scorecardresearch

¿Por qué mata el calor?

EFE
-

Las temperaturas extremas no solo provocan los letales golpes de calor, también agravan muchas enfermedades crónicas renales y respiratorias

¿Por qué mata el calor? - Foto: Salas

Las sucesivas olas de calor que ha sufrido España en las últimas semanas ha dejado tras de sí un rastro de personas fallecidas.  Las temperaturas extremas están asociadas a un aumento de la mortalidad en la población debido, no solo a los temidos golpes de calor (la consecuencia aguda de la exposición a subidas térmicas) sino también a que agravan  un buen número de enfermedades crónicas.

Así lo señaló la doctora Marisol Bravo Amaro, coordinadora del área de promoción de la salud cardiovascular de la Fundación Española del Corazón (FEC), que recuerda que está «ampliamente demostrado» el aumento de la mortalidad y los ingresos hospitalarios en episodios de calor extremo.

Según Bravo, una parte importante del incremento de los fallecimientos se atribuyen a la exacerbación de patologías crónicas, ante todo por enfermedades renales y respiratorias y también las cardiovasculares.

En relación a esto último, considera que el calor extremo puede actuar como desencadenante de eventos cardiovasculares peligrosos como la taquicardia, la disfunción endotelial o la hipercoagulabilidad, aparte de producir deshidratación, cambios metabólicos, insuficiencia renal y, en última instancia, descompensación de patologías previas.

«Nuestro organismo se adapta a las altas temperaturas a través de dos mecanismos», como explica la doctora María del Campo. Por un lado aumenta el flujo sanguíneo de la piel, lo que provoca el intercambio del calor con el ambiente y esto permite que el calor sobrante salga y no tenga efectos perjudiciales sobre nuestros órganos.

Además, la sudoración elimina el calor sobrante por evaporación  y ayuda al enfriamiento del cuerpo.

La especialista alerta también del incremento de las defunciones relacionadas con el calor por el calentamiento del planeta, uno de los factores ambientales «con mayor impacto en nuestra salud».

2.200 muertes en julio

El Sistema de Monitorización de la Mortalidad Diaria (MoMo) del Instituto de Salud Carlos III -dependiente del Ministerio de Sanidad- estima que el pasado mes de julio se produjeron 10.749 muertes más de las esperadas para ese periodo, de las que 2.223 serían atribuibles a las elevadas temperaturas.

La pregunta que surge es ¿cómo actuar ante episodios de un calor exagerado? Los expertos enfatizan la necesidad de que la población adopte medidas preventivas, especialmente en aquellos grupos considerados vulnerables como los ancianos, las personas con enfermedades crónicas y los niños.

Así, recomiendan no salir de casa en la horas centrales del día y no realizar actividades que requieran un esfuerzo físico, además de mantener fresca la vivienda (cerrando persianas y cortinas) y apagar la luz artificial y los aparatos eléctricos cuando sea posible.

También aconsejan usar gorros, sombreros o ropa holgada que permita una mejor transpiración, además de evitar comidas copiosas y calientes y consumir agua de manera frecuente.