El mercadillo regresa con una notable asistencia de público

Lola Morán Fdez.
-

El concejal del área aseguró que, a pesar de la gran afluencia, en todo momento se cumplió el aforo permitido, que está fijado en un máximo de 3.500 personas

El mercadillo regresa con una notable asistencia de público - Foto: Manu_Reino

El mercadillo de los miércoles regresó ayer al recinto de la Alameda con una gran acogida por parte de los talaveranos tras dos meses sin actividad a consecuencia de las medidas para evitar la propagación del coronavirus. Fueron muchos los que se desplazaron hasta el recinto ferial de la Alameda para volver a realizar sus compras en los puestos que cada semana  se instalan en este punto de la ciudad, en el que ahora, a pesar de permitirse su regreso, se limita a un tercio del aforo habitual.
En concreto, en este primer miércoles tras el parón de la actividad estaban autorizados 76 puestos, tal y como precisó a La Tribuna el concejal responsable de esta actividad, Roberto Gallegos. Como explicó, según la última resolución aprobada, los mercadillos deberán limitar el número de puestos a un tercio del establecido y con una distancia de seguridad entre puestos de al menos 4 metros.
Así se hizo en Talavera, donde los vendedores ambulantes se alternarán para poder asistir y podrán acudir una semana sí y otra no con sus puestos al mercadillo de la ciuda. Al respecto, el concejal explicó que si bien la limitación es de un tercio y no de ese 50% que supondría repartirlo en dos turnos, se ha ampliado el espacio para «dar la posibilidad de acudir a ese 50%», si bien «realmente sabemos por nuestros números que lo que acude es un tercio».
Además, otra de las medidas adoptadas es el control del aforo, para lo cual había tres vigilantes de seguridad privada situados en tres accesos al ferial que se ocuparon de ir comprobando que no se sobrepasaba el límite, fijado en 3.500 personas, según precisó Gallegos. En este sentido, el concejal aseguró que «en ningún momento» se sobrepasó el aforo, si bien hubo algunos puntos en los que en determinados momentos se concentró más gente, como determinados puestos o paseos del ferial, dada la afluencia de visitantes. «No es lo mismo la zona del recinto de las atracciones, con dos o tres calles donde la gente se reparte, que el paseo central, que aunque tiene mucha anchura, parece que hay más gente y realmente no hay esa apretura», afirmó Gallegos.
Por ello, el concejal dijo que si bien ya ayer se vigiló este hecho por parte de la Policía Local avisando a los ciudadanos para que guardaran las distancias de seguridad, la próxima semana se intensificará esta medida, sobre todo en aquellos puestos en los que los clientes han de acceder a su interior para poder comprar.
Se veló para evitar aglomeraciones en puestos y paseos para favorecer el paso de los ciudadanos, además del control de los puestos para cerciorarse de que estaban en su sitio y que se cumplían las medidas marcadas por las autoridades sanitarias. «La mayoría de los puestos colaboran, como no puede ser de otra manera», aseguró el concejal, quien volvió a pedir la colaboración ciudadana «para que se guarden las distancias de seguridad, guarden turno y no se agolpen», así como para cumplir las medidas para, entre todos, prevenir la propagación del coronavirus.
Con ganas del regreso. Tras dos meses sin poder celebrarse, el mercadillo de los  miércoles en Talavera era algo más que esperado por muchos. Tanto los propios vendedores como los clientes habituales de este mercado al aire libre retomaron ayer con ganas esta rutina. Entre los primeros estaba Ismael Moreno, quien señaló que estos dos meses sin actividad han sido «muy duros» y en este tiempo se ha acumulado en su almacén «mucho stock» al que no ha podido dar salida. Este vendedor dirige un negocio familiar que, por ello, es la única fuente de ingresos para todos y al prohibirse los mercadillos en toda esta zona, han estado todo este tiempo «parados» y, aunque no han podido vender, «los proveedores quieren cobrar».
En su caso, ha ido trabajando en este tiempo en la comunidad de Madrid, donde sí se ha permitido esta actividad. Ayer regresó a Talavera, si bien con uno de los tres puestos que suele traer a la ciudad cada miércoles. La semana que viene podrá regresar precisamente por eso, pero, al igual que ayer, con menos género del habitual y con las promociones que han lanzado para dar salida a todos los productos de invierno que se han quedado guardados hasta ahora.