scorecardresearch

Protección de los menores ante la violencia machista

L.T.
-

En el minuto de silencio por las víctimas de violencia machista de este enero, se han pedido medidas con este fin

Participantes en el minuto de silencio por las víctimas de violencia machista del mes de enero. - Foto: L.T.

El equipo de Gobierno ha destacado la necesidad de establecer medidas de prevención y protección de los menores ante la exposición a la violencia de género, durante el minuto de silencio por las víctimas de la violencia de género de este mes de enero.

La alcaldesa de Talavera, Tita García Élez, junto a concejales del equipo de Gobierno, ha participado en este minuto de silencio que cada final de mes convoca el Ayuntamiento para visibilizar la lucha contra la violencia de género, y al que también han asistido los portavoces de los grupos municipales de PP y Cs, y representantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Policía Local, Protección Civil, Centro de la Mujer de Talavera, Asociación Aurelio de León, asociaciones de mujeres, Cámara de Comercio, Colegio de Abogados de Talavera y ciudadanos a título particular.

Durante la lectura del manifiesto, la concejala de Ciudad Saludable y Consumo Responsable, Marta Ramos, ha asegurado que la violencia vicaria «adopta diversas formas, físicas y psicológicas, y que, en un caso extremo, implica el asesinato de los hijos menores de las mujeres que sufren violencia de género».

En este sentido ha indicado que dicha exposición de los menores a la violencia de género se asocia con problemas en su bienestar y desarrollo, como es el caso de peor rendimiento académico, más dificultades de integración escolar y percepción de peores relaciones entre estudiantes, además de menor autoestima, problemas de salud física y psicológica, consumo de sustancias y uso problemático y riesgo de adicción a internet y redes sociales. 

La concejala ha señalado que esta situación «contribuye a desarrollar una mentalidad sexista y de justificación de la violencia que conlleva una reproducción intergeneracional de este tipo de violencia». En concreto, ha explicado que el caso de las niñas y las jóvenes, la exposición a la violencia de género contra la madre «incrementa el riesgo de sufrirla en sus relaciones de pareja, mientras que los hijos tienen un mayor riesgo de reproducirla como agresores».

Para proporcionar prevención y protección a los menores ante estas situaciones, ha precisado Marta Ramos, «sería necesario coordinar la intervención desde varios contextos: alejando al menor de la violencia, eliminando el miedo y el estrés, desarrollando habilidades para afrontarlo, construyendo una autoestima adecuada, promoviendo habilidades y oportunidades para mejorar su desarrollo académico, favoreciendo de forma proactiva la integración en el grupo de iguales o un buen uso de las nuevas tecnologías».

Para concluir, ha manifestado que todas estas actuaciones contribuirán a que «en nuestra sociedad se lograra sustituir un modelo de relación basado en el dominio y la sumisión por la igualdad y respeto mutuo».