scorecardresearch

«En el ahorro la hormiga gana a la cigarra por constancia»

M.G
-

La experta financiera ofreció una ponencia en Toledo la semana pasada, enmarcada en 'Ciencia a la Carta', sobre el ahorro y las finanzas domésticas. Es autora del libro 'Invierte en ti', de Planeta

«En el ahorro la hormiga gana a la cigarra por constancia»

El dinero atrae consejos. 'Gasta siempre una moneda menos de lo que ganes', decía el historiador y escritor Cesare Cantù en el siglo XIX. Los tiempos avanzan, pero sigue siendo necesario equilibrar la balanza y suele cuadrar cuando se coge la calculadora  y se hacen cuentas, presupuestos y  se controla el ahorro y el gasto para no tener sustos a finales de mes. La experta financiera Natalia de Santiago ofrece consejos y deja claro que el dinero no se presta a recetas mágicas.

En su libro  ofrece consejos para que  las cuentas salgan. ¿Hay que saber de finanzas para llevar una economía familiar saneada?

Hay ciertas cosas que son importante saberlas, pero también que alguien te las cuente. Es similar a lo que hacemos cuando seguimos hábitos saludables y comemos tres piezas de fruta al día. En finanzas hay rutinas y hábitos que pueden mejorar la vida financiera y es bueno conocerlos y aplicarlos en la medida de lo posible.

¿Y es posible conseguir una buena economía familiar con sueldos bajos y cuando hay estrecheces?

Sí. Hay situaciones que son extremas  y si lo comparas con la salud es como tener una enfermedad en ese momento, pero si la salud de base es buena hay una mejor recuperación y lo mismo ocurre con las finanzas. Tendemos a confundir tener una buena salud financiera con ganar mucho y no es así, como ser guapo no es sinónimo de tener buena salud. Se puede tener una buena salud financiera con ingresos modestos.

¿Cuáles son los errores más comunes que detecta cuando le preguntan y le plantean dudas?

No querer saber e intentar vivir un poco a ciegas. Ysigo comparando las finanzas con la salud porque cuando quieres saber cómo estás te haces unos análisis para saber si te tienes que cuidar el colesterol o no. Pues en finanzas, lo mismo, tienes que ver y saber en qué se te va el dinero, hacerte un presupuesto a un año y saber realmente lo que estás gastando. Y no para castigarte ni para estar todo el día racaneando, simplemente para  disponer de información y saber del pie del que cojeas.

Es que puede llegar a agobiar ponerse a hacer las cuentas de un año por la cantidad de gastos.

Sí. Pero tener esta información es muy útil y te ayuda a tomar decisiones mejor informadas y a gestionar más rápido cuando viene un problema económico. A los españoles suele pasarnos que nos hipotecamos por encima de nuestras posibilidades y tenemos en el ideario popular eso de casa grande ande o no ande y muchas veces es bastante arriesgado. Comprar una casa es una buena fórmula de ahorro siempre que se cumplan ciertos criterios de deuda.

Dice que solemos endeudarnos más de lo necesario. ¿Nos gusta demasiado comprar a plazos  y no calculamos el exceso de gastos?

Las compras a plazos son un tipo de deuda muy peligrosa y hay que realizarlas cuando sean imprescindibles porque suele tener unos tipos de interés prohibitivos. Siempre que vayamos a fraccionar un pago hay que preguntar cuál es el tipo de interés y el precio total a pagar.

Supongo que detrás de los pagos a plazos está el exceso de compras con este modelo por el hecho de que no gastar de inmediato.

Exacto. Hay que intentar endeudarse para cosas que te hagan crecer y ganar más en un futuro, es decir, gastar en formación, en un máster, un negocio, en patrimonio, una casa o una plaza de garaje, por ejemplo. Para el consumo hay que intentar evitarlo. El caso más típico es el coche, que pierde valor, no te va a enriquecer nada, pero muchos lo necesitamos. Y suelen ser tan caros que es muy complicado pagarlos a tocateja. Aun así, hay que intentar pedir la mínima cantidad posible y pagarlo rápido, nunca a más de cinco años.

