scorecardresearch

El arzobispo de Toledo anuncia un sínodo diocesano para 2024

Redacción
-

«Mi sueño para la Archidiócesis de Toledo es poder celebrar un sínodo que nos ayude a todos los miembros de la comunidad diocesana a fortalecer nuestra» asegura el arzobispo de Toledo en su nueva carta pastoral 'Los sueños se construyen juntos'

El arzobispo de Toledo, Francisco Cerro, inauguró ayer el Curso de Pastoral estuvo acompañado del vicario episcopal de Laicos, Familia y Vida, Enrique del Álamo, y del delegado de Apostolado Seglar, Isaac Martín.

‘La alegría de caminar juntos’ es el lema de la propuesta pastoral presinodal 2021-2024 de la Archidiócesis de Toledo que se ha presentado este sábado en el Colegio Diocesano ‘Nuestra Señora de los Infantes’, en una jornada presidida por el arzobispo, don Francisco Cerro Chaves. Más de 350 personas –laicos, sacerdotes y vida consagrada– han participado en esta Jornada en la que se ha presentado la Carta Pastoral ‘Los sueños se construyen juntos. La importancia de la vocación laical en el momento presente’. En ella asegura que su «sueño» para la Arcidiócesis de Toledo es «poder celebrar un sínodo que nos ayude a todos los miembros de la comunidad diocesana a fortalecer nuestra fe en Cristo, a reforzar nuestro ser Iglesia y a manifestarnos como un único pueblo de Dios para salir al encuentro de los hermanos que no lo conocen»,

En la Jornada Pastoral de hoy, que es el primer encuentro presencial convocado por el arzobispo tras la relajación de las restricciones Covid, ha recordado que «la Iglesia necesita la implicación de los laicos –a quien está dedicado el primer año de la propuesta pastoral presinodal– para despertar el gigante de la evangelización».

 Cerro ha asegurado que «en la Iglesia no sobra nadie, por lo que tenemos que caminar juntos o no iremos lejos». El primado de España ha indicado también que la Iglesia «ha de dar respuesta a los nuevos retos de la sociedad».

Francisco Cerro repartió a los asistentes su nueva Carta Pastoral titulada 'Los sueños se construyen juntos'.Francisco Cerro repartió a los asistentes su nueva Carta Pastoral titulada 'Los sueños se construyen juntos'.Durante su intervención  ha explicado que el «Sínodo forma parte de la vida de la Iglesia y en él todos tenemos que estar implicados», puesto que «tenemos que transformar el mundo según el corazón de Cristo». Ha evocado, además, a Santa Teresa de Jesús, señalando que «con tan buen Amigo todo se puede padecer».

Según el arzobispo de Toledo, que en la presentación estuvo acompañado del vicario episcopal de Laicos, Familia y Vida, Enrique del Álamo, y del delegado de Apostolado Seglar, Isaac Martín, desde la sinodalidad, desde la comunión y desde el discernimiento «tenemos que decir al mundo cómo sabe el amor de Dios».

En la Carta Pastoral que ha entregado don Francisco Cerro en este encuentro se recoge su «sueño para la Archidiócesis de Toledo de poder celebrar un sínodo que nos ayude a todos los miembros de la comunidad diocesana a fortalecer nuestra fe en Cristo, a reforzar nuestro ser Iglesia y a manifestarnos como un único Pueblo de Dios para salir al encuentro de los hermanos que no le conocen».

Según don Francisco “este sueño comienza a concretarse con la propuesta pastoral presinodal 2021-2024 y en la Carta Pastoral, iniciando un camión que «hemos de construir todos juntos».

Cerro comentó que «no podemos quedarnos en la lamentación», porque se corre el peligro de vivir las ‘tres D’, del «desaliento, de la desconfianza, y del desánimo», por lo que ha animado a «caminar unidos sabiendo que los sueños se construyen juntos».

Por su parte, el vicario del Laicos, Familia y Vida, don Enrique del Álamo, ha comenzado explicando la imagen de la propuesta pastoral presinodal 2021-2024, que estará dedicada durante los próximos tres años a una realidad de la Iglesia. En el curso 2021-22 será el año de los laicos –teniendo como referente el Congreso Nacional de Laicos–; el curso 2022-23, el año de la vida consagrada, y el curso 2023-24 será el año de los sacerdotes.

Por su parte, el delegado de Apostolado Seglar, Isaac Martín, animó a los laicos a «vivir su misión», señalando que «la vocación laical es una auténtica vocación a la que Dios llama a los fieles laicos, porque tenemos una responsabilidad plena en la Iglesia y en el mundo. La Iglesia nos necesita porque somos parte fundamental de ella».