Nada particular

Jesús Morales


Mondas-Las Mondas

13/04/2021

En un medio se han empeñado en mutilar el nombre de las fiestas talaveranas, ‘Las’ Mondas dejándolas en unas ‘mondas’ que han pasado así a perder su plural significado a una fiesta que no ha sido nunca; y es que eso es lo importante de esta tonta extirpación de número porque las fiestas de Las Mondas no son una celebración abstracta, ni una sola fiesta sino  unas celebraciones que llevan  su artículo; no ha sido sólo allí donde escuché la sandez, sino que la oí en boca de un concejal talaverano, poniendo así la guinda de tal cutrez.
‘Mondas’ no significa nada porque esta fiesta consiste en un grupo de fiestas, que van desde las flamantes ‘Mondillas’, entrañable celebración para los pequeños que ha impuesto la imaginación de Ángel Ballesteros para que los talaveranos más jóvenes incorporen esta seña de identidad a sus experiencias y entiendan desde pequeños la importancia de las  celebraciones desde el intercambio de bastones hasta El Leño Florido, el cortejo del Carrito etc.
Las Mondas, es un poco arduo volver a repetirlo, son unas fiestas importantísimas estudiada desde hace muchos años por antropólogos y especialistas estudiosos en la materia por lo que tiene de antiguo y casi de fósil de una celebración pagana, nada menos que anterior al cristianismo por mucho que actualmente estén ligadas a la Virgen, a la Virgen del Prado para ser más exactos. A pesar de lo que un día escuché al despectivo y displicente  Tizón.
No entiendo esto, sé de la tendencia lingüística  a ahorrar, pero es que no hay ninguna razón que justifique esta mutilación si sentido. Cada cual es muy libre de expresarse como guste, pero es una fiesta muy importante por el significado que tiene en toda la comarca de Talavera y es conveniente no toquetear cosas importantes y dejar los caprichos y las modas sin fundamento. Sabemos que los nombres de las cosas no son antojos y que en el continente está el contenido. Llamemos  a las cosas por sus nombres y dejemos tranquilas a Las Mondas sin cambios tontos.