¿Se abusa del comercio electrónico?

Estamos perdiendo un poco la información y es tan fácil comprar por internet que perdemos el feeling de saber si esto es mucho, poco o lo necesito. Y si no llevas control se  puede ir de las manos muy rápido.

El mercado suele invitar a invertir. ¿Es necesario tener dinero para invertir o  se puede probar a hacerlo con una economía ajustada?

Se puede empezar a invertir con muy poco porque hoy en día la inversión está al alcance de cualquiera. Pero invertir es como la guinda del pastel y antes hay que hacer la tarta. Solo se puede invertir dinero que no vayamos a necesitar a medio plazo, en cinco años, y tiene que salir de los ahorros y no endeudarse.

¿Tan malo es vivir económicamente al día? Cada vez se sigue más el modelo, sobre todo, si no hay mucho.

Nuestra generación va a tener que pagar una parte de la jubilación durante muchos años porque se vive muchos años jubilados y no podemos pretender que la pensión pública nos la cubra entera. Así que hay que ahorrar, todos sin excepción.

¿Qué porcentaje de ahorro al año sería saludable?

A partir de un 10% de los ingresos mensuales empieza a ser una cantidad razonable y de buena salud financiera. Si puedes más, fenomenal, pero si no se llega la constancia es  más importante que la cantidad.

Las estadísticas no son muy halagüeñas si se comparan los sueldos españoles con los europeos. De hecho, el 21% de las familias están en riesgo de pobreza y el 18% tiene problemas para llegar a finales de mes. ¿Qué opina?

Hay muchas familias y muchos jóvenes con una situación financiera complicada. Lo bueno que tenemos en España es que las familias arriman mucho el hombro, los jubilados están en una situación relativamente buena con las pensiones y nos salva un poco, pero hay mucha gente con situaciones complicadas que tiene que hacer malabarismos para llegar a fin de mes. También los datos muestran que hay más capacidad de ahorro, salvo en casos extremos, y el ciudadano medio puede ahorrar más de lo que ahorra.

La pandemia ha estimulado el ahorro porque la tasa subió al 14,8%, lo que pone en evidencia que se ha ahorrado mucho en ocio.

Pasa en todas las crisis, el ahorro de emergencia. La gente se asusta y empieza a ahorrar. El error está en que el ahorro tiene que hacerse con previsión y cuando las cosas van bien y no esperar a que venga la crisis porque el que no ha ahorrado lo tiene muy difícil. Con la pandemia unas familias han ahorrado y otras han sufrido un fuerte azote por su sector o por no tener un colchón.

¿Qué le parece la regla del  80/20, gastar el 80%, ahorrar el 20%?

Es maravillosa, pero no está al alcance de todo el mundo. Y no hay que frustrarse si no se llega. La hormiga gana por goleada a la cigarra y la constancia es fundamental. El secreto del ahorro es hacerlo a principio de mes y en automático. Hay que cambiar el chip porque no se puede hacer a finales y si nos sobra.

Decía que lo importante es hacer un presupuesto anual para saber la salud de nuestra economía ¿Aun así nos engañamos mucho?

Tratamos como imprevistos pagos que no lo son, como el IBI, que vendrá todos los años, o la declaración de la renta, porque la Agencia Tributaria no se va a olvidar de ti. Hay que tener en cuenta las revisiones del coche, incluso el cambio de electrodomésticos atendiendo a la obsolescencia programada. Cuanto mejor planifiques menos hay que ahorrar.

Ser muy hormiguitas está muy bien, pero también hay que disfrutar y gastar en ocio, por ejemplo.

Lo que gastas en ocio es una medida de salud financiera a pesar de que pueda sonar contradictorio. Poder gastar en ocio te hace muy flexible porque puedes dejar de hacerlo mañana. El objetivo es reducir los gastos que no nos aportan y optimizar nuestra estructura financiera.