scorecardresearch

El amor como divisa

J.M.
-

Antonio Mancera ha preparado un acto multitudinario de recuerdo a su esposa y de homenaje a la Guardia Civil

El amor como divisa

Antonio duda sobre la elección de una foto de su esposa. «Hazlo tú porque a mí me parece que está guapa en todas», sugiere al otro lado del teléfono. Unas horas antes, este guardia civil retirado había escuchado misa junto con sus hijos en la iglesia parroquial San Martín Obispo de Lillo por el segundo aniversario del fallecimiento de María Jesús. Dos años ya de aquel fatídico accidente de tráfico en el término de Villacañas.

Hijo de guardia civil, Antonio Mancera ingresó con 19 años en la Benemérita. Ya había conocido a María Jesús. Desde adolescentes, enfilaron una vida en común que prosperó con el nacimiento de sus hijos y enraizó en Lillo, tierra natal de la mujer.

María Jesús, sin vínculos familiares previos con la Guardia Civil, abrazó enseguida la idiosincrasia de la Benemérita. Y acompañaba  especialmente a las víctimas de ETA en ese recorrido vital de cuatro décadas en el instituto armado. «Todo lo que he vivido yo, lo ha vivido ella», explica Antonio. Y apostilla sobre sus cualidades: «Era muy sociable, muy alegre. La quería mucho la gente».

María Jesús falleció el 5 de julio de 2020 por una salida de vía del coche familiar a la altura de Villacañas. Junto con el matrimonio, viajaba su nieta de tres años, herida muy grave con fractura de cráneo. Segundos después del siniestro, José y Luis, dos agentes del destacamento de Madridejos, observaron el coche accidentado y rescataron providencialmente a la pequeña. La salvaron.

Antonio, que roza los 60 años, mascó desde entonces el modo de recordar a su esposa y de expresar la gratitud a esos agentes desconocidos que salvaron a su nieta. Y fraguó el memorial 'María Jesús Carrascosa', que organizará mañana en el Ayuntamiento de Lillo. Unos 150 agentes de toda España, principalmente de la Guardia Civil pero también de Policía Nacional y Protección Civil, han confirmado la presencia en el acto de reconocimiento a los agentes José Cid y Luis Comino.

Este guardia civil retirado por un accidente de moto en acto de servicio, previó el homenaje en 2021, pero las restricciones asociadas a la pandemia de la Covid-19 obligaron a posponer el encuentro a 2022.Por ello, incorpora también el reconocimiento a siete agentes más de la Comandancia de Toledo por su decisiva intervención en rescates por la DANA de septiembre del año pasado. Entre el recuerdo a los agentes fallecidos, figurará una distinción al teniente coronel Pedro Alfonso Casado, muerto esta semana en acto de servicio.

«Tenía la necesidad de reconocer la labor de la Guardia Civil en general», apunta el también director de 'Tribuna Benemérita', una publicación digital única en España especializada en ensalzar el trabajo diario del instituto armado. Antonio, dechado de altruismo, corre con todos los gastos.

Lillo recibirá mañana a representantes de asociaciones y hermandades vinculadas a la Guardia Civil, cuyo lema reza 'El honor es mi divisa'. A 24 horas solo, el organizador y sus hijos mantienen un ritmo trepidante para dimensionar la gratitud a la Benemérita, cuyos agentes aparecieron providencialmente esa medianoche que separó a María Jesús y Antonio para salvar a su nieta.