scorecardresearch

El PP presenta enmiendas a los PGE para inversiones en Toledo

LT
-

Reclaman mejoras en las carreteras de acceso al nuevo hospital, tanto en la existente como en las futuras

El PP presenta enmiendas a los PGE para inversiones en Toledo - Foto: David Pérez

El presidente del Partido Popular de Toledo, Carlos Velázquez, los diputados nacionales Vicente Tirado y Carmen Riolobos, y el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Toledo, Juan José Alcalde, acudieron ayer a las puertas del Hospital Universitario de Toledo para dar a conocer las enmiendas que van a presentar a los Presupuestos Generales del Estado con el fin de contrarrestar «el abandono del PSOE» a la ciudad de Toledo.

Afirman que en las cuentas socialistas hay consignados «cero euros» para la capital de Castilla-La Mancha y lamentan que es una repetición de lo que viene ocurriendo desde hace años.

Para corregir esos errores han redactado 17 enmiendas por valor de 50 millones de euros, alguna de ellas dirigida a mejorar los accesos al Hospital.

Por ejemplo para que el puente de conexión entre Azucaica y el Polígono cruce el Tajo por «donde es demandado por los vecinos» en un trayecto directo entre los núcleos urbanos, y no «casi en Algodor, donde lo quieren llevar».

Quieren «inversiones importantes» para que se eviten situaciones peligrosas en el puente de circunvalación de Toledo frente a Santa Bárbara (A-42) donde «cualquier día va a haber un accidente grave y tendremos que lamentar algo que no queremos».

Reclaman mejoras en todo el entorno de la senda ecológica y, en resumen, «que el PSOE deje de abandonar a la ciudad de Toledo» con unos presupuestos «malos y dañinos para la ciudad».

Como epílogo Velázquez reta  tanto a la alcaldesa como al presidente de la región a que aprovechen la oportunidad de «decidir si quieren lo mejor para Toledo y los toledanos a para su partido, decidir a favor de los intereses de la ciudad frente a los de Pedro Sánchez que sabemos con quién pacta y ha trabajado los presupuestos que en el fondo, y es lo más doloroso para los españoles, son una moneda de cambio para modificar el delito de sedición con la reforma del Código Penal».