scorecardresearch

La cerámica de Talavera y Puente regresa «más viva que nunca"

Leticia G. Colao
-

La muestra 'Vuelta a casa', con 70 piezas de los fondos del Museo Nacional de Cerámica González Martí de Valencia, se expone hasta el 21 de agosto.

La cerámica de Talavera y Puente regresa «más viva que nunca" - Foto: Manu Reino

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y la alcaldesa de Talavera,  Tita García Élez, han inaugurado en el Museo Ruiz de Luna la exposición 'Vuelta a casa. Loza fina de Talavera de la Reina y Puente del Arzobispo' de la colección del Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias 'González Martí' de Valencia.

La sala de exposiciones temporales del museo talaverano acoge una selección de 70 piezas procedentes de los talleres de Talavera de la Reina y Puente del Arzobispo de las 350 con las que cuenta el museo 'González Martí'. Benditeras, platos, jarrones, cuencos o azulejos conforman la muestra de piezas de loza y azulejería desde los siglos XVI hasta principios del XX. Con ella, se completa un recorrido por la evolución histórica, temática, estilística y funcional de la cerámica de Talavera y Puente, cuyas técnicas artísticas fueron reconocidas en 2019 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

La muestra, organizada por la Fundación Impulsa CLM, llega en uno de los mejores momentos para la seña de identidad talaverana. La cerámica «está cada vez más viva y con esta magnífica muestra que llega a Talavera lo está aún más», coincidieron la consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez, y la alcaldesa, Tita García Élez, a quienes acompañaron el director del Museo 'González Martí', Jaume Coll; el presidente de la Asociación de Amigos del Museo 'Ruiz de Luna', Luis Francisco Peñalver, y la alcaldesa de Puente del Arzobispo, Clara Isabel Casas.

García-Page subrayó la importancia de la ciudad de Talavera y de su cerámica desde el siglo XVI, que le dio fama mundial; es más, la cerámica es conocida por este nombre «en el mundo que los españoles descubrieron». Que se conozca así esta transmisión cultural que hizo Talavera en España, «es una maravilla pero que sea así al otro lado del Atlántico significa que tiene una fuerza absolutamente descomunal».

La muestra, primer gran evento expositivo desde el reconocimiento de la Unesco, y siempre con el recuerdo de aTempora, «que supuso un antes y un después para Talavera»,  destacó la alcaldesa, servirá para hermanar, a través de la cerámica, a Talavera y Puente con Valencia, y volver a ver piezas que salieron de los talleres de esta tierra y ahora regresan a la que fue su casa, aunque con carácter temporal.

En este sentido, la consejera de Cultura subrayó que «la cerámica tiene la capacidad de unir a las personas y de hacer evolucionar a la Humanidad, pasando de ser objetos solo útiles a elementos de belleza», a la vez que recordó que las piezas de barro pueden ser «quizá la primera manifestación artística del ser humano».

Por su parte, García Élez destacó que la cerámica de la ciudad se encuentra actualmente en una «época de luz», que aprovecharán desde su Gobierno para la promoción y difusión, porque «todos los que hoy estamos aquí, compartimos un alma y un corazón en los que la cerámica ocupa un lugar de honor», ya que «la cerámica nos define e identifica». Por ello, como manifestación cultural y seña de identidad de la ciudad, «haremos de ella un motor de nuestro desarrollo económico y oferta cultural» junto con el resto de eventos que se desarrollan en la ciudad.

La alcaldesa recordó que esta muestra «es un ejemplo del esplendor de la loza talaverana» y recordó a Jaume Coll, director del museo valenciano, que las puertas del Ayuntamiento «estarán siempre abiertas para trabajar por el Ruiz de Luna y por su cerámica».

En su intervención, Coll destacó la importancia histórica de los alfareros y pintores talaveranos desde hace siglos, con una técnica que todos querían imitar, incluso en Ultramar, dijo. Así, explicó que esta exposición, que ya ha visitado antes Nuevo Baztán, en Madrid, «quiere ser un homenaje de reconocimiento a estos artesanos del pasado, también a los del presente, que hoy mantienen ese rico patrimonio material e inmaterial».

Piezas y catálogos. Junto a las piezas 'valencianas', que regresan a casa hasta el 21 de agosto -fecha de finalización de la exposición-, también se exponen dos piezas antiguas que se conservan en el propio museo 'Ruiz de Luna' y que se han extraído para mostrar los motivos que reprodujo el propio Juan Ruiz de Luna en su taller 'Nuestra Señora del Prado'. Se trata de un plato de la serie hojas de palma, de finales del siglo XVII, y otro de la serie azul, de principios del siglo XVIII.

Asimismo, se puede contemplar un libro de Platón Páramo titulado 'La cerámica antigua de Talavera', que se conserva en la biblioteca del Museo de Santa Cruz, y un catálogo de la producción del taller de Ruiz de Luna, que se ha solicitado al Centro Cerámico de Talavera.