scorecardresearch

'Escuelas conectadas', gigas que llenan de vida

La Tribuna
-

Telefónica ha llevado la alta velocidad a más de mil escuelas rurales de Castilla-La Mancha gracias al proyecto 'Escuelas conectadas' de la Junta de Comunidades, permitiendo incrementar el número de alumnos y fijar población

‘Escuelas conectadas’, gigas que llenan de vida

Uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta Castilla-La Mancha es el de la despoblación. Para combatirla es esencial poner en marcha políticas globales multidisciplinares (fomento de la natalidad, reformas fiscales, ayudas al emprendimiento, etc.) y disponer de habilitadores que indirectamente ayuden a asentar y atraer nueva población. Y, sin duda, uno de estos habilitadores es la conectividad, porque aquellos que buscan escapar del caos y del ajetreo de las grandes urbes «necesitan disponer de un centro de salud y de una escuela cercana donde llevar a sus hijos, pero, además, requieren redes de alta velocidad para teletrabajar o, mejor aún, para abrir un nuevo negocio local», asegura la directora de la Territorial Centro de Telefónica, Beatriz Herranz.

Éste es, precisamente, el espíritu de 'Escuelas Conectadas', el programa puesto en marcha por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y desarrollado por Telefónica con una inversión de 29,7 millones, y que ha beneficiado a 1.059 centros educativos en toda la Comunidad. «La compañía se propuso no sólo que la región fuera la primera en España y una de las primeras de Europa en dotar de ultra banda ancha a sus escuelas, sino aprovechar para extender la fibra a los pueblos donde están ubicadas, lo que ha supuesto un doble beneficio», asegura la directora de Telefónica Centro. «El esfuerzo conjunto de la Junta y Telefónica es para que en 2025 toda la Comunidad disponga de fibra y/o 5G y crear polos de apoyo a la innovación y al emprendimiento, apostando por la Educación Digital», subraya Herranz.

La pandemia ha acelerado el proceso de relocalización a zonas rurales. Los motivos de este nuevo fenómeno varían: evitar grandes aglomeraciones y contaminación en zonas densamente pobladas, cambiar el modo de vida por uno más tranquilo y sencillo rodeado de naturaleza o, incluso, buscar un lugar diferente para formar una familia y criar a los hijos de forma más sana y segura.

‘Escuelas conectadas’, gigas que llenan de vida‘Escuelas conectadas’, gigas que llenan de vidaEste último punto está atrayendo cada vez a más familias a Castilla-La Mancha. Sin embargo, los padres no quieren renunciar a que sus hijos tengan «una educación digital y tecnológica igual a la que podrían recibir en la ciudad». Beatriz Herranz asegura que «'Escuelas Conectadas' es un ejemplo de éxito de colaboración público-privada para dotar de la mejor conectividad a los colegios y avanzar en su digitalización, pero el compromiso de Telefónica con la Educación implica, además, la creación de contenidos digitales, plataformas y equipos adaptados, la formación digital para profesores y estudiantes de edades tempranas y el apoyo al talento y al emprendimiento local». «Hay que reducir las desigualdades entre el mundo rural y urbano, poniendo a los niños en el centro, pues ellos deben liderar un futuro mejor», remarcó.

De hecho, gracias a las redes de Telefónica y al esfuerzo de las administraciones, miles de niños y niñas de Castilla-La Mancha pudieron continuar con sus estudios durante los meses de confinamiento y con 'Escuelas Conectada' apenas se alteró su aprendizaje y rutina en el colegio, aunque fuese de forma online.

'Escuelas Conectadas' no nació con el objetivo de atraer nueva población, «aunque ahora observamos que es un atractivo importante para que nuevas familias se decanten por mudarse a zonas rurales», y sin duda para paliar la brecha digital que existe entre mundo urbano y mundo rural». «Es imprescindible que los niños y niñas, independientemente de dónde residan, reciban la mejor calidad de educación posible. Para ello, es requisito imprescindible que adquieran conocimientos y habilidades digitales que aumenten su empleabilidad. «Las empresas no encontramos los perfiles tecnológicos que estamos demandando», asegura, motivo por el que el año pasado dejaron de cubrirse nada menos que 350.000 puestos de trabajo en toda España.

