scorecardresearch

Fedeto propone bajar las cotizaciones

LT
-

Madruga advierte de que la subida del salario mínimo incide negativamente sobre los autónomos creando un sistema «confiscatorio» que puede «colapsar»

Fedeto propone bajar las cotizaciones - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Manuel Madruga, secretario general de Fedeto, asegura que la propuesta de subir el salario mínimo va a tener efectos directos negativos sobre los autónomos. «Es un atentado directo contra quienes quieren emprender porque no se les ayuda y la mayoría acaban cerrando». Como alternativa los empresarios proponen que se bajen las cotizaciones a la Seguridad Social y que se establezcan normas para crear un mercado laboral flexible. De esa forma habría un incremento de autónomos y de asalariados, crecería el número de cotizantes, el tejido empresarial sería competitivo en este mundo global y se podría sostener el sistema. Sin embargo «se hace lo contrario».

Madruga recuerda que por ley de la Seguridad Social suben en igual cuantía las pensiones mínimas de los autónomos y eso lo  convierte en un sistema «confiscatorio» que puede «colapsar» debido a que también suben según el IPC y a que ahora son obligatorias las aportaciones para los casos de contingencias de accidentes laborales y cese de actividad.

Por lo tanto el Gobierno no se puede quejar de que tiene que atender estas prestaciones y escudarse en esto para recaudar más por esta otra vía. Lamenta que además lleva trazas de imponerse mientras la patronal aboga por un diálogo real sin plazos para sopesar todos los factores.

Por otro lado admite que se llevan unos meses donde se genera empleo pero advierte de que una parte muy importante son contratos del sector público mientras que el privado contrata a tiempo parcial (aunque ahora «lo vayan a llamar fijos») y los Ertes siguen en vigor, lo que quiere decir que  esas empresas no se han recuperado.

Señala que es empleo que se debe a que la pandemia redujo al mínimo todo y cuando se ha dejado salir hubo una explosión de actividad con la que el empresario trata de compensar lo que ha perdido y de hecho se han extendido las campañas de verano, la de Navidad y las rebajas.

Al mismo tiempo hay una inflación grande que no se sabe lo que va a durar y que puede deteriorar la economía, el precio de la luz está desproporcionado, las materias primas encarecidas… En este punto  llama la atención sobre el IPC subyacente, sin contar las energía entre otras cosas, que supera con amplitud el 2% y desde ese momento los bancos centrales hacen planes para incrementar los tipos de interés: ya se oyen rumores que «asustan», indica.

A esto se suma la situación de Ucrania (el dinero es miedoso, subraya), las materias primas en manos de fondos de inversión (con el grano «se está especulando» y eso encarece la cría de animales y los productos de la carne), la energía que sube (otros se han apuntado a la nuclear). Es decir, demasiadas variables que encienden la alarma ya que la situación se puede torcer si no se toman medidas adecuadas.

Además la tasa del paro en España es superior al 13% mientras en Europa están en el 7%, la economía se reactiva por debajo de lo esperado y en este escenario la escalada de empleos en tres o cuatro meses pueden desaparecer.

Recuerda que el PIB español depende del turismo un 15% (y los extranjeros no han vuelto) y que este incide en otros sectores que trabajan como proveedores de servicios y bienes. Por lo tanto subir en este momento las cotizaciones a los autónomos es lo menos indicado y podría acarrear una cadena de subidas de los salarios pactados en los convenios.

Madruga concluye que una reforma laboral no crea empleo, que aquí se ha hecho la reciente porque Europa exige limitar la contratación temporal y que la patronal se ha limitado a evitar que se crucen líneas rojas pero no ha jugado el papel que le gustaría.