scorecardresearch

Las vacas del 'Vaquerito' tres años después

Dominguín
-

Durante una semana, La Puebla de Montalbán vive sus fiestas en la calle alrededor de las sueltas de vacas que llevaban sin celebrarse desde julio de 2019. La tradición se remonta al siglo XV, donde su plaza mayor viene acogiendo festejos taurino

Las vaquillas son una tradición muy arraigada en la localidad. - Foto: Rafael del Álamo

Quien lo iba a decir en La puebla de Montalbán, una tradición centenaria y arraigada que llevase casi tres años sin celebrarse. Desde aquel mes de julio de 2019 donde pueblanos y visitantes vivieron sus últimas vacas del 'Vaquerito'. Ahora están esperando al quince de julio, el calor recorre la geografía provincial y los festejos taurinos vuelven a prodigarse por todas las localidades que continúan con su tradición ancestral. El máximo exponente estos días es La Puebla de Montalbán, ha vuelto a programar una semana de fiestas, no sin antes algún que otro sobresalto popular, para que todo se paralice y los vecinos y visitantes disfruten en la calle de las grandes fiestas en honor al Cristo de la Caridad. Quiere la tradición que gran parte de estas celebraciones se celebren en torno a su plaza porticada y calles aledañas donde se encuentra instalada una rústica empalizada que acoge una semana de festejos taurinos.

Estos días rememoran eventos que están datados en la villa desde hace centenares de años. La historia taurina de La Puebla de Montalbán está focalizada a lo largo de las épocas en la Plaza Mayor, la cual, amparada por los soportales del siglo XVI entre los que sucedieron paisajes de lo más destacado de la edad de oro de la novela y la picaresca española presidida por la iglesia de Nuestra Señora de La Paz y El Palacio de la Duquesa de Osuna se desenvuelve un entorno único en nuestra provincia.

Todo ello se remonta a los siglos XV Y XVI cuando se sucedieron los primeros festejos taurinos en esta porticada plaza de la localidad pueblana, observadora ella al largo de la historia y siendo testigo de los sucesos más importantes de la tauromaquia en la localidad.

Posteriormente durante las décadas siguientes, se ha podido vivir la celebración de numerosas novilladas durante dos fechas claves, La Virgen de la Paz que se celebra a finales del mes de enero y las Fiestas Patronales en honor al Cristo de la Caridad, conocido como el 'Vaquerito', celebradas en el mes de julio.

Ya en pleno siglo XX y debido a la influencia taurina de la duquesa de Osuna en la localidad, se celebraron números festejos y festivales a los que acudieron figuras del toreo de la talla de Manolo González, Luis Miguel Dominguín, Antonio Bienvenida o Gregorio Sánchez.

De la mano a la tradición taurina de festejos mayores, se desarrolla en La Puebla de Montalbán la suelta de la vaca, donde las distintas reses, recorren cada año las calles de la localidad toledana siendo saltadas, recortadas, toreadas por mozos, espontáneos, maletillas en busca de una oportunidad que hacen las delicias de los aficionados pueblanos.

Aunque si por algo es conocida su tradición taurina es por 'la vaca enmaromada', tradición mantenida desde haces siglos donde los mozos trasladan a la vaca desde las distintas zonas del recorrido tirando de una cuerda. Estos hechos son fundamentales como base de la pirámide taurina pues no se entendería la tauromaquia de La Puebla de Montalbán sin su 'vaca'.

Es, por lo tanto, el pistoletazo de una semana llena de reses bravas por las calles que una vez acabados los 'sanfermines', tienen en La Puebla de Montalbán su epicentro y su punto de encuentro de miles de aficionados a la tauromaquia. Desde el día 15 hasta el día 22 de julio las calles del casco antiguo y su plaza mayor será un hervidero de pueblanos y visitantes que podrán tras este gran parón, de las tradicionales vacas de La Puebla de Montalbán.