«El cole no ha tenido cerrar, se han duplicado los alumnos y crece el padrón»

Borja Castro Cervigón, alcalde del municipio guadalajareño de Alcocer, nos cuenta que desde que llegó la fibra óptica al pueblo y a su colegio, ha apreciado «un beneficio directo para todos los ciudadanos, muy especialmente para los más pequeños». «Los niños de hoy son nativos digitales y es esencial que las aulas del mundo rural también cuenten con formación para que puedan tener las mismas oportunidades laborales que un niño de Madrid o Barcelona», afirma Borja.

De hecho, el edil de Alcocer nos explica que el colegio estuvo a punto de desaparecer, pero gracias al proyecto Escuelas Conectadas y el trabajo del consistorio municipal, se consiguió revertir la situación y doblar el número de estudiantes del colegio, situándose en 14, con dos unidades de clases. Además, Borja recalca que iniciativas como estas son esenciales porque «el futuro de los pueblos pasa por tener niños y que las escuelas estén abiertas».

Por otra parte, asegura que «Escuelas Conectadas ha demostrado que no es necesario renunciar a las comodidades y avances tecnológicos de la ciudad en el mundo rural» y pone en valor que este tipo de educación en los pueblos es mucho más cercana y personalizada.

«El padrón de Alcocer en el último año ha crecido en 70 vecinos y gran parte de ellos buscaban un refugio frente a la pandemia, tener una buena conectividad para poder teletrabajar y una escuela que proporcionara a sus hijos la mejor educación». Finalmente resalta que la mejor forma de luchar contra la despoblación es apostar claramente por la educación y por ello espera que la iniciativa Escuelas Conectadas atraiga a más niños, ya que ellos son «el alma del pueblo».

También en el municipio conquense de Valdeolivas cuentan con una Escuela Conectada y su alcalde, Antonio Quirico Alcántara Roa, asegura que «varias familias se han mudado recientemente al pueblo gracias a que la fibra óptica les daba la posibilidad de teletrabajar y que sus hijos vayan a una escuela que cuenta con formación digital».

El colegio de Valdeolivas cuenta con tan solo 5 alumnos hoy, pero su alcalde nos afirma que para el curso que viene prevén que este número se duplique ya que hay más demanda de nuevos vecinos que se han relocalizado en el municipio y ya han contactado. «Desde el ayuntamiento de Valdeolivas queremos seguir trabajando en este proceso de repoblación y un eje clave en este sentido es contar con unos excelentes servicios educativos, y claramente la iniciativa Escuelas Conectadas nos ha servido para diferenciarnos y ser más atractivos», asegura el alcalde.

Laura Belén Muñoz Domínguez, profesora del colegio de Alcocer, explica cómo el uso de nuevas tecnologías «ha dinamizado y mejorado la educación de los más pequeños, al mismo tiempo que nos ha dotado a los profesores de nuevas herramientas y formas para enseñar a los alumnos», a los que el acceso a internet «les ofrece nuevas formas de comunicación y transmisión de información, y crean ambientes colaborativos, innovadores y creativos que les ayuda a su desarrollo».

También están los padres y madres de los niños que se han beneficiado del proyecto Escuelas Conectadas. Bárbara Álvaro es madre de una niña de cinco años que estudia en el colegio rural agrupado de Pareja y no duda de los beneficios que tiene para su hija contar con educación digital y conectividad en su colegio. «Creo que es fundamental que mi hija reciba educación digital ya que desarrolla su aprendizaje de forma muy positiva y le da un gran abanico de posibilidades y herramientas útiles para adquirir nuevos conocimientos».

Bárbara, como muchos otros padres, cree que este tipo de iniciativas ayudan a luchar contra la brecha digital y las desigualdades entre el mundo urbano y rural. «Creo que hoy en día es de vital importancia tener una buena conectividad y más aún en el mundo rural. No sólo en los colegios, que, por supuesto es importantísimo, sino también en el núcleo familiar», recalca.