scorecardresearch

Finalmente no retirarán todas las piezas del mural de Mondas

Leticia G. Colao
-

El ceramista, Carlos Garrido, la empresa, los servicios técnicos y la concejala del área han decidido como alternativa quitar solo los que suenan huecos «con más probabilidad de caer», ante el elevado porcentaje de fractura.

Finalmente no retirarán todas las piezas del mural de Mondas - Foto: L.G.C.

El mural cerámico de Mondas de la calle San Clemente no podrá retirarse por completo como se había previsto inicialmente, debido al elevado porcentaje de fractura que presentan los azulejos al quitarse. Por ello, el ceramista, la empresa y los técnicos municipales además de la concejala de Imagen Sostenible de Ciudad, Montserrat Muro, y el edil de Patrimonio, Sergio de la Llave, experto en restauración patrimonial, trabajan en buscar una nueva alternativa para solucionar la caída de piezas.

Muro explica a La Tribuna que las piezas empezaron a quitarse con sumo respeto y cuidado el día anunciado, el pasado 24 de noviembre, con la intención de retirarlas todas para proceder a su restauración y colocar junto al resto los azulejos desprendidos, más de una decena. Sin embargo, de los más de 20 azulejos retirados, se rompieron alrededor del 40 por ciento, lo que llevó a los responsables a parar. «Pensábamos que se podían retirar con relativa facilidad, pero es inviable, había que parar por respeto al trabajo del ceramista», dijo Muro.

 Las partes implicadas han decidido «testear las piezas una por una» para comprobar cuáles son las que suenan huecas, y serán estas y no todas las únicas que procedan a retirarse, «porque son las que menos probabilidad tienen de romperse o fracturarse» y a la vez las que antes pueden caer. Lo harán con las herramientas adecuadas para evitar más roturas ya que «la cerámica es muy fina y se fractura».

El problema encontrado en el mural de San Clemente es la primera vez que ocurre, por lo que no  hay ejemplos previos de cómo actuar. Así, la edil reconoce que en este caso «vamos a aprender sobre la marcha» pero siempre parando si las decisiones adoptadas no son las mejores para una obra de arte de tales dimensiones, «y solventando las dificultades».

Todos los profesionales están completamente implicados en que este quebradero de cabeza se solucione de la mejor manera posible. Incluso el ceramista Garrido, indica la edil, consulta con expertos para conocer su opinión y posibles consejos a llevar a cabo.

Actualmente, y todavía tras la lona instalada para que pueda disfrutarse del diseño del mural, se aprecian diferentes tiras de cinta de carrocero que «sujetan» las piezas ante la retirada de azulejos. La concejal indica que con esto evitan que otros caigan siguiendo el «efecto dominó».

Frío. Las bajas temperaturas propias de este tiempo también pueden influir en la actuación, y ya se valora por parte de los técnicos y la empresa encargada del montaje. Durante estos días se analiza si este frío está provocando más contracción en la obra y con ello, el incremento de piezas huecas para su retirada.

El mural de Mondas ubicado junto al Palacio de Justicia forma parte de la conocida como Ruta de los Murales y ha sido realizado durante más de dos años por el ceramista Carlos Garrido. Se compone exactamente de 2.250 piezas que dan forma a una obra que representa las Mondas durante sus 30 metros de largo por 3 metros de alto, desde los orígenes de la fiesta hasta la época actual.

«Es una obra única, por lo que tneemos que tratarla con mucho respeto», finalizó la concejala.