La OTAN se retirará de Afganistán a partir de mayo

Europa Press
-

La organización subraya que cualquier ataque talibán durante el repliegue será respondido por parte de las fuerzas aliadas pero apunta que seguirá dando apoyo a la región, aunque "sin miles de soldados en el terreno y con respaldo al proceso de paz"

La OTAN se retirará de Afganistán a partir de mayo

La OTAN ha anunciado este miércoles que pondrá fin a su misión en Afganistán iniciando a partir de mayo una retirada "ordenada" y en coordinación con Estados Unidos en la que espera replegar todas sus fuerzas "en unos meses".

La confirmación ha llegado tras una reunión por videoconferencia de los ministros de Exteriores y Defensa de la OTAN, en la que el secretario de Estado, Antony Blinken, y el secretario de Defensa, Lloyd Austin, han participado desde Bruselas con el secretario general, Jens Stoltenberg, en una escenificación de la cooperación entre Washington y el resto de aliados.

"A la luz de la decisión de Estados Unidos de salir de Afganistán, hemos decidido la retirada de la misión a partir de mayo y será ordenada, coordinada y segura. La idea es completar la retirada en unos meses", ha señalado Stoltenberg, en una rueda de prensa junto a Blinken y Austin, tras el histórico anuncio del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, desde la Casa Blanca.

El político noruego ha subrayado que cualquier ataque talibán durante el repliegue será respondido por parte de las fuerzas aliadas, al tiempo que ha incidido en que la OTAN abre un "nuevo capítulo" en las relaciones con Afganistán. "Seguiremos dando apoyo a Afganistán pero de otra manera, sin miles de soldados en el terreno, con respaldo al proceso de paz y trabajando para garantizar que no perdemos lo ganado este tiempo", ha argumentado.

Los aliados han aprobado el plan para la retirada, en base a la decisión y sincronizándose con Estados Unidos. Hasta ahora la OTAN había reivindicado la importancia de seguir en Afganistán y habia destacado la importancia de la tarea de adiestramiento de las fuerzas afganas, que cuenta con 9.600 efectivos aliados, de los cuales unos 2.500 son estadounidenses.

Tal y como ha reconocido Stoltenberg, la decisión sobre finalizar la misión "no es fácil" y se había convertido en un "dilema" para la organización militar los últimos meses. "La decisión conlleva riesgos. No desestimo los desafíos que tenemos por delante, pero la alternativa era quedarse y probablemente aumentar los efectivos ante la mayor presión de los talibán", ha admitido el secretario general, que hasta ahora condicionaba la salida a una mejora de la situación en el terreno.

Entre las razones esgrimidas por Blinken y Austin está la de adaptar la OTAN a los desafíos de 2021, momento en el que han mencionado a China, Rusia e Irán como actores que suponen una amenaza a la seguridad internacional.

Durante la rueda de prensa, Blinken ha apuntado que mantener la presencia de forma "indefinida" no estaba en el interés de Estados Unidos ni de ninguno los aliados. Mientras que Austin ha hecho un llamamiento a los líderes aliados para llevar a cabo esta nueva fase "con profesionalismo" y de forma "ordenada" y "segura".