scorecardresearch

Campofrío, entre las 20 empresas más responsables de España

SPC
-

Las buenas prácticas sociales, medioambientales y de gobernanza de la compañía le han valido para revalidar la cuarta posición en el sector de alimentación en el ranking Merco ESG 2022

Campofrío, entre las 20 empresas más responsables de España

Los consumidores nos estamos volviendo más exigentes cada día en el ámbito de la alimentación. Ya no nos conformamos con productos cuyo sabor nos guste o que tengan buen precio. Actualmente las decisiones de compra están influidas por otros factores, como por ejemplo la sostenibilidad de la empresa que produce lo que adquirimos o sus buenas (o malas) prácticas en el ámbito laboral.

Campofrío lleva años dando pasos hacia delante en estos aspectos y recientemente ha conseguido un merecido reconocimiento a su labor, ya que se ha situado entre las 20 empresas más responsables de España de acuerdo con el ranking Merco ESG 2022, que constituye el monitor corporativo de referencia en España e Iberoamérica. Desde que la empresa, líder en elaborados cárnicos en nuestro país, se incorporase a esta clasificación, este ha sido su mejor resultado y se encuentra en la cuarta posición si se atiende solo al sector de la alimentación, que además es el mejor valorado.

Merco da a conocer cada año las 100 empresas más responsables en términos ESG (medioambiental, social y de gobernanza y ética, por sus siglas en inglés) a través de las valoraciones de más de 40.000 personas, entre las que se incluyen expertos en Responsabilidad Social Corporativa, miembros de ONGs y sindicatos, asociaciones de consumidores, periodistas, analistas financieros, miembros de la administración pública o social media managers.

«La sociedad exige a las empresas un comportamiento ético y responsable en todos los eslabones de la cadena de valor y, desde Campofrío, venimos apostando por aplicar los criterios de ESG como un elemento integral e integrador de nuestra cultura de empresa, que hoy observamos con satisfacción cómo han sido reconocidos por nuestros grupos de interés», explica José Antonio Ortuño, director de Responsabilidad Social Corporativa de Sigma en Europa, empresa de la que forma parte Campofrío.

Entre las medidas que ha implementado la compañía cárnica en todos su cadena de valor para conseguir esta relevante posición en el ranking Merco ESG destacan la calificación de 'excelente' en la auditoría de Bienestar Animal, basada en el protocolo de referencia europeo Welfare Quality®, que las instalaciones de sacrificio de Campofrío Frescos han obtenido durante tres años consecutivos.

Asimismo, la compañía ha encargado al auditor independiente Bureau Veritas la verificación de la implementación del protocolo de Bienestar Animal de Sigma, consiguiendo auditar en el último año al 65% de sus proveedores mataderos de porcino en España. En relación con sus proveedores, Campofrío obtuvo en 2021 la certificación en la norma ISO 20400 de 'Compras sostenibles y comprometidas ambiental, social y económicamente', siendo este un elemento básico para el desarrollo de una cadena de valor más sostenible.

Otra decisión que ha adoptado es la medición de la huella de carbono en todos los eslabones de la cadena de valor, extendiendo su cálculo a los proveedores primarios con el objetivo de hacerles partícipes de la adopción de compromisos de reducción de CO2. Para aminorar esa huella de carbono, en sus centros de producción Campofrío ha iniciado la sustitución de las fuentes de energía actuales por energías renovables o limpias, además de convertirse en la primera empresa cárnica en obtener la certificación de 'Residuo Cero' de AENOR para el complejo de La Bureba (Burgos), que este año prevé renovar y extender a otros centros de producción.

En el marco de su apuesta por la economía circular, la compañía también está adoptando una estrategia para reducir el impacto que pueden tener los envases de los productos que comercializa llamada 'Campofrío envases responsables'. Este proyecto, que pretende que las bandejas y demás recipientes en los que se envasan sus productos tengan la menor huella medioambiental posible, se sustenta en cuatro pilares: en primer lugar se convierten en 100% reciclables todos los embalajes; además, para fabricarlos se trata de reducir la utilización de plástico virgen; asimismo, se incrementa el uso de material reciclado a la máxima proporción que permite la tecnología; y por último, pero también muy importante, se estudian nuevas soluciones para embalar los productos comercializados.

El ámbito social también es importante y la compañía se esfuerza por ser un miembro activo en las comunidades en las que está presente. Para ello participa en diversas actividades que fomentan valores positivos, impulsa la formación como herramienta básica para ofrecer una oportunidad laboral a colectivos que no lo tienen fácil y presentan necesidades especiales, promueve el voluntariado y participa con los Bancos de Alimentos, entre otras acciones.