scorecardresearch

Cinco detenidos por provocar varias reyertas en el Valle

Jaime Galán
-

Cuatro hombres y una mujer fueron detenidos a última hora de la noche de ayer tras agredir a lo largo de la tarde a varias personas, incluidos Policías. Dos de los agentes fueron trasladados al Hospital Universitario para recibir asistencia médica

Cinco detenidos por provocar varias reyertas en el Valle - Foto: Víctor Ballesteros.

A última hora de la tarde se estropeó el clima festivo de la Romería del Valle. Cinco personas protagonizaron varios altercados agrediendo a ciudadanos, molestando a los trabajadores de los bares del recinto o, incluso, forcejeando con agentes de la Policía, cuando estos intervinieron para su detención. Se desconocen los motivos que causaron estas agresiones, pero fueron varias a lo largo de la tarde. Los asistentes a la romería denuncian que los identificados presentaban "actitudes violentas". Las diferentes reyertas se produjeron, en un primer momento, en torno a las 18:00 horas de la tarde, extendiéndose hasta el cierre de los bares. Sobre las 22:00 horas, hasta ocho patrullas de la Policía Local y una de la Policía Nacional intervinieron en la detención de cuatro hombres y una mujer implicados en las agresiones.

Según ha explicado el concejal de Seguridad Ciudadana, Juan José Pérez del Pino, ninguno de los detenidos está domiciliado en Toledo, sino que pertenecen a diferentes municipios de la provincia como Mora, Sonseca o Mazarambroz. Algunos de los detenidos ofrecieron resistencia a la llegada de la Policía, resultando dos agentes de la Policía Local levemente heridos. Los agentes y uno de los detenidos fueron trasladados al Hospital Universitario de Toledo para recibir asistencia médica. Posteriormente, abandonaron el centro hospitalario sin mayor problema.

Por otro lado, los voluntarios de Protección Civil atendieron a un total de 25 personas durante el fin de semana, todas ellas por causas leves como problemas musculares, alergias o intoxicaciones etílicas. La fiesta del Valle se celebró con normalidad y sin incidentes hasta sus últimas horas.