scorecardresearch
Jesús Fuentes

ÁNGULOS INVERTIDOS

Jesús Fuentes


La iniciativa del Consorcio

08/07/2022

Jueves, 30 de junio, de 2022, La Tribuna de Toledo ofrece el siguiente titular: «El Consorcio encarga un estudio para evaluar las necesidades actuales del Casco Histórico». Este es el titular, mientras en el resto del texto se especifica que se abrirá un proceso de participación de arquitectos, ingenieros y sociólogos para analizar la situación del centro histórico con la idea de aportarlo al Plan de Ordenación Municipal. Una iniciativa que hay que aplaudir para  conocer con precisión el estado del casco histórico y poder realizar los proyectos necesarios para devolver la vida diaria a este barrio de Toledo. No se citan, pero seguramente se abrirá a otras profesiones que tengan cosas que decir sobre un caserío que fue concebido para un modelo de vida que, en la actualidad, ya no existe.
Suponemos que se aprovechará para diseñar propuestas que hagan más verde y sostenible una ciudad antigua que debe seguir siendo patrimonio de la humanidad. Estamos, pues,  ante una iniciativa que debe ser copiada por otros organismos para que realmente se consigan formulas para salvar un centro tan complejo como es Toledo sin que pierda las claves de su identidad histórica. Eso implica también trabajar sobre otros barrios desde la perspectiva de la rehabilitación y adaptación a las nuevas exigencias de calidad de vida. Necesarios serían, estudios similares a los anunciados por el Consorcio, para los barrios de Palomarejos y Santa Teresa, sumidos ambos en una crisis de la que deben salir cuanto antes. Tienen que desprenderse de la sensación que sienten sus habitantes de estar abandonados. Hay que revitalizar el comercio minorista y de proximidad que los grandes centros les disputan. Eso supone adaptar los  barrios a las nuevas exigencias de un urbanismo sostenible. Supone mejorar las condiciones de habitabilidad de unos edificios que se construyeron con malos materiales y en unas condiciones que se han quedado obsoletas. Para acometer estos trabajos, mejor tener diagnosticados los problemas y  enumerar una serie de propuestas de mejora y transformación de los barrios citados. En fin, el nuevo POM debe servir para diseñar una nueva ciudad sin destruir la antigua.