El ingreso mínimo vital llegará a 10.000 familias en breve

L.G.E.
-

La consejera de Bienestar Social avanza que el objetivo para 2021 es llegar a las 40.000 y sacar una ayuda complementaria en la región para quien se quede fuera o situaciones de emergencia

El ingreso mínimo vital llegará a 10.000 familias en breve - Foto: Yolanda Lancha

La gestión del ingreso mínimo vital está afrontando en estos meses un escollo burocráctico. Se recibió una avalancha de solicitudes, la Junta todavía no ha podido trasvasar toda la información al Ministerio para cumplir con los requisitos legales de protección de datos y además se tienen que adaptar los sistemas informáticos. Con todo, la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, dice que los mecanismos se están engrasando y que semana a semana el Gobierno de España les informa de un aumento significativo de familias que cobran esta renta básica.
«Es cierto que va un poco más despacio de lo que esperábamos en el Gobierno de España», reconoció ayer, «pero creo que dentro de poco se van a incorporar todas las personas que lo necesiten». Precisó que en estos momentos están percibiendo ese ingreso 5.700 familias, pero que espera que sean 10.000 «en breves fechas». Y para el año que viene se han fijado el objetivo de alcanzar las 40.000.
Sánchez aclaró que no se han cortado las ayudas que había en Castilla-La Mancha. Expuso que los que percibían el ingreso mínimo de solidaridad lo seguirán cobrando hasta que se incluyan en el sistema del ingreso mínimo vital. «Tienen ese derecho adquirido», precisó, «no se incorpora más gente porque lo que vamos a facilitar es que se incorporen al ingreso mínimo vital». Además recordó que hay 1,5 millones para ayudas de emergencia social y otros 15 por la situación excepcional del Covid.
La consejera también avanzó que quiere que en esta semana se saque a información pública un decreto para unificar las prestaciones económicas que dan a las familias en Castilla-La Mancha, incluyendo por ejemplo las de familias numerosas o viudedad.
En ese contexto, adelantó que quieren crear una ayuda complementaria al ingreso mínimo vital. No sería una renta básica, porque para eso ya la da el sistema estatal recientemente creado. Explicó que sería una ayuda para quien está en espera de recibir ese ingreso mínimo vital, para quienes se quedan fuera o incluso para quienes lo están cobrando pero tienen que afrontar una situación de emergencia por una catástrofe natural o un accidente.  «Ya estamos trabajando con el equipo técnico en esta Consejería», avanzó, «vamos a ir muy rápidos».