scorecardresearch

La Cátedra de Gastronomía se estrenará este verano

M.G
-

Ambas llevan meses trabajando y colaborando con el Gobierno regional para sacar adelante una cátedra que mire por el talento y la producción de la región

El restaurador Adolfo Muñoz, el rector de la UCLM, Julián Garde, y el presidente de la Academia, J.M. San Román - Foto: Y. Lancha

El Paraninfo de Lorenzana acogió esta mañana el acto protocolario de ingreso del rector de la Universidad de Castilla-La Mancha, Julián Garde, como académico de honor de la Academia de Gastronomía de Castilla-La Mancha. Méritos no faltaban, tanto por el cargo que ocupa actualmente Garde en la institución como por su profesión de veterinario, tan ligada al ámbito gastronómico por ser los que velan «por la salud pública».

José María San Román, presidente del colectivo subrayó también que el ingreso de Garde coincide con el 40 aniversario de la Universidad y con los meses de trabajo y de colaboración conjunta para sacar adelante la Cátedra de Gastronomía este verano. En este caso, se trata de un proyecto a tres bandas, puesto que también cuenta con la colaboración del Gobierno regional, que llegará a la UCLM para resaltar la importancia de este ámbito, el enorme «talento» que existe en Castilla-La Mancha y la necesidad de continuar promocionando los productos de la tierra.

En este caso, San Román espera que el acuerdo con la Consejería de Agricultura se cierre lo antes posible para que la Cátedra pueda echar a andar y destacó el esfuerzo que se está llevando a cabo en la gastronomía en zonas rurales para evitar que desaparezca en territorios poco poblados. «Siempre digo que si se cierra el bar de un pueblo se cierra el pueblo y eso es lo que no queremos», apuntó el presidente de la Academia de Gastronomía poco antes de insistir en la necesidad de proteger y cuidar el talento para que no emigre «de nuestra tierra y haya que recuperarlo».

Además, San Román aprovechó el acto para anunciar la próxima campaña de promoción de los vinos de Castilla-La Mancha en las cinco capitales de la región, junto a la Consejería de Agricultura, con el objetivo «de que tengan relevancia». Al respecto, explicó la necesidad de que en los restaurantes se pida vino de la tierra en lugar de decidir sobre un Ribera o un Rioja. «Siempre aconsejo a todo el mundo que se pida un vino de aquí y si no le gusta, se lo cambio. Hasta ahora no ha habido nadie que lo haya querido cambiar», comentó como anécdota.  

San Román también recordó que en la región hay «muy buenos y conocidos cocineros», pero tiene clara la necesidad «de cuidar la gastronomía» para mantener el talento «y ayudar al resto de cocineros» y de negocios que les cuesta más el día a día. 

Sumar. Julián Garde agradeció el nombramiento para formar parte de la Academia de Gastronomía y aseguró sentirse «muy orgulloso» y dispuesto a seguir trabajando por el ámbito gastronómico en la región. 

Además, en su discurso de agradecimiento relacionó la gastronomía con su profesión como veterinario. En este sentido, aseguró que se suele conocer más la labor asistencial médica, pero subrayó su importante aportación para la vigilancia y  la salud pública a la seguridad alimentaria.

Reelección. La Academia de Gastronomía de Castilla-La Mancha celebró también su Junta General y volvió a elegir a José María San Román como presidente por cuatro años más. Él mismo dio a conocer la noticia minutos antes de que comenzara el acto de ingreso de Julián Garde como académico honorario de la entidad. 

San Román agradeció la elección y recordó que la Academia está llena de vida en estos momentos y de buena salud, pero no siempre ha sido así a pesar de que  lleva constituida desde 1994.

«Antes no existía, pero la hicimos de derecho público y la pusimos en valor», aseguró San Román, muy agradecido y contento con la labor de difusión e investigación del ámbito gastronómico en Castilla-La Mancha.

En este sentido, el presidente subrayó la cantidad de iniciativas que se han puesto en marcha, como los broches de oro, unos galardones que se entregarán en noviembre y ayudan a resaltar la profesión, la actividad y el talento relacionado con la gastronomía.

La Academia, compuesta por cincuenta miembros, diez por provincia, continúa trabajando para sacar adelante nuevos proyectos y está inmersa en conversaciones con el Gobierno regional para la puesta en marcha de campañas de promoción y de iniciativas que ayuden a que los cocineros se queden en Castilla-La Mancha. 

San Román destacó el esfuerzo de una Academia que cuenta con hosteleros, empresarios, periodistas y profesores universitarios, entre otros miembros, y está dispuesta a proteger, cuidar y promover la valía de la gastronomía y de nuestra tierra.