scorecardresearch
Jesús Morales

Nada particular

Jesús Morales


Azorín también patinaba

26/04/2022

Inevitablemente cualquiera por grande y sabio que sea ha metido la pata alguna vez en la vida; alguna o unas cuantas; nuestra naturaleza es humana y por lo tanto sujeta  y propicia a errores y los resbalones pueden ser grandiosos. Ahí está Martínez Ruiz conocido por su muy respetable y respetado nombre de Azorín. José Matrtínez Ruiz  un destacado literato de la Generación del 98 nada menos compartiendo grupo con Unamuno, Baroja, Valle Inclán y demás monstruos que se dieron a conocer o al menos formaron grupo voluntaria o involuntariamente tras el desastre de las pérdidas de las últimas posesiones españolas como sabemos.
Lo que quiero escribir es que semejante insigne literato, también metió la pata en ocasiones, por lo menos en una y no refiero al pavoroso corte de pelo que usaba y con el que  aparece en varios de sus retratos, notables de grandes pintores como Zuloaga, Juan de Echeverría o Joaquín Sorolla en los que aparece con esa terrible cortinilla en la calva; bueno si le gustaba allá el, lo digo por esa  frase que se le atribuye y que hace surgir un poquito de vergüenza ajena al tipo más impasible,  eso de que 'Albacete es el Nueva York de la Mancha'. Cada vez que oigo semejante despropósito cateto hasta la náusea y  más palurdo que una gorda o un gordo embadurnados de grasa antisolar y cargados de joyas en la playa ¿Cómo se le ocurrió semejante idiotez a un hombre de tanto talento como Azorín? Es que tal frase es de idéntica calaña que aquél  «aún sin la Ford Talavera es la mejor» de vergonzoso recuerdo.
Por lo visto a los albaceteños la idiotez les debe gustar mucho porque lo citan  y recuerdan cada vez que se les presenta la ocasión y hasta tiene el escritor un busto en la ciudad y todo;  busto perfectamente merecido a pesar de la idiotez neoyorkina.
Aunque me salte las normas de las columnas, hoy no tengo más remedio que acabar  mencionando que un año más volví a emocionarme con el desfile de Mondas que cada año lo percibo más como la gran fiesta de la Comarca y del espacio natural y real que tiene como centro a Talavera para bien o para mal. Como es natural no faltó ni un solo miembro de la política local ni, y esto es mucho más importante, los primeros ediles de los pueblos que son  históricamente de la comarca talaverana: Lucillos, Bayuela, Mejorada, Marrupe, Montearagón, Sotillo de las Palomas,  etc, con muestras de su folclore y respeto a la celebración milenaria que celebra gracias a la constancia de un pueblo, me refiero a Gamonal que trae  el máximo símbolo de Las Mondas, el carrito de los carneros. Un año más recordaré el nombre de aquel que fuera presidente de la Diputación provincial que menospreció por idiotez e ignorancia la importantísima fiesta talaverana, Arturo Tizón. Lo sé porque yo estaba delante.
Ahora, lo que consideraba un tostón tiene que ser declarada Fiesta de Interés Internacional. Sería lo justo.