scorecardresearch

Las medidas de ahorro energético caldean el ánimo del comercio

J. S. Rodríguez
-

Los comerciantes toledanos afrontan las nuevas medidas con cierto recelo: "El aire acondicionado no se puede tener a 27ºC con las temperaturas de la ciudad"

Las medidas de ahorro energético entraron ayer en vigor. - Foto: Ana Escobar/EFE

Tras un año de medidas polémicas en el terreno de la energía, los ciudadanos españoles anhelaban que al menos en las vacaciones de este año hubiera algún tipo de descanso. Nada más lejos de la realidad. La amenaza de un corte de gas por parte de Rusia a la Unión Europea condujo a la celebración de un acuerdo político para la reducción voluntaria de demanda de gas en un 15% entre agosto de 2022 y marzo de 2023. En el caso de España, el objetivo de reducción de la demanda de gas sería del 7%, debido a la menor dependencia del gas ruso  

Una reducción que se ejecutaría en la sociedad española a través del Real Decreto ley 14/2022, que obliga, entre otras medidas, a limitar la temperatura del aire acondicionado de establecimientos comerciales a no menos de 27ºC, a acondicionar sistemas de cierre de puerta adecuados para que no haya pérdida energética y a apagar las luces de los escaparates a partir de las 22:00 horas. Unas medidas que han puesto el grito en el cielo de muchos sectores de la sociedad española y empiezan a caldear el ambiente entre los comercios de Toledo.

Virginia, propietaria de un comercio de joyería en Toledo afirma sin ninguna duda que "las medidas son absurdas", aclarando que "el aire acondicionado no se puede tener a 27ºC con las temperaturas de Toledo, porque ahora mismo es totalmente necesario". Respecto a cerrar el local, Virginia reincide en que "es una idea absurda porque no entra el público. La gente es así. Les pones un escalón en la entrada y la gente no lo sube. Si tienes un local con la puerta cerrada la gente no entra". La cuestión del apagado del escaparates se vuelve aún más alarmante para la propietaria del comercio, que asegura que en Toledo "al tener tan poca iluminación de noche, va a provocar más vandalismo y va a generar miedo pasar por las calles".

Los comercios de Toledo creen que con la temperatura que hace en la ciudad es imposible tener el aire acondicionado a 27 grados. Los comercios de Toledo creen que con la temperatura que hace en la ciudad es imposible tener el aire acondicionado a 27 grados. - Foto: Yolanda Lancha

En otro comercio de la zona, el calor se hace patente. La dependienta nos aclara que se les ha estropeado el aire acondicionado y muestra los 33ºC que marca el termómetro del establecimiento. La mujer explica que "es difícil trabajar con estas temperaturas" y afirma que en el caso de que funcionara el aire acondicionado, no lo podría mantener a 27ºC: "la ley es la ley, pero si pudiera elegir lo mantendría a 24-25ºC". Respecto al cierre para evitar pérdidas de temperatura explica que ya están planeando poner unas cortinas asegurando "No creo que eso vaya a espantar a los clientes y mantendrá la temperatura en verano e invierno".

Por otro lado, 'Sonae Sierra', el grupo que gestiona el centro comercial Luz del Tajo explica a La Tribuna que la sostenibilidad es "el centro de su estrategia" y mantendrá "un claro compromiso con las medidas adoptadas por el Ejecutivo", apuntando así que Luz del Tajo "ha aplicado una nueva consigna de temperatura media en las instalaciones comunes de 27ºC en verano y 19ºC en invierno".

Pero este tipo de medidas no se asimilan tan fácilmente en todos los tipos de comercio. El responsable de un establecimiento en la plaza de las Cuatro Calles aclara que "27ºC en agosto son muchos grados" asegurando que ellos actualmente lo tienen a 25ºC porque "si no te mueves se está bien, pero si estás moviendo mercancía o vienen muchos clientes se nota". Además, critica la situación de puertas abiertas que existe actualmente en la ciudad de Toledo: "el Ayuntamiento ha consentido que el comercio de la ciudad sea como un mercadillo en el que se atrae al cliente con las puertas abiertas y productos en la calle. Creo que mantenerlas cerradas es una cuestión de civismo y educación". Respecto a mantener la iluminación de los escaparates encendida por la noche, afirma:

"Nosotros. siempre apagamos al cerrar por una normativa que sanciona si pasas un tope de kilovatios, pero mantenerlas encendidas toda la noche no sé hasta qué punto puede dar beneficio si el comercio está cerrado".

Desde la Federación Empresarial Toledana (Fedeto) han tachado las medidas del gobierno nacional como irracionales y sin consenso parlamentario, manifestando que coartan la libertad de empresa e introducen nuevos costes con un componente sancionador sustentado "en una gran inseguridad jurídica".

Así mismo, la dependienta de una conocida cadena de tiendas de regalos en Toledo asegura que en la empresa están estudiando como implementar las medidas, pero afirma con sudor en la frente que en el local "es imposible estar a 27ºC. Nosotros lo tenemos a 22-23ºC como mucho porque los focos y las puertas abiertas dan mucho calor, además de tener que estar todo el día subiendo y bajando cajas". Con todo ello, la dependienta apunta que la puerta no la pueden cerrar debido a que la 'mascota insignia' de la tienda lo impide, afirmando a este medio que la empresa está estudiando como adaptarlo en todas las ciudades. Una adaptación local y nacional a las nuevas medidas que está resultando compleja a gran parte del sector comercial.