scorecardresearch
Miguel Trinidad

Mano a Mano

Miguel Trinidad


El momento del Ave Fénix

01/10/2021

El CD Toledo tendrá este domingo ante el CD Marchamalo en el Salto del Caballo una auténtica final y eso que será primeros de octubre. El terrible comienzo de temporada, con 0 puntos de 12 posibles, ha dejado en la cuerda floja a jugadores y cuerpo técnico en una temporada que se preveía ilusionante y que aún se está a tiempo que pueda ser así.
Los toledanos deben renacer como el Ave Fénix y convertir estas cenizas iniciales en cimientos para el futuro en esta categoría. Para ello deben recapacitar sobre el planteamiento actual y cambiar de táctica tanto dentro como fuera del terreno de juego. El equipo necesita recuperar su identidad y ser dominante, crear juego y ser más valiente, ya que en las ocasiones que ha decidido resguardarse demasiado, se le ha visto mucho las costuras.  
Tiene una plantilla muy capacitada para este fin, pero quizás los planteamientos de partido no hayan sido los más capacitados para su estilo real de juego jugador por jugador. Los números están ahí, el inamovible sistema de juego con un solo punta y extremos pegados a la cal tan solo ha funcionado con balas de fogueo por el momento y cambiar hombre por hombre sin modificar su posición solo hace ver que por muchos delanteros que puedan jugar a la vez, si no están en el área...
La creación de juego debe sustituir a las moralinas y derroches de testosterona que buscan crear un enemigo imaginario como culpable de todos los males. Cuando los niveles físicos y psicológicos no se encuentran en la misa onda o nivel se debe intentar la equiparación en la bajada de pulsaciones y la tranquilidad no en subirlas al borde del infarto. Sin cabeza fría la confianza no llegará y ese estado solo llega con la elaboración y el cuidado de la pelota sin llegar al ‘guardiolismo’ extremo.  
Tanto la cúpula del club como el cuerpo técnico con Diego Merino a la cabeza han debido de llegar a la misma convicción tras varias conversaciones y para este domingo se espera ver a un CD Toledo diferente, renacido, mandón y que someta al contrario porque tiene jugadores para ello y en el banquillo también, aunque no hayan disputado ni un solo minuto.
A día de hoy, el equipo ha perdido hasta el comodín del público y solo puede recuperarlo con una victoria y que convenza a su comunidad, de no ser así, de no renacer, la naturaleza seguirá su curso, y en el mundo del fútbol ya sabemos cuáles serían los siguientes pasos que llegarían.