scorecardresearch

30 años de la renovación de la cerámica

C. S. Jara
-

Centro Cerámico Talavera celebrará desde el viernes tres décadas de vida que han marcado la evolución desde los modelos más clásicos hacia la vanguardia artística

Juan Carlos Albarrán, Gustavo de las Heras, Ana Belén Pinadero, Ana Fernández Pecci y Ramón González, Centro Cerámico Talavera - Foto: Manu Reino

Treinta años de evolución conmemora Centro Cerámico Talavera, un taller de cerámica que ha dejado huella en la artesanía más característica de Talavera. Esa evolución es ya parte de la historia de la cerámica de Talavera, un puente entre las piezas y series clásicas de las épocas doradas y la comunión con el arte más actual. Con métodos de trabajo cien por cien artesanos y siguiendo las técnicas tradicionales de la cerámica talaverana, Juan Carlos Albarrán, Ana Fernández Pecci y Ramón González Colilla, emprendieron en 1992, recién graduados en cerámica, una trayectoria que hoy vive uno de sus momentos de esplendor. «Es verdad que estamos en una época dorada, pero esto es como una montaña rusa, un día estás muy arriba, pero en cualquier momento puedes bajar», confiesa Ana Fernández Pecci. Es su visión sobre un sector complejo, muy sometido a los vaivenes de la economía, el mercado y las modas, en el que hoy, como ayer, siguen trabajando con una convicción: «Una pieza necesita un tiempo, lleva su proceso». 

La actividad del taller, remodelado y ampliado hace algo más de dos años, ha cambiado mucho en este tiempo. «Ha cambiado el repertorio, ha cambiado la decoración, han cambiado los formatos... Piezas que tuvieron su momento ya ni se hacen», explica Fernández Pecci. Algunas de esas piezas fueron durante años regalos de protocolo en la Junta de Comunidades o en el Ministerio de Defensa, durante la etapa de José Bono como ministro, con decoraciones clásicas de la cerámica de Talavera y cierta predilección por las piezas de escritorio, esas que apenas se elaboran ya.

El cambio llegó en 2011, en un momento crítico para la cerámica, acuciada por la crisis que barrió Talavera y por un giro de timón en los gustos decorativos: «A partir de 2008, cuando montamos la exposición con motivo de nuestro 15 aniversario, empieza una revolución en cuanto al producto». En 2011 presentan la que se ha convertido en su pieza estrella, la calavera Vanitas. Una escultura de un cráneo de la que se han hecho cerca de treinta versiones diferentes con variedad de decoraciones, muy apreciada por el público: «Lleva años siendo la pieza 'top' y la realidad es que cada año se vende más».

Las calaveras se han convertido en la pieza más vendida de Centro Cerámico.Las calaveras se han convertido en la pieza más vendida de Centro Cerámico. - Foto: Manu ReinoColaboraciones con el artista talaverano Aitor Saraiba y con el diseñador Guille García Hoz abren un camino que ha dado un vuelco a la actividad de Centro Cerámico Talavera y a la proyección de la artesanía más característica de la ciudad. Murales artísticos y la creatividad artística contemporánea expresada en cerámica han tomado el relevo de una producción clásica, que nunca se abandona del todo. De hecho, una colección de jarritas de la serie de las golondrinas es lo último que ha lanzado este alfar, que prepara ahora una colección de colgantes decorados con fragmentos de cerámica tradicional. «Hoy la demanda de la pieza de cerámica utilitaria es más baja, en beneficio del objeto artístico», asegura Fernández Pecci. 

Junto a los tres ceramistas trabajan casi desde los primeros tiempos del alfar, los pintores Ana Belén Pinadero Gil y Gustavo de las Heras Fernández, que dejan su trazo en la gran mayoría de la producción. 

La declaración en 2019 de las técnicas artesanas de elaboración de la cerámica de Talavera, Puente del Arzbispo y Tlaxcala (Méjico) como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad ha marcado otro punto de inflexión. «Lo interesante es que la gente venga al taller, aunque los proyectos grandes son un apoyo interesante», afirma ante la llegada de un público foráneo, que también se interesa por la producción clásica. La trayectoria de Centro Cerámico Talavera es una buena muestra de que la artesanía evoluciona, pero su esencia siempre permanece.

Treinta artistas colaboran con el aniversario 

Aitor Saraiba, Ana Locking, Ana Juan, Jacinto de Manuel, Brianda Fitz James Stuart.... La lista se alargaría hasta la treintena de artistas para un treinta aniversario. Son los que han aportado obra gráfica, cada uno en su versión personal, para conmemorar el aniversario de Centro Cerámico Talavera. Muchos de ellos son ya habituales del taller y han hecho o planteado colaboraciones, para traducir a cerámica sus diseños.  

Las obras de todos ellos se reunirán en una exposición que se abrirá el próximo viernes 18  en la cervecería Cerro Negro, con motivo del 30 aniversario del taller cerámico. Todas las obras estarán a la venta y el dinero recaudado se destinará a la Asociación Española contra el Cáncer, de forma que se pueden las adquisiciones se pueden entender como donaciones.

La mayoría de los artistas han elegido motivos relacionados con Centro Cerámico, algunos incluso incluyendo piezas en sus creaciones. Piezas que también ambientarán una exposición singular que quedará abierta hasta el 10 de diciembre próximo.