil. «España tiene muy mala relación con su pasado, es intrínseco a nuestra cultura», aseguró ayer, considerando «más que oportuna» la Ley de Memoria Democrática que el Gobierno envió al Congreso en julio pasado y aún pendiente de aprobación.

Madres paralelas, que llega el próximo viernes a los cines, gira en torno a la relación entre dos mujeres que coinciden dando a luz en el hospital. Una de ellas, la que interpreta Penélope Cruz, tuvo un bisabuelo fusilado al principio de la guerra y se involucra en encontrar sus restos.

La maternidad y la memoria histórica parecen dos temas difíciles de unir, ¿por qué quiso hacerlo?

La idea con que empecé a escribir fue la de las dos madres y la cuestión de la memoria histórica es un tema que siempre me ha rondado y nunca había conseguido meter en una película. Me parecía que si el personaje de Penélope buscaba a su bisabuelo encajaba el tema.

¿Considera que Madres paralelas es su película más política?

En todas mis películas hablo de la libertad, que es un elemento político, pero esta es la más claramente política. España tiene muy mala relación con su pasado. La sociedad tiene una deuda moral enorme con las familias de los desaparecidos que están en cunetas o fosas y cuanto antes se pague esa deuda, mejor. 

¿Qué le parece el proyecto de Ley de Memoria Democrática?

Es más que oportuna, es necesaria porque por fin pone las fosas en manos de la administración. Hasta ahora las que se han abierto ha sido por ayudas de particulares, voluntariado y deben ser las instituciones quienes se hacen cargo.

En la película hay una alusión directa a Mariano Rajoy...

Pongo esa frase terrorífica de Rajoy, cuando presumió de que los Presupuestos Generales destinaban cero euros a la memoria histórica porque me parece inaudito que alguien, incluso aunque lo piense, lo diga.

La maternidad es un tema recurrente en sus películas, pero aquí habla desde una nueva perspectiva, las madres imperfectas.

Para mí han sido madres más complejas. Que una madre pueda decir «yo es que no tenía instinto materno» es muy duro de reconocer y más duro aún decirlo y ser consciente de que eso ha sido fatal para tu hija, como hace en su monólogo Aitana.

También habla de la amistad entre mujeres, ¿qué tiene de particular?

He creído siempre mucho en la fuerza de la amistad entre mujeres, la sororidad. Esa sensación de hermandad femenina la he visto a lo largo de mi vida y es algo que me gusta que esté presente en mis películas.

A través del personaje de Milena Smit aborda el modo de relacionarse las nuevas generaciones. ¿Qué le interesaba?

Todo lo que tiene que ver con la sexualidad de los jóvenes, su primer contacto con el sexo es a través del porno y eso hace que las primeras relaciones sexuales tengan como modelo lo que han visto en la pornografía. Me parece tremendo.

El personaje de Milena, esa madre adolescente, viene de ese tipo de orgías juveniles en que no saben muy bien lo que están haciendo y corresponden a modelos que crean situaciones muy complicadas.

Se diría que hay ecos del caso de La Manada...

Sí, da terror ver que La Manada de Sanfermines se ha repetido en diferentes lugares y el hecho de que sea un grupo es tremebundo, todo lo que se haga para concienciar a la gente sobre ese hecho y que la justicia haga su trabajo es muy importante.