scorecardresearch
Ana Nodal de Arce

Me la juego

Ana Nodal de Arce


El cumpleaños de la Catedral

18/11/2021

Seamos  creyentes, agnósticos, ateos, seguidores de cualquier doctrina o religión, miembros de sectas o librepensadores, en Toledo la Catedral es sagrada. No sólo por ser un templo primado y formar parte de los bienes de la Iglesia, sino porque es un icono de nuestra historia, de nuestra cultura, de nuestro patrimonio. La esencia de Toledo, el alma de nuestra ciudad, se funden en una obra que nos emociona y demuestra la grandeza de aquellos que quisieron ensalzar a Dios y dejaron un legado que ha perdurado durante siglos traducido en una impresionante joya del gótico.
Miro al cielo, veo la Catedral y Toledo se convierte en una sola expresión que no sé cómo ha resistido tantos avatares de los antiguos y de los presentes. Lo cierto es que, dejando de lado mi sentimiento toledano, escribo estas líneas para recordar a quien corresponda que en el año 2026 nuestra amada Catedral de Santa María cumple su Octavo Centenario, una efeméride que hay que celebrar. La ocasión lo merece, aunque no veo yo mucho movimiento de las instituciones implicadas al respecto.
Que la canción y el baile sensual de una pareja de cantantes sea una de las referencias de nuestro templo primado es preocupante. Ya he leído varios comentarios que al referirse a la Catedral de Toledo, acuñan el latiguillo de que fue donde se rodó el clip de 'Ateo', no confundir con 'A Teo', la famosa canción que ha disparado la fama del  señor Tangana. Así pues, después de una crisis en el Arzobispado, que se saldó con la dimisión del deán, el gran damnificado de esta situación, y con su sustituto ya nombrado, hay que mirar hacia adelante y celebrar un Centenario que no desmerezca del que dedicamos al Greco.
En este caso, contamos con el ejemplo de la Catedral de Burgos, que ha derrochando cultura en un año especialmente difícil como el de la pandemia y ha volado sobre los aviones de Iberia para dar a conocer al mundo entero esa efeméride. Aquí, deben ser el Arzobispado, el Ayuntamiento y la Junta, además del Estado, los que glorifiquen el aniversario de uno de los monumentos que nos ha dado el título de Patrimonio de la Humanidad. Temo yo la actuación, o más bien la desidia, de las administraciones toledanas. La alcaldesa continúa sus giras y la consejera de Cultura, pues no sé dónde andará. Así pues, el arzobispo debe tomar las riendas de esta conmemoración, junto a instituciones como La Real Academia, la Real Fundación Toledo, Universidad y sociedad civil, que se han de encargar de buscar patrocinadores para que nuestra Catedral cumpla años como es menester. También conviene que ayude Bono, que tiene mano en Iberdrola.
Una conmemoración en condiciones ha de ser preparada con mucha antelación. Ya debería estar creada una Fundación de gente sabia y experta que acometiera esta misión, para no caer en la pantomima que rodea los actos del Centenario de Alfonso X El Sabio, un bazar en el que todo vale, improvisado y cateto.
No debemos perder la oportunidad que nos brinda el octavo Centenario de la Catedral. Que se convierta en un hecho de relevancia internacional que coloque a Toledo en el lugar que merece, depende de la voluntad de Iglesia y Estado, contando con el impulso de los toledanos que, a buen seguro, estaremos dispuestos a ofrecer.