scorecardresearch

El IES Puerta logra 2 Premios Extraordinarios de Bachillerato

Leticia G. Colao
-

Los talaveranos Saúl de los Reyes e Iker Morante son distinguidos entre los 14 mejores estudiantes de CLM. Ahora cursan grados universitarios relacionados con Informática

El IES Puerta logra 2 Premios Extraordinarios de Bachillerato

Los alumnos talaveranos Saúl de los Reyes Pérez-Cejuela e Iker Morante Aceituno han sido distinguidos con dos de los 14 Premios Extraordinarios de Bachillerato 21-22 que concede el Gobierno de Castilla-La Mancha, con el fin de «reconocer oficialmente los méritos basados en el esfuerzo y el trabajo del alumnado que ha cursado estas enseñanzas con una trayectoria académica cualificada». Los jóvenes, actualmente iniciando los estudios universitarios en titulaciones relacionadas con Informática, afrontan una nueva etapa sabiendo que su nivel educativo es de los más altos de la comunidad.

Saúl e Iker han sido estudiantes del Instituto de Educación Secundaria Puerta de Cuartos, donde se matricularon tras cursar Infantil y Primaria en los colegios San Juan de Dios y Hernán Cortés, respectivamente. Desde el instituto talaverano, su director, Paco Cantero, muestra la satisfacción y el orgullo de toda la comunidad educativa ante el reconocimiento a dos de sus alumnos, «puesto que son una muestra del nivel educativo de la ciudad».

En el instituto, Saúl de los Reyes se decantó por el Bachillerato Tecnológico, lo que le dio muy buenos resultados a tenor de su nota media. En Bachillerato, obtuvo un 9,7, muy superior a la media de 8,75 que se necesita para concurrir a esta prueba.

Y es que además de la nota, los alumnos reconocidos con este premio deben enfrentarse antes a un examen presencial dividido en tres pruebas diferentes. La primera, un comentario de texto sobre Historia, una prueba de idiomas -inglés- y una tercera, asignatura troncal de Bachillerato, a elección del alumno, en su caso Dibujo Técnico. De la calificación de estas pruebas, Saúl ha obtenido el número 1 de los 14 Premios Extraordinarios de Bachillerato de la región, algo que dice no se esperaba.

Su excelente trayectoria en Secundaria le ha llevado en la actualidad a estudiar el Grado de Ciencia e Ingeniería de Datos, en la Universidad Autónoma de Madrid, titulación centrada en tareas de programación y matemáticas con las que tiene el futuro asegurado.

El sector tecnológico ya era una de sus prioridades antes de que Talavera tuviera un nombre como capital informática. La presencia del Centro Regional de Innovación Digital (CRID) o la futura llegada de META a Torrehierro, generan un futuro prometedor en el sector de la innovación y las nuevas tecnológicas. «Es una buena posibilidad de futuro», indica De los Reyes, consciente de que el trabajo de este tipo de compañías «es muy específico de mi carrera».

De la misma opinión es Iker Morante, estudiante en la Universidad Rey Juan Carlos del doble Grado de Matemáticas e Informática. Del mismo modo, asegura que se decantó por esta titulación antes de que el gigante de Facebook, Instagram o Whatsapp se fijara en la ciudad para su futuro centro de datos europeo. «Informática es algo que nunca me ha disgustado, sé que tiene futuro y  me gusta combinarlo con matemáticas», reconoce. Además, le encanta la idea de regresar a Talavera una vez finalizada la titulación. «No estaría mal, porque a mi la ciudad me gusta bastante», añade.

Al igual que Saúl, Iker obtuvo una excelente nota media en Bachillerato, 9,9, casi rozando la perfección. Por ello, decidió volver a presentarse a las pruebas que ya realizó en 4º de ESO para hacerse con uno de estos premios especiales, aunque entonces no tuvo tanta suerte. Lo hizo con los exámenes de Historia e Inglés y el tercero de libre elección que en su caso, fue Matemáticas. Ahora ha conseguido una de estas distinciones revelándose como uno de los alumnos excelentes delIES Puerta pero también del conjunto de Castilla-La Mancha.

Los dos estudiantes talaveranos aprovechan la concesión de este premio para reivindicar la educación pública de calidad, de la que dicen estar «orgullosos». Presumen de un buen proceso educativo, de la relación e interacción entre profesores y alumnos y de la calidad académica. «Creo que la pública compite perfectamente con la privada», finaliza Iker.