scorecardresearch

El calor de junio frena la tendencia ascendente del turismo

Jaime Galán
-

En el mes de junio se registraron un 6% menos de pernoctaciones que en el mes de mayo. Toledo supera el número de visitantes españoles previos a la pandemia, pero el tímido turismo internacional hace que no se supere el total de reservas de junio del

El calor de junio frena la tendencia ascendente del turismo - Foto: Yolanda Lancha

Todo iba viento en popa en el sector del turismo hasta el mes de junio, donde no se puede dramatizar porque los datos siguen siendo buenos, pero sí que interrumpen esa tendencia ascendente que se venía produciendo durante los últimos meses. Y todo parece tener un claro culpable: el calor toledano. La ciudad ha llegado a superar los 40 grados durante varias jornadas en el pasado mes y eso no resulta indiferente para los viajeros que buscan elegir el mejor destino. Para ser exactos, durante el mes de junio Toledo registró un total de 76.756 reservas, un 6,3 por ciento menos de las anotadas en el mes de mayo, un mes con temperaturas menos agresivas para el viandante. 

Sin embargo, ese descenso entre un mes y otro es mínimo en las reservas procedentes de España, siendo las que provienen del turismo internacional las que hacen bajar el porcentaje del mes de junio. Y es que en mayo se produjeron 3.507 pernoctaciones más de extranjeros. En el caso de viajeros, se llegaron a contabilizar más personas en junio residentes en España que en mayo, pero los turistas procedentes de otros países también decantaron la balanza en favor de mayo. Esto hace indicar que los españoles no temen el calor toledano al contar con temperaturas similares en sus provincias, mientras que los extranjeros se lo piensan más, a interpretación de los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Algo parecido ocurre con estos datos si se comparan con los de junio del año 2019, el mismo mes antes de que llegara la pandemia. En esta comparativa se aprecia como Toledo cuenta actualmente con un mayor número de viajeros y pernoctaciones que entonces si solo se contabilizan los residentes en España, mientras que el porcentaje total se invierte si se mete en la ecuación también a los extranjeros. Esto en cifras se traduce en que Toledo anotó en junio 53.173 reservas procedentes de nuestro país y 23.583 de otros, mientras que antes de la pandemia fueron 47.059 pernoctaciones nacionales y 35.207 internacionales. Contabilizando solo las nacionales, Toledo superaría en un 13 por ciento las reservas previas a la pandemia, pero englobando todas las pernoctaciones el turismo no habría superado aún los datos previos a la pandemia, al quedarse un 6,69 por ciento por debajo.

Donde sí relucen, y con creces, los viajeros y las pernoctaciones de este mes de junio es en la comparativa con el mismo mes de 2021, debido a las elevadas restricciones sanitarias y de movilidad con las que contaba la ciudadanía por aquel entonces. Este pasado mes, Toledo recibió a un 53,47 por ciento más de viajeros que en el año pasado, y se contabilizaron un 63 por ciento más de reservas que ese mismo período de 2021.

Como conclusión se podría decir que ese pequeño bajón de las pernoctaciones no refleja un frenazo al buen momento que está viviendo el turismo toledano, pero las altas temperaturas sí que mermaron las visitas internacionales de ese último mes, pese a tener como atractivo principal el Corpus Christi y todas las actividades programadas para su Semana Grande.