La hostelería suple la falta de barra con el aforo permitido

Lola Morán Fdez.
-

Para algunos, esta nueva medida que impide usar la barra afecta al negocio más que a otros locales porque disponen de menos espacio y mesas para ofrecer el servicio de comidas

La hostelería suple la falta de barra con el aforo permitido - Foto: Manu_Reino

El sector hostelero de Talavera afronta desde este martes nuevas limitaciones, como la supresión del servicio de barra, algo que los negocios han empezado a suplir dirigiendo a los clientes a las mesas de sus locales, donde se mantienen aforos limitados del 50% en el interior y del 75% en terraza.
Con ello, se reduce aún más la capacidad de acoger clientes en sus establecimientos y los ingresos a percibir en un momento complicado que llega precisamente tras la concentración llevada a cabo este lunes en distintos puntos de la región por parte del sector para exigir al Gobierno central medidas y ayudas directas a la hostelería. «Todo lo que sea quitar al final es restar negocio, estamos como estamos, venimos de donde venimos y la puñalada es complicada», trasladó ayer a este diario el portavoz de la AHT en Talavera, Valentín Moreno.
Desde Restaurante ‘El Coto’, su gerente, Ángel González, señaló a este diario que la población se encontraba ayer «sorprendida» por esta supresión del servicio de barra, medio que muchos clientes prefieren para tomarse su consumición. «La gente aquí en Talavera es de barra», dijo, y señaló además que, al no poder utilizarse, se hace este servicio en mesa «y ya esa mesa la pierdes para las comidas».
En su caso concreto, confirmó que en su negocio han caído en este tiempo un 50% los ingresos. «Entre que la gente tiene miedo y que nos ponen más restricciones, que entiendo que sean necesarias para parar la pandemia, nos está afectando muchísimo», recalcó. Por ello, este hostelero reivindicó ayudas para un sector en el que «la mayoría somos empresas pequeñas o autónomos y las ayudas que hay son ineficientes».
En el caso  del bar ‘Nueva Valencia’, su gerente, Rafael Calvo, explicaba que ya habían procedido a ese cierre de la barra que exigen las nuevas restricciones impuestas desde Sanidad en Talavera y seguían con las limitaciones de aforo. También apuntaba al «miedo» de la población y lo que afecta a su sector, diciendo que en su local están trabajando aproximadamente al 50% de sus posibilidades. En su caso, disponen de un salón de grandes dimensiones, donde pueden suplir esa supresión del servicio en barra  y la terraza aún funciona «porque el tiempo todavía nos acompaña».
Vigilancia. «Somos afortunados porque habrá muchos negocios donde no tengan ese espacio en el salón y no tengan terraza», reconoció este hostelero. Además, quiso subrayar que si bien ve acertado que se tomen «todas las medidas que sean oportunas», tiene que hacerse a su vez «un mayor seguimiento» de su cumplimiento «porque de qué sirve que nosotros estemos haciendo lo que la ley nos permite y luego hay muchos establecimientos de hostelería que no lo hacen». Así, abogó por que se vigilen tanto locales como botellones o fiestas privadas, para evitar que la situación vaya a más y conlleve el cierre de los negocios, que «será cuando venga el problema, porque entonces de qué comemos».
Desde Grupo SanPeter, su gerente, David Lozano, señaló que en el caso de sus negocios estas últimas medidas «han afectado poco» porque en sus locales apenas tienen uso de barra. No obstante, sí quiso subrayar el «cambio de ambiente» que han visto, pasando de un fin de semana relativamente bueno en cuanto a su actividad a un lunes «horrible». «Creo que ha sido el peor día de la historia del complejo,», dijo Lozano, apuntando como posible causa a los índices de Covid que se manejan en la ciudad y la preocupación de la gente por este hecho.
Lozano señaló que, dada la situación, en su caso no están «mal del todo» si no que están «aguantando bastante bien». Sin embargo, añadió que, a partir de ahora, va a cambiar la situación, en la que a diario la actividad se ha mantenido «bastante bien» en locales del grupo como La Tagliatella y TGB, mientras que «se ha desplomado el fin de semana», puesto que «la  gente cuando ve mucho jaleo no quiere entrar».
En Grupo SanPeter tienen sus dos locales de ocio nocturno cerrados, medida que «se nota mucho» y supone «que lo que sacas» en los otros locales del grupo «es para ir pagando». Sin embargo, ha habido algunos casos, como TGB, que ha subido respecto al año pasado, ya que se han volcado con el reparto a domicilio «y parece que por ahí hemos tenido una salvación».
Por todo, este hostelero trasladó que si la situación sigue como ahora, si no se obliga al cierre de los establecimientos hosteleros, puede que sean ellos los que tengan que tomar la decisión por la escasa actividad. «Solo con el gasto de personal se está yendo ese dinero», dijo. Por ello, reivindicó más medidas para evitar que, si la situación se prolonga, caigan «muchos» profesionales del sector porque «el invierno va a ser muy duro».
Desde el bar Europa, Yolanda González, también han adaptado el local a las nuevas exigencias. No funciona ya el servicio de barra, sino que se dirige a los clientes a las mesas de los dos salones de los que dispone para el servicio de comedor. Esto facilita que siga con su actividad habitual, a lo que se suman barriles, con la distancia suficiente para cumplir las medidas, y la terraza.
«La gente está concienciada, creo que ya esto es cosa de todos», expuso esta hostelera, quien añadió que están haciendo «todo lo posible para que no vaya a más» la pandemia.