scorecardresearch

Molina y Alarcón triunfan en Fuensalida

Dominguín
-

Gran entrada en la novillada de Fuensalida donde la gente se divirtió con el encierro de Domingo Hernández, dándolo todo los novilleros

Molina y Alarcón triunfan en Fuensalida

Tras un año sin toros como cosa habitual en casi todos los pueblos de la provincia la localidad de Fuensalida volvió a abrir sus puertas  su plaza de toros para celebrar su habitual novillada picada. Abrió plaza Cristian Pérez que toreo por ambas manos aplicando buenas tandas. Pinchazo y estocada que le valieron para cortar la primera  oreja de la tarde.

Al cuarto novillo lo recibió rodilla en tierra.  El novillo de Domingo Hernández muy flojo  salió con poca fuerza y menos bravura. Hubo que mimarle para poder darle algún buen  pase. Media tendida y tres descabellos. El novillero recibió aplausos y saludo desde el tercio.

Jorge Molina recibió con garbo a su primero al que le realizó un bonito quite Álvaro Alarcón al que replicó a su vez Molina. Buena tanda de derechazos y naturales, con la espada no estuvo acertado y el público le aplaudió al arrastre del novillo. Faena premiada con vuelta al ruedo.

Al quinto lo lanceó bien de capote y luego inició la faena de rodillas en el centro del anillo. Dos grandes tandas con la derecha y remate de pecho. Otra gran tanda de naturales realizando la faena en el centro del ruedo.  Gran estocada y dos orejas.

Álvaro Alarcón paró al tercero del festejo con una larga cambiada de rodillas. Hizo buen quite. Entregado inició faena con la izquierda. Gran tanda con la derecha rematada siempre por bajo. Pinchazo y media a la  hora de la suerte suprema quedando en aplausos y saludo desde el tercio.

Al que cerró el festejo Álvaro Alarcón lo recibió  a porta gayola. Inició su faena fundamental con la derecha y posteriormente varias tandas de naturales rematadas con buenos pases de pecho.  Gran novillo el de Domingo Hernández que fue rematado de pinchazo y estocada, cortando dos orejas.

Al final del festejo tanto Molina como Alarcón saliendo los hombros del coso vitoreados por el público asistente