scorecardresearch

Instalan cámaras para confirmar la presencia del lobo

J.M.
-

La Guardia Civil investiga la denuncia presentada por un ganadero de Montesclaros. La Junta ha colocado ya equipos de visionado en la explotación ovina

Instalan cámaras para confirmar la presencia del lobo

La Guardia Civil, con el Seprona a la cabeza, ha abierto una investigación para confirmar la veracidad de la denuncia del ataque de lobos a una explotación ganadera de Montesclaros, en la Sierra de San Vicente. La Junta de Comunidades ha instalado cámaras, junto con el propietario, para registrar la posible presencia de ejemplares.

Así lo confirmó ayer a este diario la Guardia Civil, que hacía hincapié en que todavía no está confirmada la presencia del lobo en la provincia de Toledo. Los agentes fundamentan la investigación por una única denuncia presentada hasta el momento en el término de Montesclaros, a unos 20 kilómetros al norte de Talavera.

Asaja Toledo dio la voz de alerta a principios de mes.  De esta manera, la organización provincial advertía a los ganaderos de la Sierra de San Vicente por la sospecha de la presencia de lobos en la comarca por el ataque sufrido por un rebaño de ovejas, cuyas heridas podrían ser compatibles con las causadas por esta especie.

La Sierra de San Vicente colinda con la de Gredos, en Ávila, donde existe una población de este depredador. De confirmarse, se trataría del primer avistamiento de lobos en la provincia en años, una especie que ocasiona graves perjuicios a la ganadería extensiva, detallaba Asaja. Su presencia confirmaría su expansión, favorecida por el cambio de estatuto jurídico de las poblaciones de lobo ibérico, incluidas dentro del listado de especies silvestres en régimen de protección especial y en la Estrategia de Conservación del Lobo. «Imposibilita su control cinegético en aquellas comunidades que hasta ahora autorizaban su caza, de manera que las medidas de control de la especie han pasado a tener un carácter excepcional», subrayaba el comunicado del 6 de septiembre.

La asociación agraria pedía la máxima cautela ante lo que, de momento, son sospechas, pero reclamaba a los ganaderos de la zona que extremen las precauciones cuando el ganado esté suelto. Al mismo tiempo, la organización agraria demandaba a la administración medioambiental que investigue el caso y corrobore si el ataque sufrido ha sido causado por el lobo. «La demora a la hora de confirmar que las heridas son de esta especie pueden dificultar la identificación de las mismas como tales por la actuación posterior de carroñeros», insistía.

La organización agraria aguarda la confirmación para demandar la modificación de la legislación regional que recoge indemnizaciones y ayudas para paliar los daños de este depredador al ganado doméstico y que, hasta la fecha, solo se circunscriben a la provincia de Guadalajara. Cerca del otoño, se producen más ataques de lobos por ser el momento en el que las nuevas camadas alcanzan la edad para aprender a cazar.