scorecardresearch

Serrano convence en la novillada de Cobeja

Dominguín
-

Nacho Torrejón cayo lesionado de un dedo de su mano derecha, mientras que Serrano está ingresado en Solimat a la espera de valorar una posible cornada interna en su pierna izquierda

Los dos novilleros posan para La Tribuna antes de realizar el paseíllo. - Foto: Antonio Almena

Esta semana se ha celebrado en Cobeja una novillada mixta sin picadores con motivo de sus fiestas patronales. Para la ocasión se contó con dos de los novilleros de la provincia con más ambiente y tirón de gente que tenemos en la actualidad, los acompañó el rejoneador Felipe Alcaraz.

En una tarde de temperatura agradable se lidió un novillo para rejones de Antonio Sánchez y cuatro de Carlos serrano para pie.

El caballero rejoneador puso mucha voluntad toda la tarde, recibiendo a su astado con dos rejones de castigo. Con las banderillas no tuvo su tarde y pese a los intentos el caballero fue dejando las farpas de manera desigual. Cuando el astado tocó suelo, la presidencia le otorgó una oreja por el esfuerzo y voluntad toda la tarde.

Nacho Torrejón paro al segundo del festejo con garbo y soltura, meciendo con capa al eral de Carlos Serrano, abrochado por una media verónica preciosa. La faena se fundamentó en la mano diestra, con tandas poderosas y por bajo muy del gusto del público que le correspondió con aplausos desde los tendidos. Tras enterrar el acero, vino el susto, un arreón del animal le pilló de improvisto a Torrejón que se lesionó un dedo de su mano derecha, tuvo que acabar con el burel Serrano que ya se hizo cargo de toda la novillada.

A partir de ahí los espectadores tuvieron el lujo de ver a un novillero muy nuevo, muy fresco, pero con mucho valor y un concepto del toreo que no deja indiferente a nadie. Salió a por su primero con muchas ganas con el capote, dejando un recibo de mano baja y de empaque. Puso banderillas al eral con bastante acierto lo que gustó al respetable. La faena tuvo mucha importancia, con buenos momentos por ambas manos, destacando una gran serie al natural. Al final le cortó dos orejas que paseó aplaudido desde el graderío.

Más deslucido fue el que lidió en el segundo lugar de su cuenta particular, sin permitir el lucimiento, acabando rajado y pegado a tablas, leves palmas de los asistentes al terminar su labor.

Otra vez con ganas se fue a por el que cerró el festejo, que lanceó con armonía de capa. Con la muleta estuvo poderoso y firme, sobresaliendo una tanda por derechazos que calo en los tendidos. Tras enterrar el acero a la primera, otras dos orejas fueron a parar al esportón.

En un gesto que le enorgullece y tras haber cortado cuatro orejas, no quiso salir a hombros en respeto a su compañero Torrejón que no pudo acabar el festejo.

Luego se este diario ha tenido conocimiento que el novillero de Pantoja ha sufrido la fractura de un dedo de su mano derecha, estando pendiente de su diagnostico y de saber si al final va a tener que ser intervenido quirúrgicamente. Por su parte Miguel Serrano se encuentra ingresado en la clínica Solimat de Toledo a la espera de ver como evoluciona un fuerte golpe sufrido en el tercio medio de su pierna izquierda con una fuerte inflamación, que a falta de valoración podría ser lo que se conoce en el argot taurino como una cornada interna.