scorecardresearch
Alejandro Bermúdez

Con los pies en el suelo

Alejandro Bermúdez


¿Esperanza al final?

17/06/2022

Hay ocasiones en las que parece que los dioses, los astros y nosotros mismos nos hemos concertado para provocar el caos total. Este es uno de esos momentos: vivimos la crisis del ladrillo de 2007 y, sin recuperarnos, nos llegó la famosa pandemia y cuando parecíamos vislumbrar un poco de claridad se le ocurre a Putin invadir Ucrania y se declara una crisis energética sin precedentes.
Si eso ocurre en el orden mundial, en el local se sigue profundizando en todos los factores que llevaron a Talavera a pasar de ciudad próspera a ciudad deprimida: transformación del mundo agrario, reconversión de la actividad comercial, declive de la industria textil por la competencia de países menos desarrollados y falta de dotación de infraestructuras.
Tanto en el orden mundial como en el local no contamos con líderes que sepan enfrentar la situación con solvencia. La mediocridad, es el factor común de quienes deberían dar solución a problemas realmente serios y profundos y por tanto la situación se antoja imposible. Como ejemplo podemos contemplar lo que ha ocurrido con Ucrania. Con independencia de la catadura de Putin, lo cierto es que si el presidente de Estados Unidos hubiera sido un hombre de la talla de Ronald Reagan o tantos otros, ni se le hubiera ocurrido a Putin tocar un centímetro de Ucrania. El problema es que Putin sabe que enfrente no tiene nadie que le aguante la mirada y mucho menos que le gane el pulso.
Es obvio que la sociedad, harta de las medianías, falsedades y palabrería hueca de la política, se ha dedicado en los últimos años a favorecer la descomposición de muchas estructuras políticas clásicas, dando paso a sus polos opuestos. El resultado ha sido instituciones verdaderamente irrisorias, los chiquilicuatres de que ya hemos escrito.  Pasamos claramente de Málaga a Malagón. Gracias a dios la sociedad se está dando cuenta de que destruyendo no se avanza. La consecuencia es la liquidación también de los famosos chiquilicuatres.
Está claro que el estado de esta transformación no es la mismo en todos los países y mientras unos están ya dando frutos, como hemos visto en la reacción heroica de Ucrania o los cambio políticos que se vislumbran en España, en otros sigue en plena expansión, como ocurre con los bolivarianos en América.
En España se produjo se produjo un imprescindible cambio de timonel en el PP nacional y ello está dando los resultados que se esperaba. La extrema izquierda está en franca retirada y por tanto el futuro político parece volver a tomar el rumbo debido. En economía y sobre todo en el sector de la energía, parece que se está tomando conciencia de que el mundo civilizado no puede depender de sistemas autoritarios y, aunque tarde, se acabará por solventar el problema.
A nivel local, Talavera lleva años hundiéndose, pero parece, de momento solo parece, que  tenemos posibilidades de que se instale entre nosotros nada menos que META. Eso cambiaría absolutamente la deriva económica y nos colocaría nuevamente en el pelotón de cabeza de la iniciativa económica. Obviamente esta posibilidad tiene que confirmare y tenemos que ser conscientes de que esta 'perita en dulce' tiene muchos pretendientes y podemos volver a quedarnos con la miel en los labios, pero de momento Talavera parece recuperar la iniciativa y eso siempre es positivo. Vuelve finalmente la esperanza…