scorecardresearch

Page no entendería una Ley de Memoria sin el consenso del PP

L.G.E. / A. M.
-

Avisa de que si se hace sin acuerdo, cuando cambie la mayoría en el Parlamento se acabará modificando. Mañana la Junta aprobará la Ley de Apoyo a las Víctimas

Page no entendería una Ley de Memoria sin el consenso del PP - Foto: Juan Lázaro

Emiliano García-Page ha dado hoy su valoración sobre la Ley de Memoria Democrática, pero casi más como abogado de formación que como presidente de Castilla-La Mancha. «Me cuesta mucho entender que dependa de una mayoría parlamentaria concreta, salvo que sea una gran mayoría de los grandes partidos», comentó. Y es que avisa de que si no hay ese acuerdo, se corre el riesgo de que cuando cambie la mayoría se cambie la ley. «¿Eso signfica que hay que olvidar, que la historia es distintaa?», plantea. Insistió, por tanto, que este tipo de «normas tiene que contar con el mayor esfuerzo de consenso posible y sobre todo de los grandes partidos, que tienen vocación de gobernar».

Page hizo estas declaraciones a preguntas de los periodistas en el acto de firma del convenio de transporte con la Comunidad de Madrid. A su lado estaba la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso, que fue más dura con Pedro Sánchez, al decir que lo que quiere hacer el Gobierno es «nefasto» y una «infamia». «Nadie entiende que con una minoría absoluta se colectivice por ley la memoria de todos los españoles y que se haga con los herederos de Batasuna», apuntó.

El presidente de Castilla-La Mancha aprovechó para recordar que mañana su Consejo de Gobierno aprueba la Ley de Apoyo de las Víctimas del Terrorismo. «El día que viera a Bildu firmar una ley de ese tipo, empezaría a pensar que no ensucia todo lo que toca», dejó caer.

Page no entendería una Ley de Memoria sin el consenso del PPPage no entendería una Ley de Memoria sin el consenso del PP - Foto: Juan Lázaro«Hay que mantener la memoria». Horas antes, por la mañana y en otro acto, el presidente se refirió al 25 aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco, un momento que decía recordar «perfectamente y no lo quiero olvidar». Puntualizó que «la memoria hay que mantenerla para dos cosas: una para celebrar lo que se ha hecho bien», y la otra, para recordar, «aquello que se ha hecho mal o aquello que hemos sufrido, para no volverlo a repetir». Además puso en valor que «ningún español aceptó el chantaje» y el pueblo en su conjunto «reaccionó en positivo». Sobre el acto de conmemoración de este fin de semana, consideró que «vi emocionado» al Rey Felipe VI.  También detalló como él mismo vivió la situación en el verano de 1997. Contó, que ese día estaba en una piscina, junto a varias personas y que todos habían bajado con un libro y auriculares para poder escuchar las noticias en la radio. «Íbamos siguiendo lo que pasaba», y una vez conocida la noticia, «cerramos el libro, nos echamos a llorar, nos abrazamos y consideramos que ya era indecoroso seguir en la piscina»,aseguró.

Destacó también la «voluntad férrea de la sociedad española de acabar con el problema», y además, hacerlo «con la Constitución y con las libertades».