scorecardresearch

Exitoso simulacro de incendio en el Teatro de Rojas

Mario Gómez
-

Tras las mejoras en el sistema antiincendios en la tarde de ayer «saltaban las alarmas» para probar la respuesta en caso de peligro real

Se trata del colofón a las mejoras en la instalación contra incendios del Teatro. - Foto: David Pérez

Pasaban escasos diez minutos de las 20:00 horas en la tarde de ayer, cuando «saltaban todas las alarmas» en el Teatro de Rojas. Un conato de incendio en los bajos del mismo hacía que se diera la voz de alarma solicitándose la presencia de los efectivos de emergencias. Luces, vehículos a toda velocidas, sirenas, y algo de tensión.

En escasos minutos, más de medio centenar de personas entre Policía Nacional, Policía Local, Bomberos, Protección Civil y sanitarios, se personaban para atajar un fuego originado «por causas desconocidas» y ante el que los trabajadores del Teatro poco podían hacer.

Tal y como marcaba el protocolo, mientras que se produjo la llegadas de los equipos de emergencias, se fue evacuando a los escasos espectadores que poblaban la sala, la función debía no ser demasiado atractiva, pero dio tiempo a poner en práctica también el protocolo ante parada cardiorrespiratoria, ante lo que el desfibrilador estaba perfectamente operativo.

Una actuación que, de no haber sido por ser un mero simulacro, podría haberse catalogado como de «éxito», por la rapidez en el despliegue y la efectividad y coordinación de los diferentes cuerpos. Tal fue la verosimilitud de la misma, que multitud de personas se agolparon en los aledaños de la Plaza Mayor para comprobar lo que realmente había ocurrido, convocados por el ruido de las sirenas, y las luces de los rotativos.

Cuando el «fuego» se daba por sofocado, era el propio director gerente del teatro, Paco Plaza, quien en declaraciones a La Tribuna, explicaba que la actuación se enmarca dentro de las obras de ampliación y mejora de los sistemas antiincendios que se han implementado en la infraestructura con una inversión superior a los 50.000 euros, y que colofón a las mismas «se ha realizado una actuación de peligro real probable», en la que se han desplegado efectivos al igual que hubiera ocurrido en caso de que el fuego hubiera sido real.

Este sistema incluye cámaras térmicas en distintas ubicaciones del teatro, además, está conectado con Policía Local y Bomberos. Los trabajos también han consistido en la sustitución de la centralita y del sistema de rociadores de agua y detectores de humo, así como en la instalación de cámaras en la torre escénica, además de ampliar los elementos de seguridad a otras dependencias del teatro, como es la sala pequeña y sus camerinos. También se ha incorporado un nuevo sistema de seguridad antirrobos.

La perfecta coordinación de los cuerpos policiales para acordonar y asegurar el perímetro, así como la efectividad y rapidez de la dotación de bomberos, hicieron posible que, en caso de haber sido un suceso real.