scorecardresearch

Prisión para los agresores de la doctora de Camarena

LT
-

La juez ordena cárcel eludible bajo fianza de 4.000 euros para cada uno de ellos. Además, decreta una orden de alejamiento del matrimonio sobre la facultativa. "Agredir no resulta gratis", afirma la directora gerente del Sescam

Prisión para los agresores de la doctora de Camarena

El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) ha dotado de una vigilante de seguridad al centro de salud de Camarena, tras la agresión que sufrió el pasado fin de semana una médica que estaba de guardia en el Punto de Atención Continuada por un matrimonio de 67 y 63 años.

Así se lo ha trasladado este martes la directora gerente del Sescam, Regina Leal, a los profesionales de este centro sanitario con los que se ha reunido para mostrar su "indignación" por la agresión a la médica y para trasladar su respaldo a los trabajadores, según ha informado en una nota de prensa la Consejería de Sanidad.

En la reunión, Leal les ha explicado que la Administración sanitaria regional ya está analizando las diferentes medidas que se pueden adoptar para intentar evitar en lo posible que hechos "tan luctuosos" y para proteger a los profesionales.

Leal ha asegurado que están analizando acciones para la seguridad y protección de los profesionales, como vías de evacuación en todas las consultas y doble control de acceso al Punto de Atención Continuada con la instalación de video-portero.

Por otra parte, les ha informado de que el Sescam se ha personado como acusación particular en el caso. Y les ha comunicado que el acto de diligencias previas celebrado ayer tras la denuncia presentada por la médica agredida, la jueza ha acordado para los dos agresores prisión provisional comunicada eludible mediante el pago de 4.000 euros cada uno.

También ha decretado para los agresores una orden de alejamiento de la profesional agredida, que está recibiendo asistencia letrada por parte del gabinete jurídico de la Junta de Comunidades.

Según la directora gerente del Sescam, son unas medidas "ejemplarizantes", para que los ciudadanos sean conscientes "de que agredir a un profesional del ámbito sanitario no resulta gratis y que también perjudica a todos los ciudadanos del área de referencia de ese centro".